¿Por qué el matrimonio es una lotería?

Cuando hablamos de lotería muchos lo asociamos con los juegos de azar, sin embargo de unos años para acá ese término dispuesto para las recreaciones se ha estado escuchando mucho cuando se habla de matrimonio.


La razón es muy sencilla cuando nos relacionamos con alguien pasa exactamente igual que cuando jugamos, no sabemos si perdemos o ganamos, en el matrimonio es igual no sabemos si nos irá bien o mal y ello sin importar el tiempo que tengamos conociendo a tal o cual persona.

¡suerte, que te vaya bien!

De allí que sea común entonces escuchar ¡suerte, que te vaya bien!, cuando alguien refiere que contraerá nupcias. Esto refleja que ningún ser humano tiene un camino descrito que todo puede pasar desde encontrarse al hombre o la mujer casi perfecta o por el contrario seremos de los que compartiremos la cama con el enemigo.

Si bien es cierto que la vida en matrimonio puede ser como una ruleta en donde cada vez que demos vuelta las cosas cambian inexplicablemente, siempre existirá una u otra alternativa para salir a flote ante cualquier circunstancia.

«Las estadísticas en este caso son la confianza y el conocimiento que tengamos sobre la pareja»

En los juegos siempre existen estadísticas y probabilidades que podemos tomar en cuenta para tener más o menos posibilidades de salir triunfadores, en el matrimonio pasa exactamente igual las estadísticas en este caso son la confianza y el conocimiento que tengamos sobre la pareja, ya que mientras nos adaptamos a sus gustos, defectos o virtudes podremos ser los ganadores del primer lugar.

Pareja, Matrimonio

Foto: Chen YamiCouple

Miles son los ejemplos alrededor del mundo de personas que reflejan que la suerte puede presentarse en el momento menos indicado, por lo que bien vale la pena arriesgarse; por mencionar alguno se encontró el de una joven mujer que prefirió gastar lo único que tenía en sus bolsillos para comprar un juego de azar confiando en sacar por lo menos para comprar la comida del día.

«En la vida hay que arriesgarse, y el matrimonio no escapa a esta realidad.»

Su mayor sorpresa fue que  resultó ser la  ganadora del primer lugar, esta pequeña historia deja como moraleja que en la vida hay que arriesgarse, y el matrimonio no escapa a esta realidad ya que en él también es necesario apostarlo todo como en el juego, porque si constituye una lotería porque tu pones en garantía tu amor, tu tiempo y dedicación sin saber si lo perderás, también existe la posibilidad de ser el ganador del premio gordo y mucho más si has estudiado las probabilidades.

Referencias:

Foto de cabecera: Andrea Balducci | Matrimonio a colori
motivaciones.org

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: