Lo que NO debes hacer cuando vas de viaje

Todos te dicen qué hacer al momento de llevar a cabo un viaje, pero ¿qué pasa con lo que no debemos hacer?


Viajar es toda una experiencia que es considerada más inversión que otra cosa, nos enriquece como personas y nos regala momentos inolvidables. Sin embargo, por eso mismo de ser “turistas”, es sencillo perdernos un poco de ciertos factores importantes a considerar a la hora de llevar a cabo un viaje, y esas son las cosas que nadie nos dice nunca. Ni nuestro asesor de viaje, ni la aerolínea, ni los empleados del hotel donde nos quedaremos, ni NADIE. No permitas que la experiencia sea la que te enseñe a aprender lo que no debes hacer; aquí he venido a ayudarte a hacer de tu viaje, uno soñado completamente.

No lleves equipaje de más

Te vas de viaje, no a vivir, no te enloquezcas. Sé consciente contigo mismo y al momento de empacar hazte la pregunta siguiente: ¿De verdad voy a necesitar todo esto? Lo más probable es que la respuesta sea no. Viajar ligero hace mucho más cómodo tu viaje de ida, además de que te permite tener mucho más espacio para comprar cosas y no tener que salir a último momento a invertir en una maleta extra para meter el montón de compras viajeras.

No te niegues a un seguro de viaje

Importantísimo este punto. A veces nos ponemos un poquito testarudos y pensamos “blah, son sólo dos semanas, dudo que algo pueda pasarme” y amigo, con esas palabras han comenzado las historias de terror más feas. No creas que viajar te hace invencible e indestructible, de hecho, muchas cosas malas pueden sucedernos estando fuera de nuestro país, como intoxicaciones con comida, golpes, infecciones, ¡lo que sea! El seguro para viajes se encargará de cubrir todo esto, hasta robo a tus pertenencias como cámaras fotográficas.

No comas en las zonas turísticas

paris

Foto: Pexels

Aquí es donde los comerciantes aprovechan para chuparle el dinero a los turistas como si se tratara de un vampiro. Lo más seguro es que te preguntes: ¿Pero cómo es que no puedo comer en la zona turística? ¡Si ahí es donde me estoy quedando hospedado yo! ¿Esa zona no está destinada a ofrecernos dichos servicios? Sí, comprendemos tus dudas, pero por eso mismo es que NO debes comer ahí. Como los encargados del comercio turísticos comprenden perfectamente que los vacacionistas (o la mayoría) está yendo a ese lugar por primera vez, obvio van a sacarle provecho y les ofrecerán un menú de comida al doble o triple de precio. Mi recomendación es caminar un poco más, no es que te vas a ir a recorrer cinco kilómetros a pie con hambre, pero sí indagar un poco más, verás así que puedes encontrarte los mismos platos, la misma calidad y mucho más económicos.

Dale una oportunidad a los hostales o albergues

hostal

Foto: Pexels

Primero y principal, no arrugues la cara, casi puedo verla desde aquí. Un hostal no tiene NADA de malo, no es sucio como crees que lo es ni nada de eso, es cuestión de investigar en su página web y seleccionar el que sientas que se adapta mejor a tus necesidades. Te recomiendo un hostal sobre todo cuando vas a tener un viaje prolongado, pues vas a ahorrarte unos cuantos billetes en estos.

No dejes que lo tacaño nuble tu juicio

dólares

Foto: Pexels

Trata de ser consciente y estar claro de que hay ciertas cosas en las que sí vale la pena invertir.

A veces estar obsesionados con ahorrar no es tan bueno, trata de ser consciente y estar claro de que hay ciertas cosas en las que sí vale la pena invertir. Por ejemplo, es cierto que puedes ahorrarte algún dinero en transporte, pero no vas a castigarte a ti y a tu familia sólo por ser un tacaño. En vez de movilizarte en taxi podrás hacerlo en tren o buses que suelen ser mucho más económicos, no vas a ponerte a caminar kilómetros y kilómetros porque vamos, vas a estar más cansado que otra cosa y no podrás disfrutar bien el paisaje.

Ni se te ocurra cambiar dinero en los aeropuertos

aeropuerto

Foto: Pexels

Bueno yo creo que esto la mayoría de las personas lo tiene bastante claro. Yo no sé que estafa es la que tienen en los aeropuertos pero lo cierto es que sin duda alguna es la PEOR opción para elegir hacer un cambio de moneda, además que ¿para qué vas a cambiar dinero? En la mayoría de los países aceptan dólares y euros, que son las monedas con las que solemos viajar, usa la tarjeta de crédito y saca dinero en efectivo en cajeros automáticos, de ser necesario hacer un cambio de una moneda a otra, busca una casa de cambios en la ciudad o lugar donde te quedarás, no en el aeropuerto.

No dudes en consultar a personas de la localidad

Conversando

Foto: Pexels

Es mejor hacerle las consultas que creamos convenientes a gente que vive ahí.

A veces nos da cierta vergüenza interactuar con las personas propias del lugar que estaremos visitando, ¡primer error en una serie de errores! Es mejor hacerle las consultas que creamos convenientes a gente que vive ahí, como por ejemplo cuáles son los mejores lugares para visitar o para comer, o en dónde se puede conseguir buena mercancía y a buen precio, entre otras cosas más. Los “locales” o “lugareños”, conocen a la perfección cada rincón y sabrán ayudarte para que vivas la mejor experiencia a un menor precio.

No te limites a la hora de comprar boletos

Buscando por internet

Foto: Pexels

Muchas veces sucede que como tuvimos una buena racha con alguna empresa especial en conseguir ofertas de boletos aéreos, ya creemos que es automáticamente la mejor opción. No siempre es así, nunca te limites a sólo buscar con una misma aerolínea y a un mismo destino, da todas las vueltas en la web que el tiempo te permita, a la hora de viajar, el Internet es nuestro mejor amigo, haz uso de este y busca muy bien tu mejor alternativa.

Referencias:

Foto de Cabecera: Josh Sorenson | Todo Tailandia

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: