Nomofobia: pocos la conocen… muchos la padecen

Si sufres de estrés, o tienes constantes variantes en tu estado de ánimo por no tener tu smartphone disponible en todo momento y en cualquier lugar ¡Cuidado, podrías ser nomofóbico!

mujer y cel

Foto: Pixabay

Si bien es cierto la importancia que tiene la utilización del teléfono móvil para muchos por el hecho de estar comunicado o por motivos familiares o laborales, también es cierto que esta necesidad de estar pegado al celular día y noche, ha dado lugar a la aparición de una nueva cara de la ansiedad, se trata del trastorno de la Nomofobia considerado como el miedo irracional que se tiene a estar sin telefonía móvil.

Acerca de la Nomofobia

El no tener disponible el aparato celular en toda ocasión y lugar, hace que muchos presenten un cuadro parecido al de una persona que les teme a los gatos, a los perros, a los espacios cerrados.

Si no puedes apagarlo nunca o tenerlo sin señal o sin saldo, y esto provoca que sudes, te desesperes y hasta sufras de insomnio; quizás estés sufriendo de Nomofobia.

Origen de la palabra Nomofobia

Este vocablo nace de la abreviatura de la expresión inglesa no-mobile-phone-phobia. El término nomofobia fue estampado en el año 2011, durante un estudio realizado por el gobierno británico con el objeto de investigar la ansiedad padecida por los usuarios de los celulares.

Durante este estudio realizado en Reino Unido se estableció que un 61% de los hombres y el 70% de las mujeres sufren de estrés, ansiedad, miedo, sudoración e insomnio cuando pierden o tienen que apagar sus teléfonos celulares. Indicó también, que un 41% prefiere tener un celular adicional para evitar quedarse sin comunicación.

¿Y los síntomas?

La adicción a este trastorno puede llegar a ser tan grave que desencadena un sinfín de síntomas perjudiciales en quienes lo padecen entre estos se mencionan:
Te sientes amenazado si no tienes contigo tu teléfono celular y tu preocupación se incrementa si éste se queda sin batería.

aparatos

Foto: Pixabay

La desesperación se apodera de ti si estás en un sitio sin cobertura o sin wifi, por lo que tu mente sólo se concentra en cómo conseguir señal.
Te conectas desde tu celular hasta altas horas de la noche afectando así tu vida diaria.

Las visitas a tus redes sociales supera lo normal, y te conviertes un poco en comunicador compartiendo en éstas, todo lo que sientes, vas a hacer o piensas, por lo que el número de seguidores que consigues o a los que te unes pasa a ser una verdadera obsesión.

Llegas a cuidar tu identidad digital tanto como cuidas tu imagen personal, a lo largo de tu vida te produce un nivel de estrés que no puedes manejar.
Poseen un alto deseo por ser el primero en conectarte, en publicar algo, o estar permanentemente conectado.

Usas el teléfono celular hasta en lugares prohibidos, no puedes apagarlo en ningún momento.

No puedes dejar de ver el celular ni cuando hablas, miras la televisión, estás en el trabajo o escuela, incluso si estás comiendo.

Pueden surgir otros efectos más perjudiciales en tu salud si el teléfono móvil se queda sin batería, se daña o se pierde, entre estos:

Ataques de pánico
Mareos y temblores
Sudoración excesiva
Ritmo cardíaco acelerado

¿Por qué se produce la Nomofobia?

El aburrimiento, inseguridad, falta de autoestima, necesidad de sentirse querido o acompañado y la impaciencia pueden ser la causa de la aparición de este trastorno.
Lo cierto de todo es que este trastorno sí produce graves consecuencias en quienes lo padecen ya que muchos se sienten solos, tristes y hasta entran en depresión; para ellos vivir o estar sin el celular es como vivir un duelo, tal como puede pasar con la muerte de un familiar o la separación de una novia/o. Se sienten aislados, y no son capaces de realizar una vida social normal, ya que si en el sitio donde planean ir no cuentan con señal o wifi es un sitio impensable para ellos. Todo esto aunado al cambio en el estado de ánimo que suele darse cuando no se está con el celular.

jovenes con celular

Foto: Pixabay

Aunque este trastorno perturba en su mayoría a los jóvenes, no son ellos lo únicos afectados ya que son muchos los empresarios que se ven envueltos por esta fobia por lo que no pueden disfrutar de una vida plena o una simple comida sin estar al pendiente de los últimos sucesos que se presentan en su entorno laboral, así que desde sus celulares trabajan y trabajan sin parar.

¿Cómo superar la Nomofobia?

Tal y como puede suceder con otras fobias, en la mayoría de los casos puede ser necesario la ayuda de un especialista, sin embargo también es importante que consideres ir practicando algunos hábitos que podrán irte ayudando poco a poco con esta adicción, entre ellas:

Evitar el uso del celular en los lugares prohibidos.

Notificar a tus familiares que te no te contacten luego de las 10 de la noche al menos que sea necesario, con el fin de que te establezcas un límite con su uso.

No utilices tu celular mientras almuerzas, hablas con alguien, trabajas o estudias.

No chatear ni enviar mensajes mientras conduces; así no sólo cuidas tu seguridad sino también la de otros conductores.

Dependerá de ti y el esfuerzo que coloques para salir de esta adicción que puede ser tan peligrosa como la adicción al alcohol.

Si a pesar de todo lo expuesto aún no tienes claro si tú padeces de esta fobia, te invito a realizar el pequeño test a continuación:

¿Te sientes perturbado si no dispones de señal constante a la red a través de tu celular?

La idea de que se acabe la batería ¿te pone nervioso y angustiado?

¿Te produce miedo quedarte sin saldo?

¿No te gusta visitar lugares donde sabes que no tendrás señal o conexión de red en tu celular?

¿Sientes el deseo de mirar si tienes nuevas notificaciones a cada momento?

¿Cuando no tienes contigo tu teléfono celular sueles ponerte ansioso y estresado porque no puedes estar comunicado?

Si la mayoría de las respuestas a estas preguntas fue “SI”, busca ayuda, ya que en menor o gran medida padeces de Nomofobia.

Referencias:

Foto de cabecera: Pixabay

DMedicina | Muy interesante | Sura | Radio tendencias | Gabriel bello

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: