Descubre la influencia que tiene la música sobre el estado de ánimo

La música es un extraordinario instrumento dotado de un enorme poder persuasivo capaz de influir en las emociones y en el estado de ánimo de las personas.


Es conocido por muchas personas que la música es capaz de generar una serie de cambios en nuestro estado de ánimo, no en vano especialistas la han usado para tratar distintas patologías y también como ayuda para el crecimiento personal.

En cualquier momento y lugar podemos disfrutar de una buena canción que puede cambiar nuestro estado de ánimo en forma positiva o negativa con efectos inmediatos y resultados duraderos, así lo afirman diversos estudios.

Cada quien es capaz de percibir la música de forma diferente y asociarla con distintos momentos de su vida.

¿Pero de qué forma ésta influye en nosotros?

Algunas características de las canciones como sus notas, instrumentos, tiempos o ritmos ejercen una particular influencia en nuestro estado de ánimo.

La forma en cómo actúan estas características y cualidades de un tema musical son las siguientes:

El tiempo de la canción ejerce cierta influencia, por ello es fácil destacar que los temas musicales con tiempos lentos proporcionan calma, tranquilidad mientras que aquellos de tiempos rápidos provocan excitación y alegría.

El ritmo de la canción también ejerce una influencia en nosotros ya que está relacionada con la relajación muscular, esto provoca una inhibición motora y sensación de paz cuando se trata de ritmos lentos y una exteriorización de sentimientos con los ritmos rápidos.

Las notas agudas también forman parte importante en la influencia de la música, éstas actúan sobre el sistema nervioso central llevando a la persona a percibir reacciones de alerta y un aumento de los reflejos. Con estas notas agudas podemos lograr que el cansancio no nos venza, ya que nos ayuda a despertarnos.

Los instrumentos musicales utilizados de una canción suelen ser expresivos y penetrantes por lo que escucharlos en momentos de tristeza es muy recomendable. Los instrumentos de viento por ejemplo poseen un poder alegre y vivo, por ello son muy aptos cuando estás de ánimos bajos. Si te encuentras alegre lo mejor es escuchar música que contenga instrumentos de percusión, ya que aumentan la adrenalina al invitar a la diversión y al movimiento.

Los timbres agudos suelen excitar más a las personas que aquellos timbres graves, ya que el área del cerebro que recibe este tipo de sonidos cuenta con mayor densidad celular, por lo que los impulsos nerviosos que llegan al córtex son mayores.

Aunque cada persona percibe la música y recibe los estímulos sonoros de forma diferente dependiendo de su estado, cultura y carácter, la música sí ejerce influencia en quienes la escuchan, por eso determinados temas musicales pueden o no ser beneficiosas en nosotros en algún momento de vida.

¿Qué efectos produce la música en nosotros?

Efecto biológico:

La música ejerce una influencia positiva en los procesos de aprendizaje, comportamiento, humor, atención y la actividad motora de las personas.

Logra efectos relajantes a nivel cerebral ya que la música que es agradable te hace liberar dopamina, ésta es una neurohormona liberada por el hipotálamo que está estrechamente ligada al placer.

Igualmente regula la hormona del estrés y aumenta los niveles de endorfina.

Produce cambios en la respiración y la presión sanguínea.

Efecto fisiológico:

Cambios en el ritmo cardíaco: éste es capaz de cambiar o reaccionar de acuerdo a las variables musicales y tiende hacerse más lento o acelerarse dependiendo de la velocidad del tema.

Cambios en la respiración: dependiendo del tipo de música, se puede lograr una respiración más profunda y de ritmo más lento, lo que favorece el control de las emociones y ayuda a conseguir la calma.

Respuestas motoras y musculares: a través del sistema nervioso autónomo se conecta el nervio auditivo del oído interno con todo el cuerpo, gracias a eso el sonido y la vibración de la música logran respuestas musculares ya que provocan tono, flexibilidad y aumento de la actividad muscular.

Además, la música es capaz de aumentar la resistencia al dolor.

Efecto psicológico:

Genera sensación de bienestar y seguridad en ti mismo.

La música influye en el sistema nervioso central provocando efectos sedantes, tranquilizantes y estimulantes.

Ejerce una influencia positiva en los procesos de aprendizaje, comportamiento, humor, atención y la actividad motora de las personas.

¿Qué tipo de música escoger de acuerdo al estado de ánimo?

El estilo musical que tú escuchas indudablemente va con tu personalidad, pero si deseas buscar paz, tranquilidad o calmar tu ansiedad, debes conocer que escuchar música instrumental lenta o aquella que combine los sonidos de la naturaleza puede ser la más apropiada. Este tipo de música nos invita a relajarnos, aliviar las tensiones y las preocupaciones.

Por su parte el buen humor puede acentuarse con música bailable, alegre o aquella que invite al movimiento. La música rock es una estupenda opción, además podría ayudarte a mantenerte más activo.
La música romántica puede llevarte a recuerdos que invocan tu sensibilidad y es capaz de generar sentimientos tristes, alegres o melancólicos.

¿Y tú qué esperas para colocar un buen tema musical y cambiar ese estado de ánimo positivamente?

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: