¿Ahora musulmana? Entérate de lo último que hizo Lindsay Lohan

La actriz y cantante aparentemente ha decidido convertirse al islam, sin embargo, ¿se tratará todo esto de uno de sus shows mediáticos? Saca tus propias conclusiones…


La mayoría de edad le sentó muy mal a Lindsay Lohan, pues explotó el hecho de poder ir a bares, discotecas y poder consumir drogas al máximo. Su juventud estuvo llena de problemas y eso no sólo la hizo pasar de ser una de las actrices juveniles más reconocidas de Hollywood a ser el fetiche de la prensa escandalosa, sino a adoptar una actitud autodestructiva muy preocupante para todos sus seguidores.

La actriz y cantante fue vista en 2015 cargando con un Corán mientras caminaba

Lindsay se convirtió en la perversa mujer que iba de rehabilitación en rehabilitación y que se deformaba la cara con cirugías estéticas. Y decimos iba porque ahora parece que a sus treinta años ha decidido tomar otro rumbo, claro, uno bastante controvertido, como tenía que ser para poder dar de qué hablar:

Durante el fin de semana, Lindsay borró su información de perfil en Instagram y sólo dejó la frase en árabe “Alaikum salam”, que significa “la paz sea contigo”, el tradicional saludo de los musulmanes en idioma árabe, esto ha llevado a muchos a pensar que eso que se parecía a un simple interés por una religión, se transformado de una conversión oficial. De ser cierto esto, el Islam ha ganado a una embajadora bastante mediática, aunque no sabemos si más bien pueda resultar contraproducente para ella en tanto que exista la duda de si dicha religión promueve o no el terrorismo.

Foto: Captura de pantalla del perfil de Instagram de Lindsay Lohan.

En el año 2015, la actriz fue vista en Estados Unidos con un accesorio no convencional, una copia del Corán. Más tarde, ella explicó que el libro sagrado era un regalo esclarecedor de algunos buenos amigos. “Amigos muy cercanos, que han estado allí para mí en Londres, son sauditas y me dieron el Corán. Yo lo traje a Nueva York porque estaba aprendiendo”, declaró Lohan entonces. “Me abrió las puertas para experimentar la espiritualidad, para encontrar un verdadero significado de las cosas. Esto es lo que soy”.

Lohan también ha criticado la respuesta que ha tenido el público hacia sus hábitos de lectura afirmando, en una entrevista que le hicieron en Turquía, que “era sólo yo caminando por la calle con ese Corán en la mano (…) y por eso me crucificaron en América, me vieron como si fuera Satán; terminé siendo una mala persona por sostenerlo. Estaba tan feliz de volver a Londres después de que eso pasó, porque me sentía tan insegura en mi propio país. Quiero decir, la gente me parecía tan horrible, y sólo porque es algo en lo que creo, algo que quiero aprender”.

Como muchas celebridades que han viajado por el mundo árabe, Lohan también ha aparecido en público vistiendo el hijab. Pero a diferencia de Rihanna o Khloe Kardashian, quienes lo hicieron por una cuestión de respeto hacia la cultura de esos países, Lohan se ha sumergido completamente en una nueva forma de vida. Recientemente, ha habido comentarios acerca de que incluso ha cambiado su forma de hablar, adoptando un nuevo acento al que sus fans llaman el “lilohan”.

Ella le aclaró al Daily Mail que ha “estado aprendiendo diferentes idiomas desde que era un niña. Soy fluida en inglés y francés, puedo entender ruso y estoy aprendiendo turco, italiano y árabe”. Quizás no fuera tanto el nuevo acento de la Lohan lo que ha tenido consternados a sus fans, sino todo lo que dijo en esa misma entrevista que le hicieron en la televisión turca. Habló extensamente sobre su trabajo con los refugiados sirios y en un momento dejó entrever como si aquellos clubes nocturnos que estaba abriendo en algunos países de Europa eran una mezcla entre spas, discotecas y campamentos paras refugiados árabes.

No contenta con compartir su confusa visión sobre la franquicia a la que ahora representa como empresaria, Lohan procedió a pronunciar la frase “El mundo es más grande que cinco”, un lema acuñado por el presidente turco Recep Tayyip Erdogan. La frase favorita de Erdogan se refiere a su opinión de que el Consejo de Seguridad de la ONU debería expandir su membresía permanente más allá de sus cinco estados actuales —China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos— presumiblemente para incluir a Turquía.

De hecho, Lohan ha alabado, bien es cierto que con algo de discreción, la visión de Erdogan de reestructurar el Consejo de Seguridad de la ONU, así como expresó su apoyo al partido AKP.

En la entrevista en cuestión, hecha por la cadena de televisión turca Haberturk en octubre pasado, Lohan elogió la manera en que el hombre más fuerte de Turquía lidió con el de golpe de Estado que dejó a más de 2.100 personas heridas y 300 personas muertas. “Erdogan lo hizo muy bien y su gente realmente lo admira y respeta como el primer presidente electo”.

Foto: por algún Paparazzi de Splash News | vía Daily Mail.

Esto, para algunas perspectivas, es un problema pues Lindsay parece obviar que el líder turco ha sido acusado de restringir las libertades de sus electores e instituir prácticas autoritarias durante su mandato. Sin embargo, ella cree que el autoritarismo está en su país natal, como ella misma dijo en la entrevista: “En Turquía tienes libre albedrío como mujer. Es increíble aquí, puedes hacer lo que quieras y es aceptado, mientras que yo estoy en América sosteniendo el Corán y me ven como el Diablo”. Por supuesto, y tratando de no comentar sobre sus opiniones segadas de lo que vive la mujer en Turquía, muchos han incluso llegado a sospechar que Lindsay se ha convertido en una espía de los países árabes.

La estrecha relación con los refugiados sirios en Turquía

En el pasado, visitó los campamentos y hospitales turcos y además tuvo comunicaciones con los refugiados de la ciudad de Alepo, que fue devastada por el Estado Islámico. En su página de Instagram colocó fotografías de sí misma mientras jugaba con los niños y conversaba con las familias refugiadas sirias. Al parecer, esto la ha vuelto muy popular en Turquía, donde la comparan con Angelina Jolie por su trabajo humanitario.

Al igual que Jolie, Lohan ha utilizado la beneficencia humanitaria para darse una importante investidura y quizás para reivindicar su imagen de mujer alocada.

Cuando la actriz perdió una parte de su dedo a un accidente de canotaje mientras estaba de vacaciones en Mykonos (Grecia), descargó sus angustias en las redes sociales colocando mensajes de naturaleza espiritual. “Perder la mitad de mi dedo y recuperarlo fue una de las mejores cosas que me han pasado”, explicó la artista en una entrevista en video con CNN. “Si eso no me hubiese sucedido, si no hubiese perdido una parte esencial de mí —y extrañamente siempre que medito pienso en eso— no me habría quedado en Turquía. No me habría quedado allí, y no habría entendido lo que se siente al perder un miembro” (algo que le pasa a diario a las personas que sufren la guerra en el Medio Oriente).

La actriz amplió más sobre su experiencia en el campamento de refugiados sirios en Turquía, recordando que le daba “miedo en ese momento porque entré en un mundo del que realmente no sé nada y estoy tratando de aprender ”.

La recién descubierta religiosidad de Lohan puede parecer extraña, pues es una mujer que posó desnuda para Playboy y probó el lesbianismo con unos resultados bastante escandalosos. Sin embargo, parece que su espiritualidad ha estado allí pululando de forma latente hasta que tuviera que llegar un momento como éste para reaparecer.

De hecho, en 2014 le confesó a Oprah Winfrey, después de haber pasado por su sexto período de rehabilitación, que era una “persona muy espiritual”. Sus palabras exactas fueron: “Soy una persona muy espiritual y me he vuelto más espiritual con el paso del tiempo. Estoy realmente en contacto, ya sea por la oración o la meditación… Hay tantos poderes más grandes que yo en el mundo. He sido bendecida y afortunada de haber recibido un regalo para compartir con otras personas”.


Infortunadamente para el resto de nosotros, la conversión no ha sido confirmada, es sólo un rumor, aunque algunos indican que la frase que dejó en su cuenta de Instagram, “Alaikum salam”, es más que suficiente para probarlo. De ser cierto, probablemente los planes que se tenían para la segunda parte de la exitosa película Mean Girls, se caigan. En todo caso, nos gustaría saber tu opinión acerca de este reciente acercamiento de la actriz hacia una religión tan controvertida como lo es el Islam. Puedes dejárnosla en la caja de comentarios o en un nuestras redes sociales, sería valiosísimo para nosotros.

Referencias:

Imagen de cabecera: Captura de pantalla | vía YouTube

Con información de:

News Day | Infobae | Clarín | El País.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: