Esta quizás es la historia de paternidad más triste de todos los tiempos

Prepárate, porque quizás esta sea una de las historias de paternidad más triste que vas a leer en tu vida.


Lyndsay y Matthew Bretlinger de Toledo, Ohio, son una pareja que ha intentado tener hijos desde hace muchos años, tras varios intentos fallidos su sueño se hizo realidad el 17 de diciembre de 2016, cuando Lyndsay en un largo trabajo de parto dio a luz a dos hermosos gemelos que llevan por nombre William y Reagan.

A pesar de la felicidad que representaba este momento para la pareja, había algo dentro de William que opacaba un poco este gozo. William nació con varias anormalidades y sólo con el lado derecho de su corazón funcionando. Los padres fueron advertidos de estas anomalías durante el séptimo mes de embarazo, incluso el doctor les informó que probablemente nacería muerto, pero afortunadamente no fue así, William sobrevivió al parto pero tan sólo pudo permanecer 11 días junto a su familia. “Fueron los 11 días más felices de mi vida” dijo Matthew, el padre de la criatura.

Con el objetivo de aprovechar al máximo este corto tiempo en familia, los padres hicieron todo lo posible para atesorar los primeros y últimos instantes de William junto a ellos y su hermanita gemela Reagan, entre varias cosas, contrataron a la fotógrafa Lindsey Brown, que luego de conocer la conmovedora historia accedió a hacer una sesión fotográfica especial de la familia justo antes de Navidad.

Lindsey Brown se sintió increíblemente halagada por ser la elegida para guardar estos hermosos momentos y sabiendo perfectamente el significado que puede tener una fotografía se esmeró al máximo en este único photoshoot para preservar la belleza, pureza y presencia de William en fotografías.

Lloré la primera vez que los ví. Aún lloro a veces. Ellos son hermosos, él es hermoso. En algunas fotos puedes ver cómo está completamente despierto con sus hermosos y grandes ojos abiertos. Es algo que no sólo ellos atesorarán, yo también lo haré”, dijo Lindsey.

A continuación podrás disfrutar de las emotivas fotografías por Lindsey Brown:

Este es William

Y aquí está junto a su hermana gemela:

   

Dormido es una verdadera ternura

He aquí una foto junto a la emocionada madre

Y aquí otra de la hermosa familia

Y en estas improvisadas fotos puedes ver la emoción y tristeza en los ojos de los padres:

(¿Dónde dejaron mis pañuelos? ¡Necesito mis pañuelos!)

Deseamos que la vida de estos padres esté llena de alegría a pesar de todo y que el pequeño William siempre esté atesorado en sus corazones y cuidando de ellos desde algún lugar mejor.

Referencias:

Foto de cabecera: Lindsey Brown Photography

Con información de:

boredpanda | good health | 13abc

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: