En las profundidades de Yellowstone se oculta el fin de la humanidad

El Parque Nacional Yellowstone es uno de los parques más conocidos de Estados Unidos, no sólo por su belleza sino por sus géiseres, fumarolas y actividades termales, ¿alguna vez te has preguntado por qué Yellowstone cuenta con esta fuerte actividad térmica?


La respuesta es bastante sencilla: el Parque Yellowstone está ubicado sobre un gran volcán que resulta ser dos veces más grande de lo que se pensaba.

El supervolcán que se encuentra bajo la superficie mide nada más y nada menos que 88,5 kilómetros de largo y 32 kilómetros de ancho, con una profundidad de 14 kilómetros, datos confirmados por la Universidad de Utah y la Unión Estadounidense de Geofísicos. Todo un gigante del desastre ¿no es así?

El supervolcán entró en erupción hace 640.000 años y significó todo un desastre para la tierra en ese entonces. Si este volcán llega a entrar erupción en nuestra época, sólo hay una destino que nos depara: el desastre. Esta preocupación ha llenado la cabeza de muchas personas que aseguran que el volcán explotará en unos pocos años y dejará millones muertos bajo sus cenizas.

El desastre tras Yellowstone

El súpervolcan de Yellowstone cuenta con suficientes reservas de magma como para llenar 11 veces el Gran Cañón

Según expertos vulcanólogos del Instituto Smithsonian el súpervolcan de Yellowstone cuenta con suficientes reservas de magma como para llenar 11 veces el Gran Cañón. Por esta y más razones Yellowstone ha sido calificado con un 8 en el Índice de Explosividad de Volcanes. 

¿Qué tan grave es este 8 en el índice? Para darte una idea recordaremos una de las erupciones más catastróficas ocurrida en los últimos años: En Washington en 1980 entró en erupción el Monte Santa Helena, cuya erupción barrió con 380 kilómetros cuadrados de bosque y acabó con la vida de 57 personas, este volcán sólo tenía un índice de 4. La parte más aterradora de este 8 es que la progresión del índice es geométrica por lo que su erupción sería 10.000 más potente. La erupción alcanzaría niveles nunca antes vistos.

Foto: Discover

Según estudios la erupción tendría comienzo en una de las tres zonas de fallas paralelas que atraviesan el parque de norte a noroeste, estas tres zonas han sido las más activas en los últimos cientos de años con temblores y ligeras actividades volcánicas hace miles de años.

Consecuencias de una posible erupción

Se estima que si el supervolcán de Yellowstone entra en erupción habría una destrucción directa causada sólo por la onda expansiva de aproximadamente 60 kilómetros de radio alrededor del parque afectando a todo el territorio estadounidense, sin embargo, esta parte no es la más grave de todas ni la que más preocupa a los científicos, el mayor problema radica en los millones de toneladas que llenarían el aire después de la erupción, estas cenizas serían las causantes del aumento de la temperatura global como un invernadero y luego enfriarían drásticamente la tierra, provocando el equivalente a un invierno nuclear.

Este cambio climático acabaría con las cosechas, las cenizas al caer envenenarían las fuentes de agua potable y estropearían las maquinarias creadas por el hombre. Todo esto amenazaría seriamente la vida en la tierra, pudiendo causar la muerte de millones por el cambio climático (al comienzo violentas ondas de calor y luego temperaturas muy bajas), falta de alimentos y envenenamiento del aire y el agua.

¿Qué tan probable es que ocurra esta erupción?

Se calculó que la posibilidad de que el volcán entre en erupción los próximos años es de 0,00014%.

Yellowstone es una de las zonas volcánicas más monitoreadas del planeta, y gracias a estos monitoreos podemos estar más tranquilos ya que han demostrado que falta mucho tiempo (cientos de años) para que el volcán entre de nuevo en erupción, esto gracias a los miles de géiseres, fumarolas y estanques de lodo hirviente que regulan constantemente la presión y temperatura del gigante acalorado. Además, el volcán no ha dado señales de una actividad volcánica preocupante ni de emisiones de magma en mucho tiempo. Con todos estos datos se calculó que la posibilidad de que el volcán entre en erupción los próximos años es de 0,00014%.

Así que no te preocupes, puedes respirar, ya que no vivirás el fin del mundo, o al menos no por este medio.

Referencias:

Foto de portada: WNCT9

Con información de:

gizmodo | National Geographic | RT

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: