10 mitos tontos sobre el sexo en los que aún creemos

Quizás cuando leas más abajo te encontrarás con cosas que, “a estas alturas del partido”, dirías, parecerían ya erradicadas, pero no te imaginas la cantidad de personas que todavía siguen repitiendo estos mitos, muchos “de antaño”, una y otra vez como mantras en conversaciones sobre sexo.


Quizás, incluso tú mismo, podrías pensar que alguna es cierta, por lo que te invitamos a corregirlo leyendo los siguientes 10 mitos tontos sobre el sexo en los que aún creemos:

Mito 1

Mujer masturbándose

Foto: o-wagen | vía Flickr

La masturbación produce infertilidad, disfunciones sexuales, ceguera y pérdida de memoria: Hasta los médicos de apenas cien años creían esto, pero ha sido más que todo un mito usado por moralistas religiosos para infligir miedo a las personas, pues en general piensan que masturbarse es un pecado. En el caso concreto de la infertilidad, más bien es al contrario, la masturbación ayuda a mejorar la calidad de semen y, por lo tanto, ayuda a la fertilidad.

Mito 2

Zanahoria con forma de miembro

Foto: Katy | vía Flickr

La masturbación puede alterar el tamaño o forma de los genitales: Buscar aumentar el tamaño de un pene, por ejemplo, a través de la masturbación, es imposible, aunque en el caso de la mujer, se pueden usar algunas terapias de masturbación para corregir grados bajos de vagina estrecha. De resto, la masturbación no altera de ninguna forma los genitales.

Mito 3

Prueba de embarazo

Foto: Ernesto Andrade | vía Flickr

En la “primera vez” no puede haber embarazo: La mayoría de los embarazos no deseados que se producen en las adolescentes de hoy devienen precisamente de este mito.

Mito 4

Cuando el hombre pierde su virginidad se le corta el frenillo del pene: Si esto le ha sucedido a alguien, ha sido por mala suerte, porque realmente es poco común. Puede producirse cuando el hombre tiene el frenillo demasiado corto o sufre de algún grado de fimosis.

Mito 5

Mujer comiendo banana

Foto: Michelle Ramos | vía Flickr

No hay contagio de enfermedades por sexo oral: No sólo existe una variopinta cantidad de ETS que se pueden transmitir por felaciones y cunnilingus, como el VPH, el Herpes, etc., sino que también puede haber contagio de VIH cuando se ingieren fluidos, como el semen, de una persona infectada.

Mito 6

Lima limón

Foto: greenzowie | vía Flickr

El jugo de limón es un anticonceptivo: Según el mito, la “acidez” del limón mata los espermatozoides. No obstante, en este mito hay dos falsedades científicas, en primer lugar, el limón tiene un efecto alcalino en el cuerpo, no ácido, lo que, en tal caso, incide en el sabor de los fluidos. Y en segundo lugar, no existe ninguna prueba científica de que el limón afecte de ninguna manera, ni por su supuesta “acidez” ni por nada, a los espermatozoides o a los óvulos.

Mito 7

Mujer con un condón en la boca

Foto: Diamond Farah | vía Flickr

Utilizar más de un condón a la vez disminuye la probabilidad de embarazo o contagio de ETS: Éste es uno de los mitos más peligrosos, pues la gente suele usarlo a modo de broma (“ponte varios”), y la realidad es exactamente lo contrario: no se puede usar más de un codón porque el roce entre dos o más durante el momento de la penetración, los rompería.

Mito 8

El tamaño del pene tiene que ver con la altura del hombre, el tamaño de sus manos y sus pies: Los tamaños y las dimensiones en el sexo son importantes, pues inciden en la sensación y en el morbo. No obstante, no se puede hablar de una relación directa entre la estatura o tamaño de las extremidades y el tamaño del miembro. Al final, todo dependen de una configuración genética, por lo que pueden existir hombres con manos grandes y penes pequeños, hombres de baja estatura con penes enormes, etc.

Mito 9

Túnel

Foto: Jstiw | vía Flickr

El exceso de actividad sexual agranda la vagina: Esto recibe el mismo tratamiento del mito inicial sobre la masturbación. La única cosa que, en tal caso, podría disminuir el tono de los músculos alrededor de la vagina es un parto o la práctica constante de la técnica del “fisting”.

Mito 10

Muñecos recostados

Foto: fnogues | vía Flickr

El hombre al que le guste ser estimulado por el ano es homosexual: Éste quizás sea uno de los mitos que más haya costado erradicar pues, a pesar de que se explican las razones biológicas del asunto, se sigue interponiendo el prejuicio moral. Aunque no estaría de más explicar otra vez que la homosexualidad es una orientación sexual definida por la atracción sexo-afectiva hacia una persona de tu mismo sexo; en ese sentido, puede haber (y los hay) hombres homosexuales a los que no les gusta ser estimulados por el ano, porque un tipo de práctica sexual en específico no tiene, en principio, nada que ver con la orientación sexual. En el caso de los hombres, la estimulación de la próstata (que sólo se puede hacer por vía anal) puede incluso llevarlos a la eyaculación y el ano en sí tiene muchas terminaciones nerviosas que al estimularse pueden causar un gran placer.

Quizás estos no sean los únicos mitos tontos sobre el sexo que existan, así que pueden hablarnos sobre otros de los que tengas conocimiento en la sección de comentarios.

Referencias:

Imagen de cabecera: Jesús del Toro García | vía Flickr

Con información de:

Discovery Home & Health

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: