Tengo muchos planes pero no sé cómo comenzarlos, ¿qué hago?

Es bastante común que luego de cumplir ciertas metas te encuentres en una encrucijada, ¿ahora qué hago? ¿Puedo lograrlo? No te quedes estancado en ésto, mira las maneras para seguir hacia delante.


Desde pequeños, normalmente se nos fomenta a estudiar arduamente en el colegio y luego conseguir un título universitario para convertirnos en profesionales, pero después de eso ¿qué? Es más común de lo que crees sentir como que hay una gran pared entre el lugar donde te encuentras y el lugar al que quieres pertenecer o lo que quieres hacer como profesional, pero lo que debes de entender es que esa pared la construyes tú mismo, y por lo tanto la posibilidad de derribarla también se encuentra en ti.

Si no te sientes cómodo con algo, por ninguna circunstancia deberás hacerlo

Lo primero que debes hacer es sincerarte contigo mismo, ¿qué es lo que quiero? ¿Para qué soy bueno? ¿Qué no me gustaría hacer para nada?… Ésta última interrogante es bastante importante, porque si bien es cierto que al principio de nuestra vida laboral, cuando estamos buscando desesperadamente la manera de generar ingresos no nos ponemos tan exigentes con respecto al trabajo que estamos dispuestos a desempeñar, siempre hay que fijar los parámetros o límites personales, si no te sientes cómodo con algo, por ninguna circunstancia debes hacerlo, cuando decimos cómodo nos referimos a que en serio crees que ese trabajo pueda ir en contra de tus principios morales o alterarte de alguna manera, recuerda que lo que quieres es crecer, no frustrarte.

Tengo una profesión, pero, ¿es esto lo que quiero hacer para toda la vida?

En medio del camino puedes encontrarte con tu verdadera vocación, que puede estar muy relacionada a tu profesión así como no

No necesariamente. Esta ideología es tan vieja como Jerusalén, el hecho de que seas abogado no quiere decir que tengas que ejercer obligatoriamente, nada tiene que ver. No te sientas incómodo o decepcionado por haberte graduado de algo que no te llena, de nuevo, ésto es más normal de lo que parece, sobre todo cuando decidimos estudiar una carrera por nuestros padres o porque “no sabíamos qué más elegir”, en medio del camino puedes encontrarte con tu verdadera vocación, que puede estar muy relacionada a tu profesión así como no, y eso no tiene nada de malo, puedes fácilmente dedicarte a lo que te gusta y generar ingresos haciéndolo así no tengas un título profesional en esa área.

¿Qué puedo hacer para salir a flote?

Una vez que ya has definido bien qué quieres hacer y qué no, es momento de sacar lo mejor de ti. Las ganas de surgir y el empeño que le pongas es elemental en esta situación, míralo como un automóvil último modelo, que podrá contar con todos los lujos posibles pero no es nada sin gasolina, bueno, las ganas son tu gasolina, y sin ellas, no podrás alcanzar las metas que te propongas.

Siempre puedes poner un poquito más de fuerza y empeño para sacar lo mejor de ti

Sé creativo, no tengas miedo a innovar, no tomes tan literal la frase “¿si no está descompuesto para qué arreglarlo?”. Es de mediocres seguir al pie de la letra esto. Si bien se puede estar estable, siempre puedes poner un poquito más de fuerza y empeño para sacar lo mejor de ti. Las cosas se mejoran día a día, no de vez en mes o de año en año, uno de los principales errores es quedarse estancados por flojera o por miedo a intentar cosas nuevas, la zona de confort se hizo para salir de ella, no lo olvides.

Haz lo que amas

La mejor manera de emprender es haciendo lo que más te gusta, ya sabes lo que dicen, “haz lo que amas y no tendrás que trabajar ni un sólo día en tu vida”. Siempre lo decimos y estamos seguros de que no es la primera vez que lo escuchas, el internet es tu mejor amigo en todos los casos, y hay tantas oportunidades que no existe excusa alguna para que te quedes atrás.

Hay un mundo de infinitas posibilidades esperando por ti

¿Te gusta escribir? Empieza un blog de tus temas favoritos, moda, actualidad, política, ¡lo que sea!; ¿Amas cocinar? Usa tu creatividad para crear platillos únicos, vende tus ideas a restaurantes locales, o trabaja vendiendo comida los fines de semana en tu casa, lo que sea, hay un mundo de infinitas posibilidades esperando por ti, y siempre habrá alguien en el ámbito profesional que va a buscar a una persona con exactamente tus características, sólo no te quedes acostado en tu cama pensando en qué hacer, y simplemente hazlo, no mañana ni pasado, ¡siempre es hoy!

Referencias:

Foto de Portada vía Pexels

Más que Negocio

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: