El Kung Fu Shaolin te hará pensar sobre tus límites [Vídeos increíbles]

La próxima vez que quieras decir “no puedo hacer esto”, te aseguro que vas a pensarlo dos veces.


¿A quién le suena el típico “no soy lo suficientemente fuerte para hacer esto” o “es que él sí puede, yo no” o tal vez un “mi cuerpo no da para más”… Una vez más y para variar, los asiáticos se han encargado de callarnos la boca y demostrarnos que ese montón de palabrería mencionada anteriormente sólo se trata de excusas, excusas que nos creamos nosotros mismos por ser demasiado perezosos. El Kung Fu Shaolin es un estilo de artes marciales donde el mensaje principal es encontrar un equilibrio entre la mente, cuerpo y espíritu… ¿Suena sencillo no?, ehm, no lo es, para nada.

Todos nos indican que el poder mental es la clave del éxito. “Todo está en la mente”, “tú puedes controlar cómo te sientes a través de la mente”… Vale, tienen razón, pero no es una disciplina que puede adquirirse de la noche a la mañana. La mente mueve montañas, pero para poder “activar” este poder, se necesita de mucha perseverancia, esfuerzo y sobre todo disciplina. ¿Te sientes interesado por este tema y preparado para cambiar tu vida? Sigue leyendo.

¿De qué se trata?

Es uno de los ejercicios más completos y antiguos, desde hace más de 1500 años, originario de China, por supuesto. Requiere de muchísima paciencia y entrenamientos prolongados y consistentes; una vez que decides empezar a practicar el Kung Fu Shaolin, tu vida va a cambiar por completo.

Les permite tener un mayor control de su cuerpo que lo acostumbrado, rompiendo así objetos increíbles como metales, acero, madera y otros más.

Si bien es una tarea que cualquiera quisiera aprender, no es tan sencillo adquirir la fuerza de voluntad para realmente adentrarse a lo que vendría siendo este increíble mundo. Es importante destacar una cosa, y es que siempre, pero léase bien, SIEMPRE debes realizar el entrenamiento con un Maestro Shi-Fu, pues como lo habrás visto otras veces ya sea en persona o en las películas, los monjes Shaolines desarrollan una fuerza que les permite tener un mayor control de su cuerpo que lo acostumbrado, rompiendo así objetos increíbles como metales, acero, madera y otros más.

Entonces, imagínate despertarte un día y decir “fuck it, quiero ser un monje Shaolin así que voy a romper este tronco con mi mano”, así como si se tratara de una decisión tan sencilla como elegir si comer Oreos o Chips aHoy… ¿Qué crees tú que va a suceder en ese escenario? Por supuesto, vas a terminar con más de un hueso roto, y no porque tu seas menos especial que esos monjes, sino porque necesitas el entrenamiento apropiado.

Como he venido diciendo antes, ser un Shaolin significa dedicar tu vida a eso, lograr conseguir el balance perfecto dentro de tu cuerpo; es una tarea que necesita de tu disciplina y esfuerzo tanto físico como mental.

La mente es increíble, yo soy de las creyentes de que los límites nos los establecemos nosotros mismos, pues los seres humanos somos iguales y generalmente tenemos las mismas capacidades para hacer las cosas, entonces, cuando de verdad nos proponemos realizar algo, ahí mismo es donde se va a notar la clara diferencia, ¿no me crees? Mira por ti mismo los siguientes ejemplos exactos de que si nos lo proponemos, podemos lograr absolutamente todo.

Algunos están en inglés, si comprendes el idioma podrás verlo tranquilamente, sino, tan solo observa las increíbles cosas que hacen los monjes Shaolines con su fuerza interna.

Aspectos a considerar al momento de practicar Kung Fu Shaolín

Sueno bastante repetitiva, pero es que es importante, la salud es lo esencial, y este tipo de artes marciales deben hacerse con ese único propósito, el de encontrar tranquilidad y paz interior, de hecho, los monjes shaolines son bastante pacíficos, incluso vegetarianos, entonces eso de hacerlo sólo “por aprender” o para presumir a los demás es totalmente anti ético en la cultura del Kung Fu.

La disciplina es elemental para poder dominar estas artes marciales.

Hay que cuidarse, todo va poco a poco, a paso de vencedores, es un entrenamiento de días, meses y años, y por supuesto continuo, la disciplina es elemental para poder dominar estas artes marciales. Igualmente, se debe ir un paso a la vez, siempre realizar los ejercicios de acuerdo al grado en el que se encuentren, por supuesto no van a poder saltar de un extremo al otro sólo porque se ve más interesante la técnica utilizada por otro compañero, recuérdalo, nunca mires qué tan alta es la montaña de al lado, sino la tuya.

Siempre después de un entrenamiento es importante realizar ejercicios para enfriar tu cuerpo, además, no debes cambiarte la ropa inmediatamente ni echarte un baño en el momento en el que terminas de ejercitarte porque podría resultar bastante peligroso, como indican los chinos, debes esperar a que entres de nuevo en equilibrio y se restaure el calor corporal y el Qi (que es nuestra energía vital).

http://www.shaolinspain.com/clases-kung-fu-madrid/

Practicantes de Kung Fu Shaolin en shaolinspain.com

Y por supuesto pon tu mente sobre tu cuerpo, deja de decir que no puedes hacer algo, porque las capacidades están ahí, y los límites personales te los fijas tú mismo, si alguien pudo llegar a la Luna, ¿por qué no podrías tú?, mente sobre cuerpo.

Referencias:

Shaolin Spain | Foto de portada: tokyodesu.com

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: