Margaret Keane, la artista que se hizo famosa a pesar de ser robada su identidad

Sus cuadros se hicieron super famosos a principios de los años sesentas… pero bajo otra identidad.


Recientemente vi Big Eyes de Tim Burton, porque bueno, si Tim Burton saca una película la tengo que ver pues (alerta fan). Me encanta su muy característico estilo surrealista y en esta película hay particularidades que llamaron mi atención.

Lo primero: Es una película basada en hechos reales (la historia de la pintora Margaret Keane y lo segundo: Los retratos de Margaret son muy particulares, claramente Burton ha estado influenciado por el estilo de esta artista para varios de sus personajes.

Recomiendo la película, es entretenida, la historia es interesante y los protagonistas son el duro de Christoph Waltz y Amy Adam pero a eso no he venido.

La estrella aquí es Margaret Keane, una artista cuyos retratos fueron capaces de vender millones de dólares y se volvieron un ícono popular en los años sesentas pero bajo la identidad de su esposo Walter Keane.

Como todo comenzó

Margaret y Walter se conocieron a mediado de los años cincuentas en una feria de arte. Margaret estaba recientemente divorciada y a cargo tenía a su pequeña hija, así que vio en Walter (corredor de bienes raíces) una posibilidad de bienestar y seguridad. Walter era muy extrovertido y con una personalidad explosiva, eso le atrajo a la joven madre.

margaret keane

Foto: SfhcBasc

Margaret en aquel tiempo firmaba sus cuadros sólo con su apellido de casada, “Keane”.

Los dos eran artistas, Walter comentaba que su arte estaba inspirado en lo que veía en las calles de Berlín y Francia luego de la Segunda Guerra Mundial mientras estudiaba en un Instituto de Arte en Europa para convertirse en Pintor, mientras que Margaret sólo pintaba esto retratos de niños con grandes ojos porque para ella, eran como ventanas del alma.

La traición

Los cuadros de los niños poco a poco fueron ganando popularidad pero fue mediante una situación confusa en el club nocturno The Hungry I (Donde Walter supuestamente vendía el arte de los dos) que supo la verdad: Walter se estaba haciendo pasar por ella, alegando que los retratos de los grandes ojos eran de él (Margaret en aquel tiempo firmaba sus cuadros sólo con su apellido de casada, “Keane”).

margaret keane

Foto: En Filme

Mientras Margaret pasaba en su estudio más de dieciséis horas diarias pintando los retratos, Walter construía un imperio y se convertía en una celebridad.

Margaret en múltiples ocasiones se ha referido a este incidente como uno de los momento más humillantes y bochornosos de su vida, sin embargo (quizás por temor) decidió continuar con la estafa.

Mientras Margaret pasaba en su estudio más de dieciséis horas diarias pintando los retratos, Walter construía un imperio y se convertía en una celebridad.

Los cuadros fueron criticados por muchas corrientes artísticas así como también el hecho de que Walter abriera su propia Galería para venderlos, además de que cedió algunos derechos para vender réplicas de los originales.
Con los cuadros originales recaudaron miles de dólares, pero con las copias recaudaron MILLONES, convirtiendo a Walter en un empresario y a Margaret en su pequeña mina de oro.

Margaret keane

Foto: Neoauto

Tras diez años de matrimonio (y de maltrato físico y psicológico), la pareja decidió divorciarse y Margaret se mudó a Hawaii donde comenzó una vida desde cero.

En los años setentas cuando ya habían bajado de popularidad sus cuadros, decidió contar toda su verdad a un periodista de la agencia UPI.

Comenzó el circo

Walter no tomó esto nada bien y contraatacó diciendo que su esposa le había sido infiel y que era una mentirosa compulsiva, de hecho en una oportunidad en una entrevista dijo que Margaret había inventado eso porque pensaba que él ya había muerto.

La pelea se hizo pública y se volvió todo un show mediático. En una oportunidad Margaret le invitó a hacer una demostración pública de arte para probar quién era realmente la estrella y Walter nunca se presentó.

Finalmente Margaret hizo una demanda judicial por difamación. Tras varias semanas, el Juez a cargo los mandó a pintar a cada uno un retrato, facilitandoles exactamente los mismos materiales a cada uno. Margaret pintó a un niño con grandes ojos tristes en cincuenta minutos, mientras que Walter no hizo absolutamente nada alegando que tenía una lesión en el hombro.

margaret keane

Foto: Pinterest

La verdad sale a la luz

¡La realidad fue obvia y por fin el mundo supo la verdad! Walter se vio obligado a pagarle a su esposa una indemnización por cuatro millones de dólares, nunca pudo hacerlo pues había derrochado su fortuna y se encontraba prácticamente en bancarrota. Walter murió en el año 2000.

Margaret actualmente tiene más de 80 años y sigue pintando. A mi me ha encantado su arte y seguro luego de la película, quienes como yo no la conocían, la harán nuevamente tan popular como en los cincuentas.

#TeamMargaret

Referencias:

Foto de Cabecera: Ads.Diamonds

BBC

EnFilme

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: