Los 5 platos japoneses más extraños

Comer es un placer para muchos, sobre todo para quienes están interesados en probar los sabores de distintas culturas alrededor del mundo.


Aun así, a muchos les cuesta desligarse de su arraigo al momento de comer, porque muchas de las cosas que en un país se pueden considerar deliciosas, en otro se pueden considerar asquerosas. ¿Serías capaz de probar los 5 platos japoneses más extraños? Compruébalo a continuación:

Katsu Ika o plato de calamar bailarín:

Si vas a comer frutos del mar, mejor que estén frescos para evitar una intoxicación. No obstante, los japoneses llevan esta realidad al extremo poniendo un calamar vivo en un plato, echándole un toque de salsa de soya y devorándolo. Pero si quieres intentarlo, debes tener cuidado, pues el calamar no se dejará comer tan fácilmente; usará sus tentáculos e intentará adherirse a las paredes de tu esófago.

Un calamar vivo en un plato

Hay quienes dicen que es una práctica inhumana porque causa una muerte bastante traumática al animal, aparte de peligrosa porque podrías morir ahogado; no obstante, a los japoneses les parece una exquisitez.

Inago no Tsukudani:

En muchos países comen insectos, incluso en países de occidente. Tienen un valor nutricional bastante alto y te sorprenderías de lo bien que muchos saben. Y es que realmente nadie los comería si no sintieran que su sabor es agradable; ya luego sería cuestión de gustos particulares el probarlos o no. En el caso de los japoneses, no hay muchos platos que tengan insectos, como en el caso de la comida de otros países asiáticos.

Un saltamontes gigante hervido

Aunque el Inago no Tsukudani es muy popular, y se trata de un saltamontes gigante hervido, luego frito en abundante aceite vegetal y caramelizado en salsa de mirin y sake.

Odorigui:

Este plato también lleva el tema del frescor al extremo, pues se trata de pequeños pececitos conocidos como “odoigui”, acompañados de diferentes salsas. Lo divertido, o quizás perturbador para algunos, está en tratar de cachar cada pececito y comerlo antes de que sus movimientos veloces y su piel babosa les permitan huir de los palillos.

Pez globo:

Conocido como Fugu, el pez globo es una exquisitez que sólo los ricos japoneses pueden permitirse, y es que cada plato de este amiguito puede ascender a los ciento veinte dólares y más, dependiendo del lujo del restaurant donde lo sirvan. No obstante, además de ser acaudalado, debes ser valiente, y es que este pescado es más venenoso que el cianuro.

Es, literalmente, la diferencia entre la vida y la muerte

Para cocinarlo, un chef debe tener varias certificaciones que les garanticen a los consumidores la seguridad necesaria, porque saber o no prepararlo para comerlo es, literalmente, la diferencia entre la vida y la muerte. Se debe hacer con sumo cuidado, tratando de no tocar las vísceras.

Shirako:

Quizás verlo en el plato o incluso probarlo (parece queso o algún tipo de mantequilla con un intenso sabor a pescado) no te parecería tan desagradable como cuando te dicen qué es realmente: semen de pescado.

Es realmente semen de pescado

Sí, existen muchas maneras de prepararlo, pero la más tradicional es al natural con un poco de salsa a base de soya, limón y cebolla verde picada.

Si quieres probar comidas realmente exóticas, puedes irte unos días a Japón y pasarse por sus restaurantes a ver si ofrecen algunas de estas opciones.

Referencias:

Foto de cabecera: Wikimedia

Con información de:

Upsocl

BBC

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: