¡No! Halloween no viene de EE.UU… Conoce su fascinante historia

Si celebras el Halloween pero no sabes de donde proviene, este post te da más información al respecto para que la compartas con tus seres más cercanos.


El Halloween es una celebración prácticamente global que se suele hacer a finales del mes de octubre en conmemoración previa a varias fechas relacionadas con la tradición cristiana, concretamente el “Día de todos los santos” y el “Día de los muertos”. Se ha convertido en una fiesta muy popular y comercial, y está asociada con la oscuridad, el terror y la magia negra, de una forma paródica. Pero muchos piensan que el Halloween viene de Estados Unidos y lo cierto es que tiene una historia mucho más densa detrás. A continuación, te hablamos un poco más de ella:

Orígenes antiguos del Halloween

Los orígenes de Halloween se remontan a la antigua fiesta celta de Samhain. La civilización celta, que vivió hace dos mil años en el área que ahora comprende Irlanda, el Reino Unido, el norte de Francia y algunas zonas de la península ibérica, celebraba su año nuevo el 1 de noviembre. Este día marcaba el final del verano, de la cosecha, y el comienzo del invierno oscuro y frío, una época que a menudo se asociaba con la muerte. Los celtas creían que en la noche antes del año nuevo se difuminaba el límite entre el mundo de los vivos y los muertos.

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

El 31 de octubre se celebraba el Samhain; se creía que los fantasmas de los muertos volvían a la tierra a causar problemas y a dañar las cosechas, aunque también se creía que la presencia de esos espíritus del otro mundo le facilitaba a los druidas o sacerdotes celtas predecir el futuro. Para un pueblo dependiente enteramente del mundo natural volátil, estas profecías eran una importante fuente de confort y dirección durante el largo y oscuro invierno.

La palabra en inglés arcaico o medieval que se utilizó para referirse a la celebración del “Día de todos los santos” fue Alholowmesse; el vocablo luego evolución hasta convertirse en Halloween.

Para conmemorar el evento, los druidas construían grandes hogueras sagradas alrededor de las cuales la gente se reunía para quemar una pequeña porción de sus cultivos y ganado como sacrificio a las deidades celtas. Al mismo tiempo, usaban trajes especiales compuestos por cabezas y pieles de animales. Cuando la fiesta terminaba, se encendían de nuevo los fuegos del hogar, que se habían extinguido la tarde anterior, a partir del fuego de la hoguera sagrada bajo la creencia de que éste era un fuego más fuerte y podría, simbólicamente, soportar más los embates del invierno.

En torno al año 43 d.C., el Imperio Romano ya había conquistado la mayor parte del territorio celta, dominio que duró cuatrocientos años y que trajo como consecuencia la sustitución del Samhain por otros dos festivales: el primero fue la Parentalia, que se realizaba en febrero y se conmemoraba en honor a los muertos; y el segundo fue el día de la diosa de las frutas, Pomona.

Foto: vía Pexels

Foto: vía Pexels

En el año 609 d.C., el Papa Bonifacio IV declaró el día 13 de mayo como día de honor a los mártires cristianos, aunque luego, el papa Gregorio III amplió la fiesta y la convirtió en el “Día de todos los santos”, al mismo tiempo que cambió su fecha al 1 de noviembre. Esto se debe al sincretismo que comenzó a ocurrir entre la religión cristiana y los ritos mayores de los celtas a partir del siglo VIII.

Hoy es ampliamente aceptado que la iglesia estaba tratando de reemplazar los festivales celtas añadiendo también en el año 1000 d.C. la celebración en honor a los muertos el día 2 de noviembre, como reemplazo al Samhain. La palabra en inglés arcaico o medieval que se utilizó para referirse a la celebración del “Día de todos los santos” fue Alholowmesse; el vocablo luego evolución hasta convertirse en Halloween.

El Halloween llega a Estados Unidos

La celebración del Halloween era extremadamente limitada en la Nueva Inglaterra colonial debido a los rígidos sistemas de creencias protestantes. Era mucho más común en Maryland y en las colonias del sur de los Estados Unidos.

Foto: vía Pexels

Foto: vía Pexels

A medida que las creencias y costumbres de los diferentes grupos étnicos europeos e indios fueron confluyendo, comenzó a surgir una versión claramente norteamericana del Halloween. Las primeras celebraciones en torno a esta corriente incluyen juegos y eventos públicos realizados para celebrar la cosecha en los que los vecinos compartirán historias de miedo, danzas y cantos.

El “trick-or-treat” nace del “going a-souling” que realizaban los británicos el “Día de los muertos”

A mediados del siglo XIX, las festividades anuales del otoño eran comunes en varias zonas de Estados Unidos aunque no se podía todavía considerar al Halloween como una celebración extendida en todo el país, no hasta la segunda mitad del siglo XIX, cuando América se inundó de nuevos inmigrantes, especialmente millones de irlandeses que huyeron de su país motivados por la “Hambruna de la patata” que ocurrió entre los años 1845 y 1859. Estos ayudaron a popularizar la celebración de Halloween a escala nacional.

A finales de 1800, hubo un movimiento en Estados Unidos para unificar dentro del Halloween a otras celebraciones comunales que tenían que ver con los fantasmas, las bromas y la brujería. En esos mismos años la fiesta comenzó a celebrarse de forma familiar y los niños comenzaron a tener un protagonismo importante en ella. Se centró en los juegos, los alimentos de temporada y la confección de disfraces. Sin embargo, los periódicos y líderes religiosos de la comunidad la vilipendiaban constantemente y advertían a los padres para que sus hijos no participaran en ella, por esto la fiesta empezó a perder la mayor parte de sus connotaciones supersticiosas y religiosas en inicios del siglo XX.

Foto: vía Flickr

Foto: vía Flickr

Entre los años 1920 y 1930, el Halloween se convirtió en un día de fiesta secular centrado en el entretenimiento de la sociedad citadina americana. El vandalismo comenzó a plagar la celebración en muchas comunidades durante este tiempo, pero ya en la década de 1950, las autoridades de los pueblos habían logrado mitigarlo y el Halloween pasó a ser un día de fiesta dirigida principalmente a los jóvenes, inclusive, algunas escuelas comenzaron a promoverla entre sus estudiantes.

Truco o trato

Entre 1920 y 1950, la práctica centenaria del “trick-or-treat” (truco o trato) también fue restablecida; era una forma relativamente barata para hacer del Halloween un motivo de alegría entre tantas cosas que en un período menor a cincuenta años habían asolado a la humanidad, como la gran crisis económica de 1929 y las dos Guerras Mundiales. En teoría, las familias también podían utilizar el “trick-or-treat” como excusa para hacer una obra de caridad con un niño hambriento. Hoy en día, esta tradición equivale a miles de millones de dólares que todos los años van para las empresas que producen golosinas. Se calcula que un quince por ciento de todas las golosinas que se venden en un año en Estados Unidos va para la celebración del “trick-or-treat” el día de Halloween, lo que la convierte en la tradición más lucrativa después de la celebración de la víspera de navidad el 24 de diciembre.

Hoy en día, el Halloween representa más el miedo hacia los fantasmas y a lo oculto

Probablemente, el “trick-or-treat” nace del “going a-souling” que realizaban los británicos el “Día de los muertos”. El “going a-souling” se trataba de que los ciudadanos pobres iban a pedir comida de casa en casa y las familias les daban pasteles, a los que llamaban “tortas del alma”, a cambio de su promesa de rezar por los parientes muertos de dichas familias. La distribución de las “tortas del alma” era alentada por la iglesia anglicana como una forma de reemplazar la antigua práctica de dejar comida y vino a los espíritus itinerantes.

Los espíritus y el Jack’o’lantern

Halloween siempre ha sido una fiesta rodeada de misterios, magia y superstición. Comenzó como una fiesta celta de fin de verano durante la cual la gente se sentía especialmente cerca de sus familiares y amigos fallecidos. Para estos espíritus amigos, se daban lugares en la mesa de la cena, a veces se ponían golosinas en la parte izquierda de las puertas y se encendían velas a lo largo de las carreteras para guiar su camino hacia la luz.

Hay manifestaciones del “Día de todos los santos” puramente hispánicas como la Santa Compaña en la Península Ibérica y el culto a la Santa Muerte en México

Hoy en día, el Halloween representa más el miedo hacia los fantasmas y a lo oculto, por eso la figura del fantasma está más relacionada a la figura del espanto o a la criatura monstruosa que se encarga de asustar. También se relaciona con las brujas, con la historiografía circundante al tema de la brujería (la cual, en realidad, tiene poco que ver con la celebración del “Día de los muertos”) y con algunas supersticiones ligadas a la magia negra, como alejarse de los gatos negros, no caminar por debajo de las escaleras y evitar romper espejos para evitar la mala suerte.

lamp-halloween-lantern-pumpkin

Foto: vía Pexels

Otra costumbre proveniente de la influencia irlandesa en Estados Unidos, fue la de alumbrar el camino de los muertos usando calabazas huecas con luces dentro de ellas. La tradición, que es hoy una de las más extendidas del Halloween, viene de un relato popular irlandés que cuenta la historia de un tal Jack que logró engañar al Diablo en una especie de juego (sobre esto hay varias versiones). Dice el relato que después de morir como cualquier otro ser viviente, Jack, que había sido muy pecaminoso durante su vida, no fue aceptado ni en el cielo ni en el infierno, por lo que terminó como un espíritu errante. El Diablo, a modo de burla, le obsequió una antorcha de fuego del infierno que nunca se apagaría para alumbrar su camino; Jack la introdujo dentro de un nabo (su vegetal favorito) convirtiéndolo así en una linterna, y de allí que el relato sea conocido como el cuento de Jack’o’lantern o de Jack, el de la linterna.

El Halloween latino

En España y Latinoamérica, el Halloween es visto como una celebración de origen anglosajón, lo cual es una verdad a medias. Es cierto que parte de las tradiciones que hoy se practican el 1 de noviembre en todos los países vienen de las costumbres británico-irlandesas; sin embargo, existen algunas puramente hispánicas como la celebración de la Santa Muerte en México, que viene del sincretismo entre la iglesia católica y las costumbres aborígenes de ese país.

Incluso, antes de la era precolombina, en la propia España había celebraciones alusivas al “Día de todos los santos” parecidas a las anglosajonas debido a que también hubo celtas en varias zonas de la Península Ibérica. En el norte de España, por ejemplo, existe un mito antiguo llamado la Santa Compaña, que habla de una procesión de ánimas después de las doce de la noche el “Día de todos los santos” para buscar muertos en las casas donde los habrá.

Foto: vía Pexels

Foto: vía Pexels

Algunos países latinoamericanos han adoptado el Halloween anglosajón aunque no enteramente, por ejemplo, Venezuela, donde la costumbre de disfrazarse el “Día de todos los santos” no es de los niños sino de los adultos, y sólo ocurre en eventos alusivos a la fiesta, por lo general realizados en locales nocturnos y discotecas. Tampoco se practica el “trick-or-treat”.

Halloween en la cultura popular

El día de Halloween ha sido utilizado como inspiración para muchas películas de terror e incluso para películas infantiles, es el caso de la franquicia Halloween, que lleva diez películas hasta la fecha, las cuales dieron origen al género de terror slasher, basado en asesinatos en serie sobre todo de adolescentes. También está la famosa película de Disney, Hocus Pocus (1993), que narra la historia de unas brujas que deben robar la esencia de los niños antes de la noche de Halloween para ser inmortales.

¿Cuáles son las costumbres de tu país en Halloween?

Referencias:

Imagen de cabecera: vía Pexels.

Con información de:

Proyecto Salón Hogar | Aciprensa | Wikipedia: Halloween

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: