Conoce a Matthieu Ricard: el hombre que nos explica el significado de la felicidad

Bien dicen que la felicidad es relativa pero nunca superficial, ¿conoces lo que significa ser realmente feliz?


Miles de autores han tratado de darle el significado específico a la felicidad, inclusive algunos han llegado a la conclusión de que no tienen ningún significado, que cada quien lo define bajo su conveniencia, lo cual no es del todo erróneo. Lo cierto es que todos los seres humanos, vengamos de donde vengamos, vamos persiguiendo esa felicidad por el resto de nuestras vidas, toda acción que hacemos es con el fin de encontrarla, como si se tratara de algún objeto extraviado, que lo recuperamos y se vuelve a perder y así nos la pasamos… ¿Qué pasa si te digo que no es así para nada?

La felicidad es más que un placer

Matthieu Ricard es un biólogo molecular y budista francés, con más de cuarenta años dedicados a la meditación, y declarado por la ciencia el hombre más feliz del mundo. Él nos habla un poco sobre la felicidad, de cómo podemos alcanzarla, nos explica que para ciertas personas la felicidad va a depender del pasado y del futuro, sin regirnos del presente; para otros es todo lo contrario, la felicidad se va trazando por cada instante que vivimos, vivir de un eterno presente feliz.

La felicidad (o como prefiere llamarla Matthieu, bienestar) no es así, no es de naturaleza cambiante, y consiste en un sentimiento profundo de serenidad y realización

Los seres humanos tendemos a confundir el concepto de felicidad con el de placer, pero no podemos estar más alejados el uno del otro. El placer depende del tiempo y del objeto, y es de naturaleza cambiante, se modifica, nos cansamos de él. Por ejemplo, comernos una barrita de chocolate nos satisface un placer, la segunda barra nos sigue gustando pero ya no tanto, en la tercera nos comienza a dar dolor de panza y en la cuarta simplemente le agarramos asco, es un placer vencido, uno del cual nos cansamos. La felicidad (o como prefiere llamarla Matthieu, bienestar) no es así, no es de naturaleza cambiante, y consiste en un sentimiento profundo de serenidad y realización, eclipsando así todas las emociones negativas por las que estemos pasando, es una manera de ser, de vivir, no un estado pasajero.

Por supuesto que nunca vamos a tener las mismas emociones, la vida nos pone retos tremendamente difíciles de superar, inclusive a veces podemos llegar a sentir que no damos para más, pero como Matthieu nos indica, toda emoción tiene su antídoto, sólo hay que saberlo encontrar. Cuando nos enfrascamos en emociones negativas como la ira, el enojo o la obsesión hacia algo, vamos detrás de esto, formándose de esa manera un círculo vicioso; mírenlo así: si persigues odio, odio vas a obtener, y odio vas a proyectar, por lo que la única manera que tenemos de superar ese negativismo, es encarar al sentimiento negativo que estemos sintiendo.

¿Qué se puede hacer para eliminar los pensamientos negativos?

¿Te estás sintiendo muy enojado?, sé honesto contigo, encara ese enojo y verás que no es más que una neblina que eventualmente se irá de tu ser, para entrar en la calma

Nuestra consciencia es un espejo, ella sólo refleja lo que estamos viviendo o sintiendo en ese momento, pero no se mancha por dichas emociones. A nuestra consciencia no podemos mentirle, y sólo basta con mirar fijamente hacia ella para mejorar nuestra percepción de la realidad. ¿Te estás sintiendo muy enojado?, sé honesto contigo, encara ese enojo y verás que no es más que una neblina que eventualmente se irá de tu ser, para entrar en la calma. Eso es básicamente lo que hace un meditador, encarar sus emociones para mejorar su respuesta ante las situaciones de su entorno.

featured_matthieu_pico_convo2

Foto: Ideas.Ted

Matthieu también se inclina en la necesidad que debemos tener los seres humanos para aprender a tener un control mental. Él es un budista experimentado, no nos pide que un día nos pegue la locura y digamos “¡Ay! Hoy quiero ser budista e irme a meditar al Himalaya por cuarenta mil horas”, para nada, él está consciente de que cambiar nuestra manera de pensar es sumamente difícil, porque es similar a hacernos un reseteo mental, es ir cambiando poco a poco lo que conocemos para aprender a vivir de nuevo prácticamente. Entonces, sabemos que no podemos cambiar al mundo, ni a los demás, hay mucha maldad allá afuera, muchas malas intenciones, pero ¿no es más fácil cambiar nuestra manera de percibirlo todo?

El mundo va a seguir siendo igual, redondo y giratorio, pero nuestro espejo interno es el que puede modificar cómo nos sentimos al respecto, y por lo tanto, es el que determinará si podemos alcanzar la felicidad. Tratar de encarar las cosas y las malas energías como les indicaba más arriba, es la única manera de lograr cambiar nuestro interior, dejando al exterior tal cual como está, inamovible, pero sin la capacidad para afectarnos.

¿Cómo es Matthieu Ricard el hombre más feliz del mundo?

No es que él decidió auto proclamarse el más feliz porque se le dio la gana, no, estudios científicos se encargaron de hacerle exámenes a budistas expertos en la meditación, y en relación con los cerebros de los simples mortales como nosotros, encontraron asombrosos resultados. Lo que sucede es que el cerebro humano se activa por diversas actividades, cuando hay mayor actividad en el lóbulo derecho, significa que está más sensible y activo nuestro lado depresivo y triste, mientras que a mayor actividad en el lóbulo izquierdo, mayor felicidad y plenitud es la que sentimos.

Matthieu Cience

Foto: News.Wisc

Matthieu Ricard presentó una INCREÍBLE actividad en el lóbulo izquierdo, y casualidad los exámenes se los aplicaron cuando él se encontraba en actividades destinadas a ayudar a los demás, eso quiere decir que su compasión lo hacía sentirse a la vez más feliz, y por lo tanto, en su lóbulo derecho, el lado triste, no contaba con alguna actividad mayor, es como si Matthieu pudiese tener un control absoluto de sus emociones, sin permitirse estar triste.

¿Qué podemos hacer para alcanzar la felicidad?

Como indiqué antes, no tienes que irte a Asia para desarrollar un poder mental increíble, con que hagas un esfuerzo diario, breve, podrás ver bastantes resultados satisfactorios. Se han hecho estudios en trabajadores de oficinas, y descubrieron que al darles treinta minutos de meditación al día a cada uno, se disminuían notablemente los niveles de ansiedad en ellos, por lo tanto alcanzando de manera más sencilla, la felicidad.

Es bastante fácil, sólo se trata de tratar de encarar lo que sea que estás viviendo y no dejarte llevar por eso, y a su vez, pensar no sólo en ti, sino también en los demás, porque en el momento en el que nos pega el dolor ajeno, desarrollamos la capacidad de querer ayudarlo, de hacerlo sentir bien, y de esa necesidad se despierta en nuestros corazones ese espíritu altruista que habita en todos nosotros, sólo que algunos no lo desarrollan como se debería.

Para finalizar toda la idea, les hablaré sobre un relato corto que vi en una de las entrevistas hechas al gran Matthieu Ricard:

“Un día caminando por unas zonas montañosas, el maestro Buda le dice a su discípulo Ananda: “Oye Ananda, me encuentro con bastante sed, podrías ir al riachuelo que pasamos hace rato a traerme un poco de agua en esta cantimplora?” A lo que Ananda asiente con una buena actitud. Ananda se devuelve y camina unos cuantos kilómetros hasta que llega al riachuelo, azul celeste, totalmente limpio, cuando de pronto pasa una carretilla por ahí, ensuciando completamente el agua, llenándolo de lodo y otro tipo de contaminación.

Ananda se percata que no podrá llevarle el agua así a Buda, por lo que decide devolverse a donde se encontraba, pero en el camino recuerda que si caminan un poco más hacia delante, se toparán con otro riachuelo, que cuenta con agua que seguro estará descontaminada. Ananda le propone la idea a Buda cuando lo encuentra, pero éste no está de acuerdo y le dice a su discípulo “Ananda, devuelvete al riachuelo, y siéntate a esperar a que el agua se descontamine, eventualmente volverá a ponerse clara y transparente como es naturalmente”.

https://pixabay.com/en/mountains-rocky-mountains-colorado-655326/

Foto: pixabay

Ananda molesto se devolvió al riachuelo sucio, y como lo ordenó Buda, se sentó a esperar. Efectivamente, el lodo secó, la corriente se llevó la suciedad y el riachuelo volvió a ser como era, azul celeste. En ese momento Ananda comprendió el mensaje que le quiso dar su Buda, y es que cuando nuestra mente es sacudida por inseguridades, malos pensamientos y energías negativas, hay que calmarse, no accionar y ver cómo la corriente se lleva todo, porque esa suciedad es pasajera, y eventualmente volveremos a ser nosotros mismos”.

Por si les interesa, lo cual recomiendo totalmente, miren esta breve conferencia dictada por el gran Matthieu Ricard, hablando un poco sobre lo que realmente significa ser feliz:

Referencias:

Foto de Cabecera: Dailymotion | Youtube | Youtube

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: