Las personas han estado haciendo mal estos trucos de primeros auxilios sin saber que podrían terminar muy mal

Todos deberíamos contar con conocimientos básicos de Primeros Auxilios, ya que nunca se sabe cuando alguien de nuestro entorno podría necesitarlos. Pero también, hay que ser conscientes de que cada acción que realicemos podría tener una consecuencia mucho más grave.


Es por ello que es importante realizar correctamente cada una de las prácticas de primeros auxilios y conocer los errores que podemos llegar a cometer en un momento en el que el sentido común se ve un poco afectado, o porque hemos creído durante toda nuestras vidas que está bien hacerlos. Es hora de desmentir las técnicas incorrectas y promover los que de verdad van a ser de ayuda.

Desinfectar heridas leves con alcohol, agua oxigenada o yodo

Podemos creer que esta práctica es la mejor para limpiar heridas en el acto, pero no es así. De hecho limpiar heridas con antisépticos, sólo lastima. Las burbujas que ves al aplicar agua oxigenada en una herida no son gérmenes muriendo, en realidad son los fibroblastos (las células del tejido conectivo que sanan las heridas) y esa sensación de pico al aplicar alcohol y yodo, es el tejido sano que está siendo dañado.

Lo que debes hacer para limpiar una herida de bacterias y restos dañinos es mantenerla bajo el flujo constante de agua limpia, mucha agua limpia. En caso de que la herida no deje de sangrar, aplica presión sobre ella. Una vez esté bien limpia la herida aplica algún antibiótico como bacitracina o neosporin, esto creará una barrera protectora en la herida, finalmente cubre la herida. El cuerpo hará el resto.

Echar la cabeza hacia atrás cuando la nariz sangra

La primera acción que suele hacer la gente cuando le sangra la nariz es echar la cabeza hacia atrás, motivados por el montón de sangre que expulsa la nariz haciendo que tu cara parezca una escena del crimen. Pero, lo único que se logra con esto es llevar la sangre a la garganta sin saber qué tan grave es el sangrado y sin detenerlo.

Lo que debes hacer es mantener la cabeza derecha para reducir la presión arterial en tu nariz, mantén tus fosas nasales cerradas con el pulgar y el índice y respira por la boca durante 15 minutos, una vez pasado los 15 minutos libera las fosas nasales, si sigues sangrando repite el procedimiento. Si han pasado más de 30 minutos y sigues sangrando, acude al doctor.

Hacer torniquetes con mucha presión

Si realizas un torniquete utilizando demasiada presión podrías comprometer los tejidos o, lo que es peor, ocasionar una amputación.

Si realizas un torniquete utilizando demasiada presión podrías comprometer los tejidos o, lo que es peor, ocasionar una amputación. Realizar un torniquete mal y con mucha presión afecta la circulación y no realiza ninguno de los efectos positivos de una presión directa.

Para hacer un torniquete adecuado debes utilizar gasas esterilizadas o prendas de ropa limpia. Colócalas con firmeza sobre la herida y mantén la presión con tus manos. Acude a un doctor lo más pronto posible.

Consumir acetaminofén para aliviar malestar general, dolores o fiebre como aspirinas para bebés

Es común que las personas al sentir algún malestar o dolor recurran las pastillas que no necesitan  receta que todos conocemos; pero éstas contienen acetaminofén (paracetamol) por lo que deben ser consumidas sabiamente, ya que el consumo excesivo podría comprometer tu salud. Incluso, una sobredosis podría matarte.

No por esto vas a dejar de usar el acetaminofén, úsalo cuando sea absolutamente necesario porque es verdad, es un excelente alivio para el dolor, sólo debes estar atento al límite diario (generalmente explicado en la caja).

“Rescatar” a alguien de un accidente automovilístico

Mover a alguien con heridas en la cervical o cuello sin las precauciones pertinentes puede dejarlo paralizado de por vida.

Si por cosas del destino te encuentras en un accidente automovilístico no hagas lo que hacen en las películas de sacar a la persona del auto. Esto está mal. Una de las heridas más temidas en un accidente son las de la cervical o el cuello y mover a alguien con estas heridas sin las precauciones pertinentes puede dejarlo paralizado de por vida.

Lo que debes hacer es llamar al número de emergencias, ellos sabrán cómo tratar al paciente. Lo único que puedes hacer es asegurarte de que la persona esté respirando, se encuentre en una posición lo más cómoda posible y calmarlo diciéndole que la ambulancia se encuentra en camino.

Realizar RCP alternando las presiones torácicas con respiración boca a boca

Los expertos han descubierto que la respiración boca a boca podría ser considerada como una pérdida de tiempo, de hecho mientras menos presiones torácicas realizas se agrava la situación. Sólo 1 de 20 personas que sufre un paro cardíaco fuera del hospital sobrevive. Estas estadísticas pueden cambiar al realizar correctamente el RCP.

Para realizar correctamente un RCP, primeramente siente si hay pulso en el cuello. Si no lo detectas comienza inmediatamente con la presiones torácicas, mientras alguien llama al número de emergencias. Para realizar correctamente las presiones coloca la palma de tu mano en el centro del pecho y coloca la otra mano encima, y empuja aproximadamente 5 centímetros con cada presión, las cuales deben ser 100 por minuto (la canción Stayin Alive de los Bee Gees tiene el ritmo perfecto para esta práctica). Asegúrate de no realizar más fuerza de la necesaria al realizar las presiones, podrías fracturar las costillas y comprometer algunos órganos.

Recurrir inmediatamente al jarabe de ipecacuana en caso de una posible intoxicación

Los investigadores demostraron que el jarabe de ipecacuana u otros medicamentos que inducen al vómito en caso de intoxicación no reducen las visitas a la Sala de Emergencias, son muy raros los casos en los que de verdad ayudan en algo. De hecho, es muy probable que se agrave la situación al ingerirlo y vomitar, ya que puedes quemar el esófago o hacer llegar el veneno a los pulmones lo cual es mucho peor que tragarlo.

Si alguien ha consumido veneno recurre a las autoridades pertinentes para descartar la posibilidad de que sea benigno y no tengas nada de que preocuparte, de no ser el caso acude al centro médico donde puedan atender esta emergencia correctamente.

Creer que el hospital más cercano es el indicado para atender tu emergencia

Cuando tenemos una emergencia médica de proporciones mayores lo primero que hacemos es salir al centro médico más cercano para que la atiendan lo más pronto posible, lo que pocos saben es que puede suceder que termines en un centro médico donde no podrán hacer el mayor esfuerzo ante la emergencia, ya que no es un centro especializado en el tipo de emergencia que estás enfrentando.

Lo mejor que puedes hacer en una emergencia de magnitudes mayores es llamar al número de emergencias y prepararte para salir. Es probable que el operador te recomiende un centro médico específico donde tu emergencia será atendida con todas las de la ley. Si el hospital recomendado por el operador queda más lejos del que tienes cerca de casa y te pone nervioso el viaje, piensa en esto: en el hospital cercano a tu casa no podrán atender tan bien la emergencia como en el recomendado, por lo cual podría convertirse en un viaje perdido o peor aún, en una tragedia.

Colocar algún objeto en la boca de alguien que está teniendo una convulsión

Para empezar, tragarnos nuestra propia lengua es fisiológicamente imposible y aunque morderse la lengua puede ser una preocupación, intentar prevenir que esto suceda es peligroso, ya que al colocar un objeto en la boca de alguien que está convulsionado ésta podría tragárselo, obstruir las vías respiratorias y ahogarse.

Las convulsiones pueden verse como algo muy peligroso pero se detienen por sí mismas, por lo que mejor que puedes hacer ante una es velar por la seguridad de esa persona y asegurarte de que no se lastime con algún objeto a su alrededor, mientras llega la ayuda.

Conviértete en portavoz de estos consejos para reducir riesgos graves en situaciones que pueden ser tratadas rápidamente.

Referencias:

Foto de portada vía Pixabay

Prevention

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: