¿Qué sucede cuando morimos?

La muerte es algo con lo que todos debemos lidiar en algún punto de nuestras vidas, ya sea por la muerte de un familiar, una mascota o la propia.


Cada segundo mueren 100 personas en el mundo, pero, ¿qué sucede cuando morimos?

Los primeros segundos después de la muerte el oxígeno restante en nuestro cuerpo es expulsado, y tanto la actividad cerebral como las neuronas dejan de funcionar. El cerebro deja de segregar las hormonas que regulan las funciones del cuerpo mientras algunas persisten por algunos segundos debido a las reservas restantes de ATP (adenosín trifosfato), que es la fuente principal de energía del cuerpo. Los músculos se relajan incluyendo los esfínteres, lo que significa que la defecación y urinación pueden ocurrir.

15-20 minutos después de la muerte:

A los 15-20 minutos después de la muerte, la ausencia del flujo sanguíneo a través de los capilares produce la típica palidez en la piel de una persona muerta. Debido a que el corazón no sigue palpitando y no hay una propulsión activa de la sangre por el cuerpo, la gravedad comienza a acumular la sangre en las partes más bajas del cuerpo. Después de varias horas del acumulamiento de sangre, un descoloramiento púrpura rojizo comienza a aparecer en la piel, alcanzando la mayor decoloración a las doce horas; esta es una de las maneras como lo forenses determinan la hora aproximada de la muerte y la posición del cuerpo cuando ésta ocurrió.

Dentro de 3-6 horas, el ‘rigor mortis’ ocurre:

El ‘rigor mortis’ es el proceso en el cual se pierden las energías restantes del cuerpo y la deterioración celular de los orgánulos filtra calcio en las células musculares el cual se une a las proteínas responsables  de la contracción muscular, esto genera una tensión o rigidez intensa en los músculos haciendo que el cuerpo quede atascado en una posición durante aproximadamente 24-48 horas.

En este punto a menos que el cuerpo haya sido embalsamado o preservado de alguna manera, se irá descomponiendo lentamente, esto se debe  a que las células muertas sin el apropiado flujo de sangre comienzan a acumularse y junto con el dióxido de carbono (co2) hacen que el pH de los tejidos incremente, esto debilita la membrana celular haciendo que eventualmente se reviente liberando citosol el cual contiene proteínas y enzimas que fomentan la descomposición; además el tejido se encuentra rodeado por 100 trillones de microorganismos que ayudan a descomponer el cuerpo más rápido; también se producen compuestos que contienen azufre que, junto con numerosos gases, comienzan a hinchar el cuerpo temporalmente.

Putrefacción:

Las bacterias anaerobias en el tracto gastrointestinal comienzan a comer los órganos abdominales, este proceso es conocido como putrefacción, la descomposición de aminoácidos por las bacterias produce gases que atraen ciertos insectos como ácaros, escarabajos carroñeros y moscardones que ponen huevos en el tejido en descomposición, los huevos eclosionan en un día y  las larvas o gusanos se comen el tejido para sobrevivir hasta que maduran.

Semanas después estos gusanos pueden consumir el 60% del tejido corporal creando agujeros que permiten que los fluidos  y gases de la descomposición escapen. Entre 20-50 días la fermentación butírica comienza; atrayendo larvas, protozoarios y hongos, este proceso puede tomar un año pero puede ocurrir aún más rápido en temperaturas muy altas.

El reciclaje final del cuerpo humano:

Durante años plantas y animales se comen los pedazos restantes del cuerpo incluyendo los restos esqueléticos. Eventualmente si los restos son dejados completamente a los elementos cada trozo del cuerpo será descompuesto y sus moléculas constituyentes serán recicladas en nueva vida.

>En el siguiente video creado por AsapSCIENCE, se explica de manera ilustrada (y en inglés) todo el proceso que acabamos de describir:

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: