No podrás creer cómo eran las versiones originales de las películas de Disney

Disney cambió los argumentos originales de estas historias para que visualmente no fueran tan grotescas y pudieran ser vistas por niños.


Las películas de Disney que todos conocemos están basadas en historias antiguas, algunas de ellas casi ancestrales, que han sido adaptadas a versiones que todos conocemos, y afortunadamente es así porque sin estas adaptaciones serían películas, en su mayoría, muy perturbadoras.

Mulan

En la versión de Disney, Mulan es una chica que ingresa al ejército reemplazando a su anciano padre; con la ayuda de su espíritu guía Mushu, Mulan se convierte en un increíble guerrero, revela su verdadera identidad, conquista el corazón del General Shang y regresa a casa con su padre como una heroína y comienza a formar una vida feliz junto a Shang.

En la versión que inspiró la película, el poema narrativo: Balada de Mulan, la historia no cambia demasiado. La única diferencia que encontramos es que Mulan no enamora a ningún general y una vez cumple su servicio, en vez de aceptar los más grandes honores por su labor, pide un burro con el que regresar a su hogar.

Una vez allí es visitada por sus compañeros de guerra que al descubrir que se trata de una chica quedan sorprendidos. El poema finaliza con una liebre hembra que representa a Mulan y una liebre macho que representa a sus compañeros corriendo juntos, mientras el narrador pregunta si notarías la diferencia entre ambos animales.

La Princesa y El Sapo

En la versión que todos conocemos desde hace años y que Disney popularizó en esta época con la película que protagoniza la Princesa Tiana, la Princesa besa al sapo y éste se convierte en un Príncipe encantador y son felices para siempre.

La versión original de este cuento surge en uno de los innumerables cuentos de los hermanos Grimm: “El Príncipe Sapo o El Enrique de Hierro”. En este relato, una princesa caprichosa filosofa acerca del amor en un estanque en el que hay un sapo que croa incesantemente a la luna, es entonces cuando la princesa, cansada del sonido, lanza una joya al estanque y mágicamente el sapo se convierte en príncipe.

Hay una versión anterior a la relatada por los hermanos Grimm en la que el sapo se convierte en príncipe luego de ser arrojado violentamente a un muro por la princesa y, además, hay otra en la que se cuenta que el sapo sólo se convertirá en príncipe durmiendo una noche entera en la almohada de la princesa. En todas estas versiones anteriores a la que conocemos, está ausente el beso y aparece en su lugar la violencia.

Pinocho

En la versión de Disney que todos conocemos, Pinocho es un niño desobediente desde el momento que cobra vida y le da muchos disgustos a su padre. Pues en la versión original, Pinocho es aún más desobediente e insoportable: apenas cobra vida huye de casa y hace que arresten a Geppetto por negligencia. Luego, mientras Pepe Grillo lo aconseja y le dice que está haciendo las cosas mal, Pinocho se enfada y lo mata.

Más tarde, luego de hacer que Geppetto venda su chaqueta de pana para comprar un libro para ir a la escuela, Pinocho vende el libro para poder asistir a un show de marionetas. Unos asesinos roban a Pinocho y lo cuelgan por el cuello de un árbol (esperando que muera) luego de que este no escuchara el consejo del fantasma del grillo que mató.

Después de pasar por una serie de malas experiencias en las que fue engañado por niños, casi destruido por un perro y casi frito por un hombre, encuentra a su padre Geppetto, que había perdido hace mucho tiempo, dentro de un tiburón (no una ballena), lo ayuda a escapar y finalmente se convierte en un niño bueno de verdad.

La Cenicienta

En la versión original de La Cenicienta, creada por los hermanos Grimm, todo es un poco más sombrío y grotesco: para empezar el padre de La Cenicienta no muere y está presente en todo momento cuando su hija es humillada por su madrastra y hermanastras pero no hace nada al respecto.

La zapatilla es de oro, no de cristal y las hermanastras de Cenicienta hicieron todo lo posible para que calzara en su pie, la mayor se corta los dedos del pie y la menor se corta el talón por orden de su madre, pero son descubiertas por las palomas que acompañan al príncipe. Finalmente, en la boda de Cenicienta, las palomas le pican los ojos a las hermanastras por su maldad y las dejan ciegas.

La Bella Durmiente

La versión original de este clásico de Disney data de 1634 y lleva por nombre “Sol, Luna y Talía” de Giambattista Basile. En esta versión cuentan la historia de Talía, hija de un gran rey, quien corre el peligro de pincharse el dedo con una astilla envenenada oculta entre lino o al menos eso advierten sabios y astrólogos. El rey prohíbe el ingreso del lino al palacio, sin embargo, y como pasa en la versión de Disney, Talía siendo una adolescente se encuentra una rueca para hilar lino y se pincha con una astilla bajo la uña y “muere”, entonces el rey, incapaz de enterrar a su hija, coloca su “cadáver”en una tela de terciopelo, abandona el castillo y lo cierra para siempre. Hasta acá parece muy similar al cuento, pero después sólo empeora.

Tiempo después de que el palacio es abandonado, un noble, que suele cazar por los bosques donde se encuentra el palacio junto a su halcón, se topa con el palacio y decide explorarlo, entonces encuentra a Talía y encantado por su belleza, la viola. Nueve meses después Talía aún dormida, da a luz a dos bebés, un niño y una niña: Sol y Luna, que son cuidados por las hadas que acompañan a Talía en su descanso eterno. Un día, el niño, buscando el pecho de su madre, se encuentra con el dedo, lo comienza a chupar, extrae la astilla debajo de la uña y en ese preciso instante, Talía despierta de su sueño profundo.

El noble que abusó de Talía regresa al palacio con las mismas intenciones pero para su sorpresa la encuentra despierta y en compañía de los bebés. El noble rápidamente entiende lo sucedido y se lo explica a Talía, que lejos de molestarse, decide iniciar una relación con el noble. Luego de una semana en el palacio, el noble retorna a su hogar a por su esposa, pero no le dice la verdadera razón a Talía.

Una vez junto a su esposa, el noble menciona a Talía, Sol y Luna en sueños, rápidamente la mujer averigua todo y hace capturar a la Bella Durmiente con sus hijos, a los que condena a ser cocinados y servidos como un platillo para su esposo mientras queman a Talía en la hoguera, pero antes de ser quemada, Talía se quita sus prendas más delicadas mientras emite gritos de dolor que finalmente el noble escucha. Alarmado, él averigua lo que sucede y la esposa se lo explica todo con regocijo. En ese mismo instante, ordena que su esposa, el secretario y el cocinero sean quemados en la hoguera, entonces el cocinero confiesa que no pudo matar a los niños y sirvió carne de cabra en su lugar, y se descubre que Talía no fue quemada en la hoguera.

El cuento finaliza con el matrimonio de Talía y el noble, y con el nombramiento del cocinero como tesorero real.

Blancanieves

En la versión original de los hermanos Grimm, la madrastra de Blancanieves no intenta matarla una vez, ¡sino tres! Cuatro si contamos el encargo del cazador que no pudo entregarle su corazón e hígado (que la Reina planeaba comer) y los reemplazó con los de un jabalí. El primer intento, por propias manos de la reina, fue disfrazada de una vendedora de cintas que le ofrece varias para el cuello a Blancanieves, cuando se las coloca lo hace tan fuerte que la asfixia, Blancanieves se desmaya y la Reina piensa que la ha matado. El segundo intento es con un peine envenenado que pasa incontables veces por su cabeza esperando que muera, pero no surte efecto. El tercer intento es el que todos conocemos, el de la manzana envenenada.

El cuento, como es de esperar, finaliza con la felicidad de Blancanieves y el Príncipe en su boda, ahora reyes, a la cual asiste la Reina Malvada sin saber que asistía al casamiento de Blancanieves, ya que la daba por muerta. Cuando Blancanieves le cuenta a su esposo todo lo que la Reina le hizo pasar, la condena a bailar con unos zapatos de hierro a fuego vivo hasta morir.

Rapunzel

La trama original de Rapunzel, también de los hermanos Grimm, es diferente en varios aspectos a la que Disney nos cuenta, volviéndose más turbia. El Príncipe se enamora de Rapunzel y su voz, y descubre el truco para llegar hasta lo alto de la torre (que no involucra al cabello de la chica), una vez allí, ambos se conocen y se enamoran, el Príncipe le pide matrimonio a Rapunzel y ella acepta, pero primero deben encontrar la manera de escapar, es entonces cuando el Príncipe visita cada noche a Rapunzel y le lleva seda para crear una vía de escape para ambos.

Un día, la bruja que tiene secuestrada a Rapunzel descubre todo y le corta el cabello a Rapunzel y la destierra a un pantano, esa misma noche engaña al Príncipe haciéndole creer que es Rapunzel utilizando el cabello que cortó, cuando el Príncipe llega a la cima, la bruja lo deja caer, el chico aterriza en matorral lleno de espinas y queda ciego. Mucho tiempo después, Rapunzel y el Príncipe se reencuentran ambos en estados deplorables, Rapunzel reconoce al príncipe y llora por su tragedia, las lágrimas caen en los ojos del príncipe y se cura mágicamente. Ambos vuelven al reino como soberanos y son felices para siempre.

La Sirenita

En la historia original de Hans Christian Andersen, la pobre Sirenita no está destinada al amor de su adorado Príncipe.

La Sirenita quiere tener piernas para enamorar al príncipe y conseguir un alma eterna, de no lograrlo será condenada a morir y convertirse en espuma del mar el día siguiente del matrimonio del Príncipe con otra mujer. Luego de realizar el intercambio de su voz por las piernas, piernas que al bailar o simplemente caminar le causan el dolor de mil espadas afiladas, con la Bruja del Mar, conoce formalmente al Príncipe del que se enamoró y salvó, éste se siente atraído por la chica a pesar de que sea muda y desarrollan un vínculo especial.

Pero un día la Reina obliga al Príncipe a casarse con la Princesa de otro reino, él se niega porque dice que sólo se casará y amará por siempre a la chica que lo rescató de su naufragio (no sabe que esa chica es la Sirenita ya que nunca despertó para verla), casualmente la chica que vio al despertar de su naufragio era la Princesa, por lo que decide casarse, ésto rompe el corazón de la Sirenita.

La noche de la boda, las hermanas de la Sirenita aparecen en la superficie y le entregan una daga que obtuvieron a cambio de sus hermosas y largas cabelleras para que asesine al príncipe y se salve de la muerte. La Sirenita no puede matar al príncipe porque aún lo ama y al amanecer, esperando su muerte, en vez de convertirse en espuma del mar se convierte en un espíritu etéreo que debe realizar 300 años de buenas acciones para conseguir un alma eterna.

El Jorobado de Notre Dame

El clásico de Disney está inspirado en la novela de Victor Hugo, “Nuestra Señora de París”, versión en la que el final es bastante lamentable.

Esmeralda muere ahorcada frente a la catedral acusada de bruja y asesina frente a los ojos de Frollo, quien admite estar feliz por la muerte de Esmeralda, lleno de rabia, Quasimodo asesina a Frollo empujándolo por las escaleras y huye al interior de la catedral donde se encuentra el cuerpo de Esmeralda y permanece junto a ella, sin comer o beber absolutamente nada hasta que muere aferrado a ella. Mucho tiempo después, los restos de Esmeralda y Quasimodo son hallados y al primer intento de separarlos, los huesos de Quasimodo se convierten en polvo.

Pocahontas

Esta es la única historia de Disney basada en hechos reales. En la vida real existió una Pocahontas cuando los colonizadores ingleses pisaron el territorio americano, pero de apenas 12 años, mientras que John Smith tenía 30. Nunca se involucraron románticamente pero Smith abusó de ella y la embarazó.

Tiempo después, John Smith volvió a Inglaterra con Pocahontas como rehén, allí es obligada a convertirse en cristiana, a casarse con otro hombre llamado John Rolfe y tener un hijo. Pocahontas pasó el resto de sus días siendo exhibida como una “nativa americana civilizada”, hasta que murió a los 22 años por causas desconocidas.

Referencias:

Imagen de cabecera: vía Flickr.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: