Presentador de CNN se grabó comiendo cerebro humano y esto fue lo que sucedió

El mundo hay formas extrañas de comportamiento, pero ese no es el problema, si no los mecanismo que utilizamos para exponerlos al mundo. Algunos de estos mecanismos pueden resultar hirientes, y este periodista de CNN recurrió a ellos sin prever la avalancha que vendría después.


13 de marzo de 2017. Reza Aslan, el erudito y presentador de televisión, ha sido presionado para comer cerebros humanos mientras filmaba a una secta caníbal hindú en su nueva serie sobre las religiones del mundo. Pero ese podría ser el menor de los problemas que este programa le haya causado al autor estadounidense.

Algunos grupos hindúes-estadounidenses dicen que el episodio inicial de la serie, llamada “Believers” y que es transmitida por CNN, tiene aspectos “hindúfobos” y sensacionalistas acerca del hinduísmo, la tercera religión más grande del mundo.

El episodio se presentó en todo el mundo el pasado domingo, 12 de marzo de 2017, en medio de una creciente preocupación asumida por altos ministros del gobierno de India, debido a la vulnerabilidad de los hindúes-estadounidenses en América, quienes han sido víctimas de una serie de supuestos crímenes de odio en las últimas semanas.

En el programa, Aslan encuentra a un grupo de nómadas de Aghori a las afueras de la ciudad santa de Varanasi, los cuales manchan sus caras con cenizas humanas incineradas y le persuaden para que beba alcohol de una calavera. Uno de los ermitaños Aghori, que en un momento le amenaza con decapitarlo por “hablar tanto”, también lo alimenta con lo que él dice es un trozo de cerebro humano.

Aslan colocó el siguiente post promocional en Facebook: “¿Quieres saber cómo sabe el cerebro de un hombre muerto? Carbón. ¡Lo rostizaron hasta quedar muy crujiente!”

El segmento termina con el hombre santo lanzando sus excrementos al equipo de televisión mientras ellos y Aslan huyen.

¿Hidufobia o un dilema ético salido de control?

El presentador aclaró que el episodio trataba en concreto sobre los Aghori, que sólo cuentan con unos cuantos miles de practicantes de los mil millones de hindúes que existen en el mundo. En el episodio también se mostraron entrevistas a los Aghori que no practican el canibalismo.

Pero el enfoque sobre una secta tan extrema llevó a acusaciones de que el episodio había caracterizado erróneamente al hinduismo ante los espectadores con una poca comprensión de la religión, y más en un momento en que la comunidad indio-estadounidense todavía está recuperándose de los ataques de dos hindúes y un sikh en aparentes crímenes de odio acaecidos en las pasadas semanas.

A la última víctima, un hombre de Seattle, supuestamente le dijeron: “regrésate a tu país” antes de recibir un disparo en el brazo.

Las críticas

Con múltiples reportes de ataques de odio contra personas de origen hindú en los Estados Unidos, resulta un espectáculo caracterizar al hinduismo como una religión caníbal, que es una manera extraña de mirar a la tercera religión más grande del mundo”, dijo el Comité de Acción Política en un comunicado. “En un ambiente cargado, un programa como éste puede crear una percepción acerca de los hindúes-americanos que podría hacerlos más vulnerables a nuevos ataques”.

En el país norteamericano, la inmigración hindú, si bien no es la más grande, es una de las más representativas

Tulsi Gabbard, la primera hindú elegida para el congreso de Estados Unidos, también twitteó esta semana que fue “perturbada” por el programa: “CNN está utilizando su poder e influencias para aumentar el malentendido de las personas y el miedo al hinduismo”, escribió. “Aparentemente, Aslan buscó formas sensacionalistas y absurdas de retratar al hinduismo (…) Aslan y CNN no sólo lanzaron una dura luz sobre una secta de ascetas errantes para crear visiones impactantes —como si viajaran por un zoológico—, sino repetir estereotipos falsos sobre la casta, el karma y la reencarnación que los hindúes han estado combatiendo incansablemente”.

Vamsee Juluri, profesor de Estudios de Medios en la Universidad de San Francisco, dijo que era “increíblemente insensible e imprudente” que CNN empuje “imágenes sensacionales y grotescas de hombres marrones barbudos y de su religión morbosa y mortal” en una atmósfera tan tensa para los hindúes-americanos.

Aslan respondió a las críticas de la siguiente forma: “A pesar de todo esto, sé que todavía hay quienes están ofendidos por el episodio, especialmente cuando se trata de tocar temas como la discriminación étnica, que sigue siendo un tema delicado para muchos hindúes en Estados Unidos”.

Recordemos que en el país norteamericano, la inmigración hindú, si bien no es la más grande, es una de las más representativas, precisamente porque muchos de los hindúes que están allí han salido de su país debido a la fuga de talentos que la India (y otros países asiáticos) experimenta, sobre todo en el área de la medicina.

Foto: vía Twitter.

Alrededor de esta noticia existen muchos puntos controversiales implicados, y es que hay gente que tiene la teoría de que la escena no ha sido genuina, prueba de ello es la cuestión de cómo alguien con una fama respetable puede cruzar tan fácilmente los límites morales para complacer a su audiencia. Y por otra parte está la tradicional hostilidad que existe entre las personas árabes o de origen árabe (como es el caso de Reza Aslan) y los hindúes.

En todo caso, nos gustaría conocer tu opinión al respecto. Puedes colocar en la sección de comentarios o en nuestras redes sociales.

Referencias:

Imagen de cabecera: Captura de pantalla | vía YouTube.

Con información de:
RT | Perú 21 | Tiempo HN.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: