Quita esos molestos puntos negros con esta mascarilla milagrosa ¡hecha en casa!

No vas a tener que recorrer todas las tiendas para encontrar la mejor mascarilla porque podrás hacerla tú mismo con pocos ingredientes.


Si son seguidores del mundo de la belleza y están activos con el Instagram, podrán darse cuenta de que está muy de moda de hace un tiempo para acá una “mascarilla negra” que parece quitarte hasta el último punto negro de tu cara. Primeramente se ve sumamente gratificante el efecto del montón de puntos negros pegados en el pedazo de mascarilla seca que te dejas, y segundo, parece ser la solución perfecta para aquellas personas que por más que intenten limpiarse la cara, nunca les queda totalmente pulcra.

La mascarilla se hizo famosa en Asia, pues ahí fue donde se originó, y rápidamente se esparció por todo el mundo y se puede encontrar en diferentes marcas. El problema es que no en cada rincón de la Tierra se consiguen, y también puede pasar que si se consiguen, resultan ser bastante costosas.

Es por eso que hemos buscado la manera de hacerla en casa y wow, los resultados son exactamente iguales a los que se consiguen con la mascarilla comercial y salen a un precio estúpidamente económico. ¿Quieres aprender a hacerte esta mascarilla? ¡Sigue leyendo!

Ingredientes:

-1 sobre de grenetina o gelatina sin sabor

-2 cucharadas de leche

-1 pastilla de carbón activado

-2 sobres de té de manzanilla

-Agua caliente

Preparación:

1.Antes de iniciar con todo el procedimiento es necesario tener bien limpio el rostro. Si estabas maquillado deberás retirarte todo rastro de los productos con desmaquillante y luego asegurarte de lavártela bien con tu jabón de rostro usual.

2.Para que la mascarilla pueda penetrar en el rostro, hay que “dilatar los poros”, esto lo logramos poniendo a hervir agua y colocándola en un bol mediano junto a los dos sobres de té de manzanilla. Pondremos nuestro rostro en una posición donde pueda tener contacto con el vapor, podemos utilizar una toalla y colocarla encima de nuestra cabeza para asegurarnos que el vapor no se escape y penetre bien en los poros. Con esto conseguiremos abrirlos y de esta manera la mascarilla podrá retirar con mayor facilidad todos los puntos negros e impurezas provocadas por la grasa de la cara. Estaremos así durante 15 minutos.

3.Ahora vamos a hacer nuestra asquerosa pero interesante mascarilla. Para eso vamos a verter la grenetina o gelatina sin sabor en un bol junto con la cápsula de carbón activado bien triturada (estas cápsulas se consiguen fácilmente en las farmacias). A esta combinación de polvo le adicionaremos dos cucharadas de leche. Al principio se verá muy pastosa pero no le adiciones más líquido. Lleva tu mezcla al microondas por unos 12 segundos y al retirarla remuevela un poco y espera a que se refresque (no vas a colocártela así de caliente en tu rostro).

4.Cuando ya se ha refrescado, toma un par de hisopos y colócate la mezcla en la zona T de tu rostro, o cualquiera que necesite limpieza. Es importante que pongas una capa gruesa porque de esta manera se te hará mucho más sencillo retirarla una vez se seque.

5.Y llegó el momento divertido: quitarte la mascarilla seca. El tiempo de espera es relativo y depende de cada cutis, pero por lo general se tarda entre 20 y 25 minutos en secar completamente. Vas a halar la mascarilla de abajo hacia arriba comenzando por la barbilla. Esta parte puede doler bastante si tienes un tipo de piel sensible, pero tranquilo, no te vas a arrancar un pedazo de piel ni nada por el estilo.

6.Retírate el resto de mascarilla que se quedó en tu rostro aplicándote un toner con un algodón dando toquesitos, y luego aplica tu crema hidratante para rostro que siempre usas.

7.Es momento de quedarte contemplando por horas tus asquerosos puntos negros en lo que quedó de la mascarilla. De verdad que es sumamente asqueroso pero gratificante a la vez.

Gif: Giphy

Nota importante:

Algunas personas en vez de adquirir las pastillas de carbón activado optan por utilizar un poco de sombra negra para darle el color. Eso no es del todo recomendable, no porque ocasione algún daño a tu piel, sino que el carbón activado no se utiliza sólo para agregar el color, sino por su acción purificante y sus otras características beneficiosas, así que si no utilizas el carbón, técnicamente no vas a estar haciendo nada.

Otra cosa es que no utilices ninguna brocha de maquillaje para aplicarte la mascarilla, a menos de que quieras que se dañe y así perderla para siempre. Es mejor utilizar hisopos que puedas botar o incluso puedes aplicarla con tus dedos.

¿Qué te parece? ¿Quisieras intentar hacértela en casa? De ser así no dudes en contarnos tu experiencia en la sección de comentarios 🙂

Referencias:

Foto de cabecera: Youtube |

Con información de: Youtube

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: