¿Cansado de pasar Navidad quitándote las pelusas del ombligo? ¡Entonces éste es tu post!

De ahora en adelante, vas a crear nuevas tradiciones que no necesariamente impliquen salir de tus pijamas pero sí pasarla increíblemente genial.


Navidad es la época de encuentro con uno mismo. Ves a las personas caminar por las calles con una vibra diferente, están más felices, incluso esa vecina solterona cuyo propósito es hacerte la vida imposible está –no tan- insoportable. Lo cierto es que por naturaleza, el ser humano se siente más satisfecho durante estas festividades, hay una excusa para sonreír y para recibir obsequios, así que con razón todos están tan cargados de positivismo. Bueno, ya mucho blah blah, vamos a lo que vamos.

No es que tú no entres en ese lote de “las personas felices gracias a la navidad”, pero es muy probable que sí entres en el lote de “estoy contento con el hecho de que sea navidad pero hace bastante tiempo que dejé de sentir el espíritu navideño”. Es natural que pase esto cuando estamos creciendo, uno pierde cierta inocencia y además, hay algunas costumbres que comienzan a desaparecer porque lamentablemente, algunas personas van saliendo de nuestras vidas por una razón u otra.

Sin embargo, los cambios son necesarios y normales, y si tu entorno va a cambiar, también es justo que tú lo hagas y empieces a crear nuevas costumbres para que nuevamente el día de navidad sea genial, así como lo recordabas en tu infancia, pero con un nuevo toque “fresh”. Aquí te daremos algunas ideas que puedes empezar a aplicar desde este mismo año para que veas cómo no vas a volver a sacarte pelusas del ombligo debido al aburrimiento nunca más.

1. Maratón de películas y tapas

Esta idea es bastante común y una de las más utilizadas a nivel mundial. Navidad es sinónimo de ver películas ridículamente navideñas comiendo galletas de jengibre con alguna otra comida típica de la fecha. Y es que ver películas solo está bien, pero verlas acompañado está muchísimo mejor. Puedes comenzar a crear la tradición de ver algún maratón de lo que quieras con tu pareja, tus amigos o tu familia, el chiste es que sea con alguien que está presente en tu vida actualmente.

No tienen que ser películas navideñas necesariamente, pueden ser las que más les guste a ustedes. Si quieren verse un maratón de El Padrino e invertir prácticamente toda la Navidad en eso, ¡háganlo! Así quedará como tradición que cada Navidad, verán El Padrino, y se sentirá algo propio de ustedes. Por supuesto que tanto ver películas hará que les de hambre, así que la realización de tapas será genial, primero porque les va a permitir probar un poquito de cada cosa y segundo porque son más fáciles de hacer que grandes platillos.

Aquí te mostramos una lista de películas navideñas que puedes mirar en tu maratón navideño

2. ¡A hacer galletas!

gingerbread_house_with_double_doors

Foto: Wikipedia

Las galletas también son consideradas sinónimo de Navidad y el que diga que no se disfruta unas cuantas, es una persona muy extraña. Sí, tú dirás que puedes comprarlas ya listas en el supermercado sin hacer mayor esfuerzo, pero estamos buscándote una actividad para hacer ese día, así que quita la flojera de tu vida por unas horas y enciende el horno. Invita nuevamente a tus personas favoritas y horneen galletas. Una idea bastante genial es comprar entre todos un premio, y el que decore mejor su casita de galletas u hombrecillos de jengibre, se gana el premio.

Esto los va a inspirar a hacer un esfuerzo grande por decorar muy linda cada casa y además les va a asegurar pasar un rato increíble y divertido porque más de uno va a hacer una casa horrible.

3. ¿No hay invierno? ¡Entonces vamos a la playa!

Uno tiende a asociar la Navidad con un frío loco y nieve por doquier, pero lamentablemente no en todos los países es invierno en esa época, esto mismo es lo que hace que algunas personas no sientan ni una cosquilla de espíritu navideño, porque mientras algunos se están deslizando en trineos y construyendo muñecos de nieve, tú estás bañándote en tu mismo sudor y viendo oasis por doquier del calor.

Pueden disfrutar de un día en el mar y ver cómo cae el sol en el atardecer mientras disfrutas con tus seres queridos.

No dejes que esos 32 grados centígrados venzan tu espíritu y si no puedes contra éste, ¡únete a él! Sé que suena como algo muy diferente a lo que podría considerarse como típico, pero pueden comenzar la tradición de ir a la playa todos los 25 de diciembre. Llevan snacks y cocinen algo para llevar a la playa. Pueden disfrutar de un día en el mar y ver cómo cae el sol en el atardecer mientras disfrutas con tus seres queridos. Seguro que será una Navidad diferente, pero vas a deleitarte por montones porque amor es lo que te sobrará ese día (y además vas a quedar con un bronceado que mola mucho).

4. ¡Parque de diversiones!

¡Hellllll yeeeeeees! De todas, ésta es mi idea favorita, y es muy factible porque la mayoría de los parques de diversiones funcionan en las fechas especiales como Navidad y Año Nuevo porque es cuando ganan más. Puedes hacer la tradición de desayunar con tus amigos o familiares y luego irse todos al parque de diversiones de su preferencia. Una idea bien cursi pero divertida es hacerse camisetas con algún motivo navideño y con algo que los identifique (ya sea el nombre de cada uno o un número). De ésta manera serán un grupo vistoso y por donde sea que pasen van a contagiar a los que tengan al lado de puro espíritu.

Además pasarás el día comiendo salchichas con mostaza y pretzels… ¿Qué es mejor que pasar la Navidad en una montaña rusa y comiendo comida chatarra por doquier?

5. Pijamas y nada más

matching-christmas-family-pajamas

Foto: Go Social

Esta es una variación a lo que haces todos los benditos años solo y que puedes seguir haciendo pero con un toque diferente. Si eres de los que definitivamente no quieren salir de su casa en éste día ya sea porque tienes resaca o porque no quieres tener que lidiar con el frío/calor, entonces puedes hacer que los demás vengan a ti. Propón la tradición de reunirse todos en tu casa, pero que la condición sea que se lleven su mejor pijama navideña puesta y un regalo en mano.

Comerán, verán Netflix, volverán a comer, dormirán algunas siestas y cuando lo crean oportuno, jugarán al “amigo secreto” para que cada quien termine con un regalo. Este juego nunca falla porque te permite disfrutar de un momento de risas y bromas con tus personas favoritas. Luego podrán básicamente sacarse las pelusas de los ombligos mutuamente porque ¿para qué hacerlo solo cuando puedes hacerlo acompañado?


Éstas han sido tan sólo algunas ideas de cómo puedes darle ese twist que tanto está necesitando tu tradición en Navidad, y en Red.Land esperamos que tengas unas felices fiestas, ¡las mejores de toda tu vida! 🙂

Referencias:

Foto de Cabecera: Flickr

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: