Te enseñamos los errores que más cometes cocinando y cómo evitarlos

Porque guerra avisada no mata a soldado, y si lo mata es porque no se dirigió a este post y leyó todo con lujo de detalles.

Las artes culinarias llevan ese nombre por algo, es arte, y como cualquier arte, no todos pueden dominarla. Sin embargo, a pesar de que no todas las personas nacieron para ser unos Gordon Ramsey, sí pueden aprender a aunque sea defenderse en la cocina y servir un plato que esté rico. Pero como todo, no podemos irnos a la práctica sin echarle una ojeada a la teoría previamente.

La cocina se trata mucho de procesos químicos, creo que por eso se me hace tan interesante y divertida. Podemos jugar a ser todos unos Walter White, sólo que en vez de preparar metanfetamina, vamos a hacer unos deliciosos platillos ya sea para que degustemos nosotros o nuestros seres queridos. Como venía diciendo antes, la teoría es esencial, y muchas veces no dejamos de cometer un error cocinando porque en vez de tratar de averiguar qué estamos haciendo mal, simplemente seguimos haciéndolo de la misma manera esperando a que algún día el Universo cambie y empiece a estar bien (que se joda la lógica).

En vez de seguir cometiendo esos errores mientras cocinas, mejor vamos a apuntarlos aquí y a decirte qué debes hacer para que de ahora en adelante, te vayas perfeccionando. ¡Verás que es bastante fácil!

Exigirle demasiado al sartén

Esto es un error bastante común y frecuente que comete el 90% de las personas. Por ser muy impacientes y querer comer ya, meten en un mismo sartén demasiada comida. Por ejemplo, quieren hacer unas pechugas de pollo, y en un sartén mediano meten cuatro, las cuales están más apretadas que sardinas en lata. La idea es que la comida no se toque, y poner como máximo dos pechugas para que de ésta manera el calor se distribuya uniformemente, y así nos evitamos esas veces donde queda hecho por fuera pero crudo por dentro.

Freír con aceite de oliva

¡Esto es terribleeee! Resulta que el aceite de oliva, a diferencia de otros aceites, se quema a una temperatura inferior a lo que lo haría por ejemplo el aceite vegetal. Eso quiere decir que para freír, como se necesita alcanzar una temperatura muy alta, vas a quemar el aceite y por ende agregarle un daño extremo al alimento que sumerjas ahí. Lo ideal es utilizarlo sólo para hacer algún salteado de vegetales rápido o por supuesto, crudo para ensaladas, pero ni se te ocurra asar un filete o algo por el estilo que requiera un tiempo prolongado de calor con éste aceite.

Pasta sin sabor

Lo estándar es una cucharada y media de sal por cada libra de pasta.

La pasta salada es bastante terrible, pero una pasta sin sabor se le acerca. ¿Sabes qué es triste? Esmerarte en preparar una salsa increíble y no lograr tener ese resultado deseado porque la pasta sabe a literalmente una masa insípida. No te vamos a culpar por éste error, pues te entendemos, y la manera de sazonarla siempre depende mucho de los gustos de las personas; hay algunas que tienen una mayor tolerancia a la sal y otras que no tanto, pero lo estándar es una cucharada y media de sal por cada libra de pasta, independientemente del tipo que estés utilizando.

Asar un bistec frío

¡NOOOOO! Yo sé que tienes hambre, y sé que se te olvidó sacar del refrigerador la carne para tu almuerzo, pero lo correcto es esperar a que se descongele naturalmente y cuando esté a temperatura ambiente es que puedes meterla en el sartén caliente. Así no corres el riesgo de descomponer la carne y además, evitas ese molesto error donde la carne queda tostada afuera y cruda y fría adentro.

Malas mediciones

Vaya que hay equivocaciones constantes en este punto. Esto aplica sobre todo cuando se están haciendo postres, donde las medidas son elementales y si nos llegamos a equivocar, podemos generar un maxi desastre. Lo ideal es medir los ingredientes que son secos con la cuchara medidora -si es así que se llama-. La cosa es no utilizar esas tazas que vienen con números marcados, sino la que es redondeada y que por lo general vienen en un set de varias, una de 1/4, otra de 1/2 y otra de 1 taza. Ésta te permite llenar al raz el instrumento, asegurándote de que no agregues ni un gramo más ni un gramo menos.

Enfriar antes de tiempo

A menos de que quieras echar a perder tu refrigerador, mejor deja reposar ese alimento que acabas de sacar del horno y cuando esté fresco es que puedes meterlo en la nevera. Nuevamente, sé que la paciencia tal vez no sea lo tuyo, pero para cocinar debes ser paciente. Cuando hagas un pie o algo por el estilo, si estás apurado, puedes poner en una ponchera grande mucho hielo y encima colocar el pie. De esta manera vas a hacer que se enfríe sin dañar ningún aparato de la línea blanca en el proceso.

El orden de los factores SÍ altera el producto

Cuando vamos a hacer alguna preparación que lleve bastantes ingredientes, es importante respetar los tiempos de cocción de cada uno de ellos. Por ejemplo, supongamos que vamos a hacer unos huevos revueltos con queso. Poner el queso de primero con la leche, luego los vegetales precocidos y de último los huevos ocasionaría un total desastre, todo duro y el queso seguramente agarraría ese sabor desagradable a quemado. Lo ideal en ese caso es poner primero los huevos, luego el queso y por último los vegetales para que no se pongan aguados.

Ajo quemado

Lo recomendable es agregarlo de último en un sofrito, así vas a evitar que se queme.

Lo más seguro es que aquí todos hemos quemado ajo al menos unas cien veces en nuestras vidas, pero eso puede cambiar. El ajo es de esos alimentos que tornan un color dorado bastante rápido, es por eso mismo que lo recomendable es agregarlo de último en un sofrito, así vas a evitar que se queme. Otra cosa importante es que, si se te quema el ajo, debes desecharlo, no hay nada que hacer ahí y el ajo quemado sabe bastante terrible, puede incluso a dañarte totalmente un plato.

Espinacas saltarinas

Las espinacas forman parte de ese grupo de vegetales que son más agua que otra cosa, al igual que los champiñones. Estos se deben lavar pero a la vez deben secarse totalmente bien, de no ser así, cuando los metas en el sartén con aceite caliente, éste va a repeler el agua y va a saltar por todas partes, lo cual puede ser bien peligroso para ti, pues las quemaduras de aceite pueden llegar a ser bastante severas.

No dejar reposar la carne

Otro grave error que usualmente está relacionado a la falta de paciencia que tenemos, es el de cortar la carne justo cuando acaba de salir del fuego, ya sea de un sartén, un horno o el grill. Te explico el porqué no debe hacerse esto, y es que todos los líquidos de la carne están concentrados adentro de ella, para que se siga conservando jugosa, hay que dejar que se refresque un poco, entre en un momento bien chill y ahí, justo cuando se ha refrescado es que puedes cortarla. De resto harás que esos lindos jugos que son nuestros mejores amigos se salgan, obteniendo una carne seca y dura.

¿Estás preparado ahora para comenzar a hacer las cosas bien en la cocina? ¡Genial! Todos tenemos a un cocinero en nuestro interior dormido, sólo hay que enseñarle ciertas cosas básicas para hacerlo crecer.

Referencias:
BuzzFeed

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: