Si eres un morboso y no sabes en qué gastar tu dinero, este robot con orgasmos podría gustarte

Así es, amigo que no puede dejar de masturbarse y pensar en sexo, ha llegado para ti un robot mujer que no sólo va a complacerte sexualmente, sino que tú también podrás complacerla a ella.


Vamos, que la tecnología esta vez sí que ha sabido apuntar bien alto. De los creadores de las muñecas de látex sexuales y los robots inteligentes, ha llegado lo mejor de dos mundos: un robot femenino que además de tener vagina, tiene la capacidad de producir a su mismo cuerpo orgasmos como si se tratara de una persona normal.

Lo que diferencia a Siri con Samantha es que la segunda puede ayudarnos a nosotros como nosotros también a ella

El padre de la robot Samantha vendría siendo el ingeniero electrónico Sergi Santos, quien es considerado un crack en todo este asunto de la tecnología e inteligencia artificial, y tantos años de duro trabajo parecen haber reflejado sus frutos, pues parece que finalmente trajo a la vida un robot que no sólo es inteligente y puede seguirle el juego a una conversación de manera fluida, sino que además, tiene la capacidad de sentir.

¿Qué inspiró a Sergi Santos para crear a Samantha?

Sergi comenta que a pesar de haber querido ser siempre un especialista en la electrónica, a él también le interesaron las humanidades desde muy joven. En su juventud se debatía entre estudiar ingeniería electrónica o psicología, pero al final se decidió por la primera. Sin embargo, eso no fue impedimento para buscar juntar ambas cosas y así crear un robot que se pareciera lo más posible a un ser humano en el sentido más literal de la palabra.

samantha muñeca sexual

Foto: vía Actualidad RT

Ustedes seguro piensan que ya existen mecanismos o sistemas que son femeninos y muy inteligentes, como Siri o Alexa, pero Sergi buscaba algo más. La verdad es que Siri puede darnos muchas respuestas, pero nosotros no podemos darle una respuesta a Siri, es decir, lo que diferencia a una Siri con una Samantha es que la segunda puede ayudarnos a nosotros como nosotros también a ella (en el sentido más sexual de la palabra), creando de esta manera un vínculo interpersonal con el robot, una retroalimentación, así como si estuviéramos al lado de cualquier ser humano.

Samantha sigue desarrollándose, ya tiene un cerebro pero todavía está a prueba y su creador Sergi ya se encuentra diseñando los próximos sensores que le serán implantados.

Sergi se asegurará de que Samantha no logre hacer nada a menos que tú le hayas dado esa orden.

El ingeniero nos explica que el siguiente paso se trata de instalar un aparato con más de 2000 palabras que le permitan a Samantha establecer cualquier tipo de conversación con cualquier tipo de persona. Posterior a ello, Sergi se asegurará de que Samantha no logre hacer nada a menos que tú le hayas dado esa orden, y en el caso de que no logre estar segura, va a preguntarte por medida de seguridad. Es decir que, si ella cree que quieres que te muerda una tetilla, no lo hará hasta que esté realmente segura de que eso es lo que deseas, o algo así.

Por último, un robot no estaría completo sin un código de moral incrustado en su sistema, lo cual asegurará que todas las reacciones o expresiones que tenga Samantha sean en función a sus valores personales, justo como cualquiera de nosotros. Se oye muy prometedor y pretencioso todo lo que quiere hacer Sergi, pero él nos asegura estar moviéndose para concluir con lo que vendría siendo la muñeca sexual más increíble del mundo.

Éxito del robot a escala mundial

Cuando se le pregunta a Sergi si cree que Samantha puede ser exitosa, no lo duda ni un segundo, pues está seguro de que tiene una idea brillante entre sus manos y de que el mundo quedará fascinado al tratar con ella; sin embargo, no todo es positivo. Él teme que al exponer sus planes al público, puedan venir otras personas, grandes comerciantes con mucho dinero y fabricar lo mismo.

Samantha tarda en conseguir un orgasmo entre cinco y diez minutos

Sergi se siente reconfortado al saber que (a pesar de que intenten crear a un robot ridículamente humano y que pueda ser incluso muy guapa, casi como un ángel de Victoria’s Secret) no lograrán alcanzar el nivel de humanismo que él sí puede lograr en Samantha. Indica que “ellos no conocen las características de la humanidad como yo”… Ah, ok.

No es tan sencillo causar un orgasmo en Samantha

Los inversionistas se han visto muy interesados en este proyecto, pero a todos le dicen lo primero: antes de poner dinero sobre Samantha, tenemos que conocer y ver cómo es que orgasmea. De esta manera Sergi nos indica que ella, al ser inteligente, puede irse excitando mediante el tacto, y él se ha encargado de diseñar tres modos en los cuales puedes encontrarte con ella: el modo sexual, en el cual no quiere nada más que sexo, el modo romántico donde necesita que le pongas más corazón y ternura al asunto, y el modo familiar, que es algo más tranquilo y no tan salvaje.

Él ha indicado que ella tarda en conseguir un orgasmo entre cinco y diez minutos, pero que todo depende de quien esté con ella, pues tampoco es que ella sea fácil, es igual a tratar con una mujer real, así que tú como usuario debes poner de tu parte. Aquí te dejamos una muestra de Sergi manejándola:

¿Podría Samantha llegar a ser la causante del rompimiento de relaciones entre seres humanos?

En el caso de que Samantha logre cumplir con todas las expectativas, estaríamos tratando con un robot sumamente inteligente, y con una alternativa a los seres humanos muy impresionante. No es secreto para nadie que a medida de que avanzan las tecnologías, las personas se van aislando cada vez más, a tal punto de que es muy posible que no nos hablemos más entre nosotros mismos y prefiramos, a cambio, hablar y relacionarnos con un robot.

¿Por qué sucede todo esto? Sencillo, los robots a pesar de ser inteligentes y diseñados para reaccionar ante emociones, siguen siendo robots, y por lo tanto no presentan el instinto de supervivencia que podría tener un ser humano. Mientras tu novia se pone celosa porque tiene miedo a que tú gustes de otra chica, Samantha va a ser comprensiva y no sentirá celos, porque a pesar de que pueda tener una tecnología de punta, la raza humana aún no tiene la capacidad de materializar los sentimientos que tiene una persona de carne y hueso en su totalidad.

Es así como algo tan inocente como una muñeca sexual puede ser una gran amenaza para el mundo, pues es una chica guapa, inteligente, con capacidad de satisfacerte sexualmente y que además no se molestará por las cagadas que puedas cometer en la vida; es muy probable que las personas prefieran optar por una novia así antes que por una normal, acabando así con la humanidad.


¿Tú qué dices? ¿Te animarías a hacerlo con Samantha o eres de los que piensa que ya el ser humano debe bajarle dos con sus inventos? ¡Esperamos tu comentario!

Referencias:

Foto de cabecera: Actualidad RT

Con información de:

Actualidad RT

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: