Gastó 31.000 euros en cirugías y éste fue el resultado

Un hombre ha gastado más de 31.000 euros en una cirugía estética, incluyendo láser blanqueamiento de la piel para convertirse en un ser fantástico en la vida real.


16 de mayo de 2017. Luis Padrón, de 25 años, se obsesionó con el mundo de los elfos, ángeles y seres de fantasía después de que sufrió de bullying. Se decidió a parecerse a sus personajes favoritos de otros mundos, inspirándose en películas como Labyrinth y The NeverEnding Story.

Para lucir más como un elfo, Luis comenzó a blanquear su piel y cabello y ahora tiene un ritual diario que le cuesta aproximadamente 4000 euros al mes en productos cosméticos: cremas, tintes, tratamientos y protectores solares SPF100.

Además, ha gastado más de 31.000 euros en varias cirugías que incluían liposucción en su mandíbula, una rinoplastia, una depilación completa del cuerpo y operaciones para cambiar el color de sus ojos.

Luis, natural de Buenos Aires, Argentina, llama la atención por su aspecto inusual, pero dice que no le importa lo que la gente piensa y que no se detendrá hasta que se haya transformado completamente en un elfo. ¿Y cómo piensa conseguir la inmortalidad?, pues no lo sabemos, y probablemente él tampoco.

When all started💉💉💊💊🎭👽 #plasticsurgery #rhynoplasty #plasticsofhollywood #elf #silverhair #liposuction #beyondthedarkveil #whitehair

Una publicación compartida de Luis Padron (@luispadron_plasticprince) el

De momento, en el ámbito corpóreo, está planificando una cirugía para hacer que sus orejas sean puntiagudas (las que usa actualmente son postizas), implantes de cabello para una frente en forma de corazón y un alargamiento de extremidades para ser más alto.

Luis, que vende mercancía cosplay para mantenerse, dijo: “Quiero ser un elfo, un ángel y una fantasía, mi objetivo es parecer inhumano, etéreo, elegante y delicado. Tengo mi propio ideal de belleza y quiero lograrlo sin importar qué. Quiero tener las orejas puntiagudas como un elfo, mi mandíbula más afilada como un diamante, quiero hacerme un estiramiento facial y una operación de párpados para darles la forma que tienen los de los gatos. También considero tener implantes musculares y una cirugía para hacerme más alto y quitaré cuatro de mis costillas, de modo que pueda dar forma más fina a mi cintura”.

De acuerdo al “Príncipe Plástico”, como él mismo se denomina, su obsesión con el mundo de la fantasía viene desde muy pequeño, así como su obsesión por llamar la atención de la gente: “La gente me ha mirado desde que era adolescente, así que ahora es muy normal para mí, me gusta que la gente me mire y no me importe lo que piensen. Incluso cuando no estoy vestido como un elfo la gente me mira fijamente. He tenido el pelo largo y blanco durante cinco años, uso lentes de contacto muy grandes y soy muy alto. Yo uso maquillaje para mejorar mis características por lo que son más angelicales y uso ropa que es más elegante o antigua“.

Este tipo de transición es muy particular, porque no viene a partir de una disforia de género (inconformidad con el sexo biológico), que es la más común de todas, sino con una versión exagerada del trastorno dismórfico corporal (que resulta en una inconformidad con la apariencia sin tomar en cuenta sólo género, sino otros aspectos como la fisonomía):

Me considero transespecie, de la misma manera que las personas transexuales se sienten así, tengo que ser como me siento por dentro, no espero que la gente entienda, pero les pido que lo respeten. El género de fantasía me hace feliz y porque no tenía muchos amigos cuando era más joven me sumergí en él”.

Las personas que se burlaban de Luis lo hacían porque su sentido de la vida era distinto y lo expresaba en su moda. Aunque a la larga parece su extravagancia le llevó a ser admirado, lo que alimentó aún más su anhelo de ser diferente.

Me intimidaron cuando era un niño y como un escape me sumergiría en películas de fantasía como Labyrinth y The NeverEnding Story, así como otros cuentos de fantasía. Con el tiempo las cosas cambiaron, los adolescentes mayores me comenzaron a admirar porque yo era único y eso es lo que me animó a empezar a convertir lo que sentía en el interior en una realidad. Empecé con cosplay pero no fue suficiente, quería cambiar para convertirme en mi propia percepción de la belleza”.

A la edad de 14 años, estaba decidido a someterse a cirugía para parecer más un elfo y seis años más tarde, ya siendo mayor de edad y teniendo el dinero para hacerlo, cumplió su sueño. “Fue el comienzo lo que me llevó a decidir que ésta era la dirección en la que quería que entrara mi vida, la recuperación fue dolorosa y lenta, pero estaba contento con mi apariencia. No me importó lo mucho que me dolió, porque me permitió dar un paso más cerca de mi sueño de lo que quiero ser”.

En cuanto a la cirugía de ojos a la que se sometió para cambiarlos a un color marrón oscuro, dijo: “Fue sin anestesia, fue muy doloroso y significó que tuve que usar gotas para los ojos y gafas de sol muy negras, en esencia me convertí en un vampiro con fotosensibilidad extrema. Al principio incluso veía estrellas en el cielo, era doloroso, pero tres días después se volvieron a sentir normales, no sé cómo afectarán mi visión en el futuro”.

Su imagen le ha servido mucho para hacerse un nombre en la industria del cosplay, que actualmente le deja unas ganancias nada desdeñables, las cuales necesita para mantener su costosa imagen: “No considero esto una obsesión, sino un estilo de vida, para mí la realidad es cruel, pero en la fantasía tienes toda la esperanza, el amor, la amistad y los buenos sentimientos. Esto me ayuda a sentirme como una buena persona, pero en la fantasía tienes que ser hermoso no sólo en el interior, sino también en el exterior. Esto ha cambiado mi vida para siempre de muchas maneras, ni siquiera puedo empezar a describirla”.

En algunas fotos, el joven parece un elfo muy atractivo, como los de El Señor de los Anillos, pero en otras parece algo simplemente aterrador. Por supuesto, se trata de un conjunto de emociones mezcladas que vienen de alguien que quiere modificar a tal punto su imagen que incluso podría poner su salud en riesgo. ¿Pero es esto legítimo en nombre de la satisfacción personal? ¿Qué opinas sobre este tema? Déjanos tu opinión en la caja de comentarios.

Referencias:

Imagen de cabecera: vía Instagram.

Con información de:

Ecuavisa | Pulzo 

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: