La bizarra industria del amor en Japón

¿Quién no ha soñado con casarse y formar una familia eventualmente? Aparentemente en Japón eso es un gran mito…


Japón es una de las grandes potencias mundiales, siendo su principal atractivo la producción de alta tecnología, y por supuesto el comercio. Pero aparentemente, toda ganancia tiene su costo. Y es que tal vez una de las causas de su éxito a nivel mundial sea que sus habitantes concentran su vida mayormente en crecer profesionalmente antes de establecer una familia.

En Youtube hay un canal llamado Vice que se dedica a publicar documentales de diversos temas que acontecen en el mundo. En éste caso, mandaron a Tokio de encubierto a uno de sus participantes Ryan Duffy para que viviera en carne propia lo que se le llama “industria del amor japonesa”.

El 50% de la población femenina japonesa con edades comprendidas entre 18 y 34 años es soltera y por convicción

Tokio oculta un secreto, tal vez no sea oscuro, pero sí alarmante. En ésta ciudad cosmopolita la gente prefiere andar sola, literalmente. El 50% de la población femenina japonesa con edades comprendidas entre 18 y 34 años es soltera y por convicción; el 60% de los hombres también son solteros. Lo más curioso de todo es que Ryan entrevistaba a personas en la calle para conocer si éstas comparten una relación amorosa con alguien o si pretendían tenerla y la respuesta común era que no. Los japoneses, en su mayoría, prefieren gastar dinero en carros y juguetes, dicho por ellos mismos.

Japón tiene el crecimiento negativo más rápido de población a nivel mundial; por cada 1000 personas nacen 8.39%, y por cada 1000 muere 9.13%, ¡eso es muchísimo!, es decir, venden más pañales para adultos que para bebés. Para el final del siglo se estima que la población de Japón se recorte a la mitad, una cantidad grave.

Tokio es una ciudad donde los habitantes miran de manera extraña a las parejas que caminan por sus calles, en cambio, usan su dinero para resolver los problemas de comunicación.

En la industria del entretenimiento está muy de moda los clubs, pero no es un club cualquiera, aquí manda lo que los japoneses llaman “host”. Un host no es un nudista, no es un tipo con tanga que te va a bailar en la cara, no, es un hombre cualquiera que se encarga de seducir a las mujeres usando el arte de la comunicación. Así es, muchas mujeres pagan miles de dólares por un par de horas de conversación con éste sujeto. El rey de la industria se llama Naoki Kishida, y gana $800.000 al año por conversar… ¿Se imaginan? ¡Así cualquiera!.

 

También hay Host mujeres, que básicamente hacen lo mismo pero orientado hacia un público masculino. Si les preguntas si quieren tener hijos o algún tipo de relación seria te dirán inmediatamente que no, pues la cultura que tienen es la de creer que los compromisos las limitan a hacer lo que quieran y las hace sentir restringidas, es decir, todo lo contrario a lo que las princesas de los cuentos quieren.

Foto: Pinterest

Foto: Pinterest

Si eres un aficionado del anime puedes pagarle $1.200 a una “no-prostituta” para que se vista de tu personaje favorito

En Tokio también encontrarán lugares similares a prostíbulos en donde las mujeres no venden su cuerpo si no sus servicios “románticos”, es decir, tú llegas al establecimiento, un tipo de sexo dudoso te presenta una libreta similar a un menú con los servicios y precios con los que ellos cuentan. Si eres un aficionado del anime puedes pagarle $1.200 a una “no-prostituta” para que se vista de tu personaje favorito y pasee agarrada de la mano contigo durante un par de horas, si, no es broma.

Foto: Pinterest

Foto: Pinterest

O si quieres algo más relajado y no tan excéntrico puedes pagar $80 para que una muchacha juegue a ser tu novia. Hay un precio para que se acueste y te abrace, otro para que te mire profundamente a los ojos, otra cuota para que te limpie los oídos con un hisopo (estás leyendo bien, un hisopo), y hasta puede simplemente escucharte mientras abres tu corazón y le cuentas sobre tus sentimientos… Una de las empleadas de éste lugar extraño hasta indicó que cuando ve a parejas felices en navidad, desea que se mueran, ¡qué linda!.
Así que ya lo sabes, si lo que deseas es irte a Japón a buscar el amor, te sugerimos que lo pienses dos veces.

Foto: Pinterest

Foto: Pinterest

Referencias:

Foto de cabecera: Steven Bogos

YouTube

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: