¿Tienes senos? Deja la negación y admite que has hecho estas 13 cosas unas cuantas veces

Porque tener esos jugosos melones en vez de pechos regulares puede tener otras ventajas adicionales a las relacionadas al erotismo.


Dicen que el cuerpo de una mujer es una obra de arte, y mentira no es. Algo destacable debe tener, indiferentemente de los diferentes tipos de cuerpo que existen. Anyways, en este caso hablaremos específicamente de los senos, y no sólo de los que son maxi gigantes, también se incluyen aquellos pequeños, el chiste es que si tienes un bulto en el pecho los cuales se llaman senos o tetas, éste es tu post y seguro hiciste alguna de estas cosas por lo menos muchas veces en la vida (incluso si eres hombre, tienes unos kilos de más y estás aburrido seguro también te has puesto a jugar con tus senos de grasa).

Apretarlas como si se tratara de una blusa tipo corset

giphy-11

Gif: Giphy

La gravedad es una bitch, a ella le encanta llevar para abajo todo lo que debería estar arriba y viceversa, es por eso mismo que es divertido cuando no nos está mirando nadie, tomar con nuestras manos a nuestra pechonalidad y apretarlas simulando que se encuentran atrapadas dentro de un corset sin poder respirar y que te llegan al cuello.

Ver qué tan alto pueden llegar

giphy-1

Gif: Giphy

Otra actividad recreativa relacionada con los senos se desarrolla cuando nos paramos desnudas frente al espejo y empezamos a subirlos, estudiando qué tan alto pueden llegar. Si logras pegar los senos a tu mentón, considérate toda una campeona.

Brinca brinca sin parar

giphy-2

Gif: Giphy

Brincar puede ser algo aburrido o una actividad dedicada para los niños, pero para una mujer con senos que tiene un espejo al frente, puede llegar a ser realmente entretenido. Te da vergüenza admitirlo, pero la cosa es que te entretiene demasiado ver cómo se mueven tus senos mientras rebotan, en ese momento piensas: “¿Será que así se ven cuando estoy teniendo sexo y por eso a los hombres les gusta recibir una boobiecachetada? ¿O así se me ven cuando estoy haciendo ejercicio? ¡Mis tetas rockean!”

Adivinar su peso

giphy-6

Gif: Giphy

Siempre has sentido curiosidad y dudas acerca de qué tan pesadas son esas masitas que le llamas senos. En tu mente piensas: “Bueno, si me ocasionan éste dolor de espalda es porque realmente deben ser bastante pesadas”, así que agarras una e intentas descifrar “al ojo por ciento” cuánto puede pesar. A veces hasta tomas un objeto comparativo con la otra mano y comienzas a balancear para determinar un peso aproximado, o incluso hay algunas mujeres que sí tienen un peso de cocina, lanzan ahí su teta para ver si tienen suerte y logran descubrir su peso exacto.

Utilizarlas como distracción

giphy-8

Gif: Giphy

Sabes que lo haces, no te hagas la loca, ¡abusas del poder que tienen!

No querer pensar en el futuro

giphy-5

Gif: Giphy

Estás en tus 20s y ya te has dado cuenta que la gravedad está haciendo de las suyas con cada día que pasa. Miras las fotos de hace cinco años y envidias el escote que tenías, así que imaginarte cómo serán tus senos cuando seas una anciana (que probablemente te lleguen a las caderas) es una imagen muy triste, por lo que tratas de no pensar en ella, es mejor vivir un día a la vez.

Quitarte el sostén, ser feliz y luego tener que sostenerlas como si fueran un bebé

giphy-7

Gif: Giphy

Tener que estar usando sostén a cada rato del día es un verdadero fastidio, por lo que cuando llegas a tu casa y te quitas esta torturante prenda de vestir es una maravilla. Pero a diferencia de las que tienen muy pocos senos, tú, querida amiga tetona, no puedes estar totalmente al aire y tranquila, ¡es que no puedes! De hecho, cuando te toca bajar unas escaleras o hacer algún movimiento considerado “brusco”, lo harás sosteniéndote con las manos los senos. A veces tus boobies son tan pero tan grandes que te toca sostenerlas con los antebrazos como si estuvieras cargando a un bebé.

Eres mi teta y te amo

giphy-13

Gif: Giphy

Estás viendo televisión en el mueble, no hay nadie en casa, te acabas de devorar una pizza tamaño familiar, tienes un día sin bañarte y como no cuentas con la compañía de ninguna mascota, te acaricias tu seno como si fuese el gato de El Padrino. Es tan suave y gentil que podrías pasarte la noche entera haciéndolo hasta que te duermas.

Impresionarte por su flexibilidad

giphy-3

Gif: Giphy

Siempre es muy divertido ver lo moldeable que son, y es que ¡ya entiendes porqué los hombres se babean por éstas bellezas! Si te inclinas hacia delante, ellas se van hacia delante. Si te acuestas de un lado, ellas se van para ese lado. Si te acuestas boca abajo, ellas se separan como si hubiesen tenido una ruptura por diferencias irreconciliables… Son más flexibles que la plastilina y eso en cierto sentido te encanta.

Sirven de cartera

giphy-10

Gif: Giphy

Todas hemos intentado guardar algo ahí adentro ya sea por utilidad o por simple curiosidad de saber si cabe o no lo que sea que nos estamos metiendo en esa área.

Tratar de besarlas

giphy-14

Gif: Giphy

Nuevamente, ésto suele ocurrir cuando son unos senos más grandes, pero lo cierto es que lograr besarlas sin que nadie se de cuenta es uno de los goals más geniales de la historia de los senos.

El frío y sus cosas

giphy-9

Gif: Giphy

Enamorarte de tus propias boobies

giphy-12

Gif: Giphy

A veces nos hacen sentir molestas o incómodas, pero hay otros días en donde nos vemos en el espejo y pensamos “realmente son un buen par de tetas”.

Referencias:
Foto de cabecera: Huffington Post | BuzzFeed

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: