Las 14 parafilias sexuales más extrañas

A veces, el comportamiento de ciertas personas nos puede parecer bastante extraño y abrumador, debido a que éste no se ajusta a nuestros parámetros morales, ya sea porque forman parte de una cultura distinta a la nuestra o porque simplemente han tenido una crianza moralmente diferente.


Ahora parece que el mundo está avanzando hacia más libertinaje sexual; no obstante, aún ciertas conductas o ciertos fetiches que algunos utilizan para sentir placer son considerados como aberraciones e incluso la psicología los toma directamente como patologías.

En ese sentido se conoce como “parafilia” al patrón de comportamiento netamente sexual que deviene de determinados fetiches, elementos, situaciones o encuentros, teniendo esto un mayor interés sobre el individuo de lo que tendría una práctica sexual usual y corriente. Conoce alguna de ellas en la siguiente lista de las 14 parafilias más extrañas:

1. Dendrofilia

Foto: C Seeballuck | vía Flickr

Foto: C Seeballuck | vía Flickr

Atracción sexual hacia las plantas, lo cual incluye el uso de éstas como consoladores sexuales, o incluso, el gusto marcado por practicar el sexo en entornos con muchas plantas, como bosques, jardines, selvas, etc. Son dendrofílicas las personas que utilizan vegetales para penetrarse a sí mismas por la vagina o por el ano.

2. Altocalcifilia

El fetichismo hacia los zapatos de tacón alto, lo que quiere decir que resulta un éxtasis para el altocalcifílico ver a su pareja usando este tipo de calzado. Es una variación específica del retifismo, que es el fetichismo hacia los zapatos en general. Es especialmente común entre las personas que trabajan en oficinas o en quienes han fantaseado alguna vez con sexo en oficinas.

3. Dacrifilia

Foto: Eli Sugus | vía Flickr

Foto: Eli Sugus | vía Flickr

Los dacrifílicos, que por lo general son varones, se excitan con las lágrimas o con el llanto de otra persona. La dacrifilia no está necesariamente asociada al dolor, lo que indica que una lágrima de bostezo o un llanto fingido también pueden ser entes de placer para un dacrifílico. Aunque, por lo general, esta parafilia se manifiesta cuando existe un dolor real, lo cual la relaciona directamente con el sadismo.

4. Hematofilia

Foto: Sean MacEntee | vía Flickr

Foto: Sean MacEntee | vía Flickr

Como se sospecha por su nombre, la hematofilia se da cuando existe excitación sexual por la sangre visible. Literariamente, es muy común encontrarla en novelas góticas sobre vampiros, en las que se les suele dar a la sangre y al hecho de beber sangre un matiz erótico. En la realidad, no es un fetiche tan común, y suele ser prácticamente exclusivo de psicópatas y asesinos en serie.

5. Ligofilia

Foto: Kecko | vía Wikimedia.Commons

Foto: Kecko | vía Flickr

Hablando de novelas góticas, la ligofilia es la excitación que se produce exclusivamente en lugares de aspecto lúgubre y nocturno u oscuro. Suele estar asociada directamente con la cultura gótica y el satanismo, aunque se puede dar en muchos otros casos, como cuando existe algún tipo de preferencia por la noche, la oscuridad, o cuando se tiene alguna condición especial que produzca fotofobia (intolerancia a la luz).

6. Capnolagnia

Es una fijación sexual hacia las personas fumadoras. Está condicionada por algunos estereotipos, como el de la sofisticación que tiene un tipo de fumador en común: el fumador de pipa o de habano, o la mujer que fuma con filtro alargado. También está asociada al fetiche de ver a personas inocentes o dulces teniendo comportamientos insanos, más que todo desde el punto de vista moral.

7. Misofilia

Foto: muriloyamanaka | vía Flickr

Foto: muriloyamanaka | vía Flickr

Es la atracción sexual hacia la suciedad. Aunque pareciera que la misofilia tiene relación con muchas otras prácticas asquerosas, el término se utiliza para referirse comúnmente a la excitación sexual que produce la ropa sucia, los mendigos o los lugares malolientes.

8. Androidismo

Foto: Brillist Design | vía Flickr

Foto: Brillist Design | vía Flickr

Es la atracción sexual que se produce por los juguetes antropomórficos (con forma humana), es decir, figuras de acción, o inclusive robots o muñecos de aspecto humano. Suele ser muy común en los niños, aunque el término se usa generalmente para referirse a adultos a los que les excitan las figuras de acción.

9. Anortografofilia

Foto: Ruben | vía Flickr

Foto: Ruben | vía Flickr

Esta rara parafilia se manifiesta cuando existe una excitación sexual por las personas que escriben con múltiples errores de ortografía y gramática. Se ha puesto de manifiesto más recientemente con el auge de los medios sociales (en los que prácticamente todo se escribe).

10. Electrofilia

Foto: Felipe Rojas| vía Flickr

Foto: Felipe Rojas | vía Flickr

Como su nombre lo indica, los electrofílicos sólo se excitan si son levemente electrocutados, aunque también se consideran electrofílicos aquellos que se excitan viendo cómo electrocutan a otros.

11. Fúrtling

Foto: el richy | vía Flickr

Foto: el richy | vía Flickr

Esta muy extraña parafilia se produce cuando un hombre introduce su miembro viril a través de un agujero hecho sobre la fotografía de una vagina, en el lugar donde se supone se encontraría el orificio de ésta. En el caso de las mujeres, se puede hacer de forma regresiva, adaptando un consolador estilo dildo a una fotografía de un genital masculino y usándolo para penetrarse a sí misma.

12. Hifefilia

Esto se traduce como excitación por el robo. La parafilia se manifiesta cuando sabes que posees un objeto que no es tuyo, pudiendo ser algo tan simple como un cabello. Pero lo que cuenta en el morbo de la persona es saber que ese objeto fue tomado sin permiso o fue robado.

13. Ipsofilia

Foto: Allen Skyy | vía Flickr

Foto: Allen Skyy | vía Flickr

Es el nombre técnico del narcisismo patológico o atracción sexual por uno mismo. Incita a la masturbación mientras se observan fotos o videos propios, ya sea teniendo sexo, desnudos o inclusive sin necesidad de estar representando algún acto erótico en la imagen.

14. Plushofilia

Se trata del gusto por “tener sexo” con peluches o muñecos felpudos. No requiere necesariamente penetración; simplemente con estrujar los genitales en este tipo de objetos es suficiente para producirle al plushofílico un increíble placer.

Ahora que ya conoces un poco más sobre estas parafilias, es necesario saber que estas son consideradas patologías puestos que sustituyen a las prácticas sexuales más comunes en la vida del individuo a través de la fijación de método. De modo que un parafílico no podrá excitarse de forma intensa sino es poniendo en práctica su fetiche ¿Qué te han parecido?

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: