Cumple fantasías con estas 4 técnicas para durar más en la cama

Los sexólogos discuten entre sí a cada momento sobre cuánto sería el tiempo ideal de un acto sexual. Algunos hablan de treinta minutos, otros de mucho menos si no incluimos el preludio erótico.


Todos los criterios pueden ser válidos en tanto que no a todos les gusta lo mismo, pero pareciera haber cierta polémica ante la posibilidad de un coito que pueda durar tan sólo diez minutos, algo que también es alimentado por el prejuicio machista de que, mientras más tiempo, más virilidad y potencia.

No a todos les gusta lo mismo

Por eso, si es una cuestión de ampliar tu rendimiento en cuanto escala de tiempo se refiere, aquí te presentamos 4 técnicas para durar más en la cama.

Primera técnica

Píldora azul

Foto: Simon Willison | vía Flickr

La viagra no sólo ayuda a los hombres mayores a poder tener una vida sexual más allá de la edad en la que naturalmente ya el cuerpo no podría hacerlo por sí sólo, sino que también ayuda a los hombres jóvenes a poder durar más en la cama. Una investigación publicada en Journal of Sexual Medication, que a su vez se basaba en catorce estudios anteriores que monitoreaban los efectos de los medicamentos usados para tratar la disfunción eréctil y la impotencia senil, llegó a la conclusión de que estos podían prolongar la actividad sexual del hombre. No obstante, existen muchas discusiones sobre el tema, sobre todo el hecho de que la viagra no debería ser usada como complemento por hombres que gozan de plena salud sexual.

Segunda técnica

Mano masturbadora

Foto: Bruno | vía Flickr

Pausar el coito por un par de segundos te puede ayudar a bajar el nivel de excitación genital que provocaría una inevitable eyaculación; estamos hablando de cinco a diez segundos. El pene queda en un corto estado, parecido al estado de refracción, que te ayudaría a aguantar otro par de minutos al continuar con el ciclo de penetración. Para esto, es necesario estar consciente de cuál es el punto de no-retorno y además de que múltiples pausas fastidian la relación sexual. Esta técnica puede ser practicada durante la masturbación antes de llevarla a la cama.

Tercera técnica

La famosa técnica de la eyaculación retrógrada (para obtener un orgasmo seco) también está en esta lista, aunque tomada con pinza, pues se trata de una técnica que reproduce una anomalía del acto eyaculatorio como lo es la presión en la uretra para desviar el flujo de semen. Lo cierto es que este “apretón”, que puede causar daños por la presión que produce el semen en los conductos al ser expulsado, sólo hace que la eyaculación se redirija hacia la vejiga. No está científicamente comprobado que pueda ayudar a conservar la potencia para proseguir con el coito.

Cuarta técnica

Los condones de baja sensibilidad también son una opción para aminorar la excitación en el área genital, y quizás sean la mejor opción de la lista, ya que permiten la continuidad del coito, sin fastidiarlo de ninguna manera, hasta que ya se haga inevitable la eyaculación.

No a todas las mujeres les gustan los coitos muy prolongados

Poner en práctica estas técnicas podría ayudarte a entender qué es lo que realmente te gusta y si estás contento con las modificaciones que has agregado o no.

Normalmente, la prolongación del acto sexual dependerá de qué tan sensible sea el hombre naturalmente, y el que la mujer entienda esta condición o no dependerá de sus propios gustos y exigencias; pues también hay que entender que no a todas las mujeres les gustan los coitos muy prolongados, a pesar de su capacidad de tener multiorgasmos.

 

Referencias:

Imagen de cabecera: Sarah Scicluna vía Flickr

Con información de:

Men’s Health

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: