Apocalipsis: una mirada amplia sobre un futuro incierto

Todos hemos visto películas sobre el fin de los tiempos, pero en éstas los protagonistas siempre encuentran la manera de sobrevivir a las catástrofes globales que acaban con un considerable porcentaje de la raza humana; y casi siempre quedan con vida varias parejas dispuestas a cumplir el rol de Adán y Eva y repoblar la Tierra.


Pero resulta difícil imaginar que el mundo como lo conocemos hoy se pueda acabar y que toda la raza humana, incluyéndote, desaparecerá por completo.

Lo inminente

El fin de la raza humana es inminente. La ciencia prevé que el planeta desaparecerá dentro de aproximadamente 5.000 millones de años junto con el astro rey de nuestro sistema solar, el cual para entonces habrá agotado el total de sus reservas de combustible y morirá en una expansión (denominada “gigante roja”), tragándose todo lo que esté a su paso.

Si la raza humana llegase a estar presente para ese momento (cosa que los científicos ven muy improbable), el espectáculo de la muerte del sol sería su apocalipsis y a su vez el apocalipsis de todo ser que habite sobre la faz Tierra. Esperar por un final así es algo poco emocionante, pues pasarán millares de generaciones, avances y evolución para que se dé.

Por ahora sólo queda mortificarnos con un final más sufrido y cercano en el tiempo.

Peligro externo

El universo no es un sitio seguro para ninguno de los cuerpos celestes que habitan en él. Las fuerzas fundamentales que lo rigen hacen que hasta sus movimientos más sutiles sean catastróficos para seres que no representan ni una mísera parte suya, como lo somos los seres humanos.

Foto: Kanijoman | vía Flickr

Foto: Kanijoman | vía Flickr

Lo más probable es que un agente externo a la Tierra acabe con la raza humana; no solamente la muerte del sol, sino también algo que sucediese con mayor prontitud, como el impacto de un meteorito, lo que aparentemente también destruyó a los dinosaurios ya hace más de 60 millones de años.

El impacto de una roca espacial liberaría una onda expansiva que daría una muerte instantánea a cientos de millones de humanos al chocar contra ellos; luego, los escombros y gases producidos por el impacto bloquearían la luz solar desproveyendo de su energía a todo lo que en el planeta habita. Plantas, animales y el resto de los humanos sucumbirían sin remedio ante ello.

La NASA gasta muchísimo dinero en la búsqueda de objetos en el espacio cuyos movimientos los sitúen en curso de colisión con la Tierra. Hasta ahora se han descubierto muchísimos, pero entre ellos pocos son los que representan un peligro real.

No obstante, ya algunos científicos proponen diversas soluciones para evitar una catástrofe global al estilo de la película Armagedón (1998) en el posible escenario de que una roca gigante se esté acercando a la Tierra, como por ejemplo la utilización de naves no tripuladas con propulsores que puedan desviarla o el uso de armas nucleares para desintegrarla.

Pandemia

Foto: Yuri Samoilov | vía Flickr

Foto: Yuri Samoilov | vía Flickr

Mucho se comenta de que el mundo podría sufrir el embate de un virus mortal, el cual sería tan infeccioso que en un abrir y cerrar de ojos acabaría con todo. Quizás en este mismo instante, en laboratorios subterráneos (distribuidos secretamente a lo largo y ancho del globo terráqueo) haya científicos experimentando con este tipo de cosas extrañas para tomar protagonismo en el terror y conseguir beneficios político-económicos de éste.

Foto: Dan Queiroz | vía Flickr

Foto: Dan Queiroz | vía Flickr

La historia ha asentado casos de pandemias que han acabado con gran parte de la población humana, como la gripe española, la peste bubónica y la viruela. Con el avance tecnológico se han podido evitar catástrofes mucho peores, pero de igual manera, el mundo moderno ha vivido especiales sustos con virus mortíferos como el Ébola o con algunos incurables como el VIH.

Existen muchos libros y películas que han desarrollado el tema de la pandemia global; una de las más famosas es la saga Resident evil, cuya historia global se basa en la extinción de la raza humana a causa de un virus (el ficticio Virus T) que convierte en zombi a todo el que lo porta.

Guerra nuclear

Pensar que se puedan masificar las imágenes que vimos sobre las explosiones en Hiroshima y Nagasaki, representa el miedo que todo el mundo tiene a cuenta de las amenazas que existen entre ciertos países en el presente. Sin embargo, muchos piensan que una guerra nuclear es poco probable por el simple hecho de que no dejaría un premio que reclamar.

Foto: The Official CTBTO Photostream | vía Flickr

Foto: Explosión nuclear en Nagasaki por The Official CTBTO Photostream | vía Flickr

Aun así, nada puede ser descartable del todo, y vale imaginar que el invierno nuclear sería una de las peores formas de morir que tendría la humanidad debido a que la contaminación radiactiva es la principal causante de muchas afecciones muy dolorosas y mayoritariamente letales.

Foto: Ed Uthman | vía Flickr

Foto: Ed Uthman | vía Flickr

Poco a poco, la polución de las bombas causaría el mismo efecto que un impacto meteórico: una oscuridad que bloquearía la energía solar e impediría la supervivencia de la vida en el planeta Tierra.

Las películas más famosa que trata el tema de la guerra nuclear son las de la saga Terminator o, como se le conoce en español, El exterminador.

Contaminación atmosférica y calentamiento global

Los teóricos del cambio climático dicen que el efecto invernadero, causado por los gases que liberamos en nuestra acción cotidiana (maximizada por la industrialización), origina un fenómeno denominado calentamiento global que es responsable de los cambios climáticos desbordados del presente. Exponen que si la temperatura de la Tierra aumentara más de un grado en los próximos 50 años, la vida estaría condenada a una inminente extinción.

Foto: NSSL NOAA | vía Flickr

Foto: NSSL NOAA | vía Flickr

Entonces, los embates del clima se masificarían en un nivel insoportable: tornados, tormentas de nieve y arena, inundaciones, etc.; lo que a su vez daría pie al escenario perfecto para la proliferación de las crisis humanitarias, económicas y guerras, como sucede en la película El día después del mañana (2004).

Por supuesto, muchos consideran que esto es una exageración, porque ven a la meteorología y climatología como ciencias inexactas que no pueden predecir con exactitud; además, dicen que los alarmistas sobre el calentamiento global, son personas que tienen intereses políticos o ligados a la industria verde.

Inversión de la polaridad magnética de la Tierra

Quizás muchos no hayan oído hablar de este evento que, como los anteriores, es igual de posible y hasta más inminente. Se trata de un proceso natural del propio campo magnético de la Tierra, el cual invierte su polaridad (norte-sur) cada cierta cantidad de tiempo.

De acuerdo con los científicos, la próxima inversión de los polos de la Tierra debería producirse en los próximos dos mil años, lo que dejaría al planeta sin campo magnético por unos meses hasta que se haya invertido por completo.

Foto: Andrés Nieto Porras | vía Flickr

Foto: Andrés Nieto Porras | vía Flickr

El problema está en que el campo magnético, que es producido por la convección del metal fundido en el centro de la Tierra, nos protege del viento solar que podría calcinarnos si chocase directamente con nosotros. Pero lo más alarmante, es que no hay forma de evitar que la Tierra invierta su polaridad; como dijimos antes, es un proceso natural y, la última vez que ocurrió fue hace casi ochocientos mil años, cuando la raza humana todavía no existía.

No ha habido películas que traten este tema tal cual y como lo plantea la ciencia, pero sí existe una que tiene que ver con la acción directa del hombre sobre una supuesta paralización del núcleo de la Tierra que se llama precisamente El núcleo (2003), dirigida por Jon Amiel.

Invasión alienígena

El primero en escribir sobre este tema fue H. G. Wells, quien en 1898 publicó su novela La guerra de los mundos, la cual ha sido adaptada al cine y a la televisión en varias ocasiones, siendo la adaptación más famosa la última de ellas, realizada por Steven Spielberg en 2005 y protagonizada por Tom Cruise y Dakota Fanning.

Foto: Kelly Teague | vía Flickr

Foto: Kelly Teague | vía Flickr

Pero, a pesar de la ficción, existen muchas teorías conspirativas sobre contactos que han tenido algunos gobiernos con razas alienígenas que, supuestamente, visitan nuestro planeta constantemente. De ahí que se hayan reportado muchos avistamientos de objetos extraños volando en el cielo y abducciones.

Foto: Ribastank | vía Pixabay

Foto: Ribastank | vía Pixabay

Muchas de esas teorías apelan a la posibilidad de que se esté gestando una invasión a nuestras espaldas y sólo nos daremos cuenta de ella cuando sea inminente.

Entre los temas de ciencia ficción, es uno de los más populares y desarrollados, sobre todo en el cine. Algunas películas y series populares que tienen que ver con invasiones alienígenas son Día de la independencia (1996), Cloverfield (2008), Oblivion (2013), Al filo del mañana (2014), dos de ellas curiosamente también protagonizadas por Tom Cruise.

Profecías

Foto: Kim Alaniz | vía Flickr

Foto: Kim Alaniz | vía Flickr

Las profecías del fin del mundo han dado de qué hablar siempre; la más reciente fue el cambio de era que según el calendario maya ocurrió el 21 de diciembre del 2012, pero el mundo no se vio afectado en los más mínimo, lo que hizo quedar en ridículo a sensacionalistas y gurús del apocalipsis.

El propio Libro de las revelaciones ha contenido las profecías más famosas sobre el fin de los tiempos, aunque han existido muchísimas otras. Desde siempre ha habido quienes juegan con el morbo del fin bien sea para hacerse populares o simplemente para hacer cundir el pánico en la población. Lo único cierto es que el destino de la humanidad no solamente está en manos de los fenómenos que naturalmente podrían ocurrir, sino también en la propia consciencia del hombre.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: