Clonación: la identidad del esclavo

Los dilemas de la identidad son complejos, tanto que pueden derivar en esclavitud, y eso es lo que intentaremos explicarte en este post sobre la clonación.


El antiguo relato del El Dr. Jekyll y Mr. Hyde es la versión literaria más famosa del mito del Doppelgänger o del doble andante, que forma parte del folclore nórdico y que describe el fenómeno de ver a una misma persona en dos lugares diferentes al mismo tiempo. El mito indica que todos tenemos un doble que es visto por amigos y familiares cuando nuestra hora de morir se acerca. Sin embargo, el fenómeno de la bilocación, como se le conoce técnicamente, ha tenido numerosas explicaciones, tanto supernaturales como escépticas.

La clonación ha sido uno de los fenómenos más controvertidos que la ciencia haya tenido jamás

De hecho, ha habido personas que se han dedicado a fotografiar gemelos distantes o personas que se parecen mucho pero que no se conocen entre sí y, además, no tienen ningún parentesco consanguíneo entre ellas. Por eso, nadie se atreve a negar de manera tajante que, como el Dr. Jekyll, todos tengamos un gemelo malvado (aunque sí se puede matizar lo de malvado).

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

Es muy difícil saber cómo reaccionaría alguien si se encontrase con una persona idéntica a sí en cualquier circunstancia de la vida. En el caso de El príncipe y el mendigo (1881), de Mark Twain, los gemelos que se encuentran inesperadamente resultan tener afinidad entre sí y terminan cambiando de personalidad. No obstante, otra historia parecida no necesariamente podría terminar bien; podría haber desconcierto, muchos problemas e incluso inconvenientes legales por usurpación de identidad.

Quizás pueda resultar hasta irónico que, por casualidad, nos consiguiésemos a nuestro gemelo caminando por la calle, pero estar realmente consciente de que nuestra imagen no es del todo única sino que está duplicada —que hay otro igual a nosotros vivo y haciendo de las suyas— implica una carga emocional que varía conforme a la persona. Por lo que vale preguntarse lo siguiente…

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

Más allá de querer o no, si tuviéramos las posibilidades de crear copias exactas de nosotros, ¿qué implicaciones tendría esto para la civilización?

La pregunta no tiene una respuesta clara, pero sí podemos decir que ha sido inspirada no sólo por el mito del Doppelgänger, sino por los crecientes avances en materia de clonación que los científicos están llevando a cabo.

La clonación es un proceso en el que se obtienen copias de un mismo individuo utilizando métodos asexuales

La clonación ha sido uno de los fenómenos más controvertidos que la ciencia haya tenido jamás debido a los debates de orden moral que ha suscitado, sobre todo en el plano de la religiosidad judeocristiana y en el plano de la identidad individual, que es el tema que más inquieta de todos, porque preguntarle a un clon ¿quién eres? puede acarrear complicaciones filosóficas y ambigüedades de todo tipo.

Estos problemas son evidenciados en la literatura de ciencia ficción que hay sobre el tema, pero empecemos por el principio:

¿Qué es la clonación?

La definición específica de la palabra depende del contexto para el cual se utilice, aunque generalmente se trata de un proceso en el que se obtienen copias de un mismo individuo utilizando métodos asexuales. En referencia a esos contextos diferentes, hay una clonación que se basa en la ingeniería genética y se realiza a partir de la duplicación del ADN o de genes, y otra clonación hace referencia a la duplicación de células enteras.

Los primeros estudios que abordaron la clonación de individuos fueron los de Briggs y King

El fin de ambas es producir individuos que tengan el mismo material genético que el de un individuo base que puede ser prácticamente de cualquier naturaleza biológica, lo que quiere decir que la clonación no sólo se puede practicar con humanos, sino con otras especies animales y vegetales.

Si bien las personas llevan cuestionándose acerca del doble malvado desde hace muchísimo tiempo, la idea de clonar un individuo no surge sino hasta después de entrada a la segunda mitad del siglo XX, cuando comienza el desarrollo de la ingeniería genética. Aunque existe una teoría conspirativa que cree que los nazis ya habían logrado proezas en el ámbito de la clonación, concretamente en la gemelación artificial (creación artificial de gemelos), esto supuestamente con un objetivo eugenésico: multiplicar su población con individuos que eran, ellos creían, de raza aria.

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

El escritor estadounidense, Ira Levin, retrata esta teoría en su novela Los niños del Brasil (1976), la cual fue adaptada a la pantalla grande en 1978 por el director Franklin J. Schaffner.

Oficialmente, los primeros estudios que abordaron la clonación de individuos fueron los de Briggs y King, en 1952, que se realizaron en ranas. Luego vendrían más experimentos en ese orden, de los cuales algunos obtuvieron resultados prometedores aunque no tan determinantes como el de la oveja Dolly, obtenida a partir de una célula adulta a mediados de los años noventa por un equipo de científicos del Instituto Roslin (Escocia).

El aporte médico de la clonación y las controversias derivadas

El principal aporte de la clonación está en el área médica de la ingeniería de tejidos. Si se pudiese reconstruir un órgano entero a partir de una simple célula, se podrían curar muchas enfermedades a partir del trasplante de estos órganos. De hecho, algunos científicos creen que en unos cuantos años podremos ver resultados sobre este asunto.

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

Sin embargo, esto no viene sin controversias. Muchos creen que se debe ser escéptico ante la clonación, dicen, porque no se puede crear un organismo naturalmente sano a partir de ella; de hecho, la tasa de mortalidad en los experimentos sobre mamíferos ha sido bastante alta, aproximadamente un 90% del total de todos los intentos que se ha realizado, y eso sin hablar de las también altas tasas de deformidades y discapacidades, cosa que los científicos han atribuido a las propias limitaciones de la tecnología actual.

Para algunos, otro tema controvertido está en la utilización de los embriones clonados para la producción masiva de células madre. Esto da la sensación de que se le está utilizando la posibilidad de crear vida con un sentido instrumentalizado o utilitarista, que es, en parte, el argumento principal que usan las iglesias judeocristianas para criticar la clonación; la ven como esclavitud.

¿Qué nos dice la ciencia ficción sobre el tema?

Es la esclavitud precisamente lo que preocupa a otros que tienen una imaginación un poco más activa, los creadores de las distopías sobre clones para usarlos con determinados propósitos: medicina, energía eléctrica, experimentación, alimento, etc.

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

Aldous Huxley trata el tema de la identidad en su novela más famosa, Un mundo feliz (1932), en ella describe una sociedad donde la vida se crea a partir de la eugenesia y donde se considera que la única forma de controlar a la gente es predisponerla a ello genéticamente antes de que nazca.

Por su lado, el tema de la esclavitud del clon ha sido reseñado en la película de 1979, Parts: The Clonus Horror, cuya trama transcurre en una zona desértica donde se cosechan clones para usar sus órganos en trasplantes médicos. Esta historia inspiró a otros cineastas como Michael Bay, quien en 2005 estrenó la película La isla, la cual trata el mismo tema además de la usurpación de identidad.

La película The Matrix (1999), de las Hermanas Wachowski, también es un ejemplo del uso indiscriminado de los clones, ya que en su hipotético mundo distópico, las máquinas con inteligencia artificial usan seres humanos hechos a partir de clonaciopnes como baterías mientras mantienen sus conciencias están dentro de un programa informático conocido con el nombre de Matrix.

Otro ejemplo del uso de clones como esclavos o productos está en el universo de Star Wars, donde ocurre una masiva venta de éstos, de la cual se habla más en el Episodio II: El ataque de los clones, para utilizarlos como soldados en la guerra que tendrá lugar entre La República y las fuerzas enemigas supuestamente lideradas por el Conde Dooku.

Ya hemos podido ver que la clonación es un tema fascinante que da para mucho, por eso nos parece importante que nos des tus opiniones al respecto y que nos respondas la siguiente pregunta: ¿Si te ofrecieran crear un clon de tu persona, lo aceptarías?

Referencias:

Foto de cabecera: vía Wikimedia.Commons

Con información de:

NatgeoMonografíasUGR | Wikipedia: Ingeniería de tejidos, Clonación, Clonación humana.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: