Toda la verdad detrás de “La Ballena Azul”, el juego macabro que está causando un pánico global

Aparentemente, el juego de “La Ballena Azul” da retos dolorosos a quienes participan en él y amenaza con matar a sus familias si intentan dejar de jugar.


28 de abril de 2017. Los juegos de reto siempre han existido, no son algo que venga de “Nerve” para acá, aunque reconozcamos que esta historia juvenil (ya sea que hayas visto la película o leído el libro) nos dio una perspectiva bastante preocupante de lo que pueden llegar a convertirse y más si es cierto que hay mafias o sectas detrás de ellos.

Este tema nos atañe debido al reciente terror mundial que se ha generado con el juego macabro de “La Ballena Azul”, un supuesto juego que está engatusando a los adolescentes menores de 14 años en Rusia y que ya ha cobrado víctimas en otras latitudes, específicamente en el Reino Unido y Brasil, de acuerdo a varios informes publicados recientemente en los medios de comunicación.

¿Cómo es el presunto juego?

“La Ballena Azul” no se trata de ningún tipo de aplicación en especial, es simplemente un “juego” que ocurre entre un “curador”, que da una serie de tareas diarias y dolorosas en un lapso de cincuenta días, y otra persona que debe cumplir dichas tareas, entre las cuales están despertar en medio de la noche y ver películas de terror, cortar su piel con navajas o cuchillos y, la tarea final y más alarmante, lanzarse desde un balcón y quitarse la vida.

Durante los últimos diez días, el jugador necesita despertar a una hora temprana de la mañana, escuchar música y contemplar la muerte”, informa un reportaje de Bloomberg. “Aquellos que se asustan y quieren dejar el juego reciben amenazas, a menudo de que sus padres serán asesinados”.

Algunos artículos en internet sugieren que el nombre “La Ballena Azul” puede venir de algo conocido como el “suicidio de las ballenas”, un fenómeno natural con múltiples explicaciones que causa que los cetáceos encallen en las orillas y mueran aplastados por su propio peso.

Los informes aún no confirmados de niños que han caído en la trampa han salido de Rusia, Estonia, Kazajstán, Ucrania, y ahora de Curitiba (Brasil), donde el alcalde dijo a su personal que el juego había enviado a siete niños al hospital, y de Essex, Devon y Cornwall (Inglaterra), donde las autoridades públicas han emitido advertencias a los padres. Sin embargo, a pesar de que muchos medios reseñan que ya ha habido muertes por culpa del juego, no se ha logrado comprobar que algunos recientes suicidios de jóvenes hayan tenido conexión directa con “La Ballena Azul”.

¿El creador del juego fue realmente capturado como dicen las noticias?

De acuerdo con varios medios internacionales, entre los que se incluye a diferentes sucursales de CNN, un supuesto chico ruso de 21 años llamado Philipp Budeikin, fue capturado “hace unos días” o “hace unas horas” (dependiendo del medio que reseñe) por las autoridades rusas y ha sido acusado de ser el creador del juego de “La Ballena Azul”. La información viene, a según, de una página llamada “Saint-Petersburg” que aparentemente publicó una entrevista con el muchacho en la que este da una declaraciones horribles admitiendo su culpa.

Sin embargo, la noticia no es real, o no es del todo real…

En Red.Land hicimos algunas indagaciones un poco más profundas y, en primer lugar, se nos hizo difícil conseguir la página “Saint-Petersburg” a la que se describe como la supuesta fuente original de la información. De hecho, no la conseguimos. Hay un par de páginas en internet llamadas “Saint-Petersburg” pero dentro de ellas no está la dichosa entrevista, por lo que pensamos que las declaraciones que se le achacan al presunto culpable podían ser falsas.

Aquí está lo que descubrimos…

El tal Philipp Budeikin, el muchacho que aparece en las fotos que acompañan a las notas publicadas por los medios, existe realmente, pero no es la persona que pensamos. Por un lado, su nombre se escribiría mejor así, “Filipp Budeykin”, y de acuerdo con una nota del diario Novaya Gazeta fue culpable de administrar un “grupo de la muerte” en la plataforma VKontakte, el equivalente a Facebook en Rusia.

El joven usaba un apodo, “Filip Lis”, y según logró mediante persuasión que dos chicas de la localidad de Ust-Ilimsk se suicidaran lanzándose desde una ventana. Hay una nota de la ABC, del 27 de febrero e 2017, que se hace eco de lo que aparece en Novaya Gazeta:

Foto: Captura de pantalla de ABC.

Pero aquí hay otro problema, y es que al parecer ambas notas tienen mucho desfase en el tiempo y también tienen información incompleta.

Existen fotografías de Filipp Budeykin en Getty Images y que son mucho más antiguas: fueron tomadas el 16 de noviembre de 2016 por el fotógrafo Peter Kovalev en la Corte del Distrito de Oktyabrsky (San Petersburgo). Para corroborar la información, pueden ingresar en la leyenda original de la foto dando clic sobre ella:

La leyenda indica textualmente: “Filipp Budeykin (nombre [real] del usuario Filipp Lis) aparece en el Tribunal del Distrito de Oktyabrsky de San Petersburgo bajo sospecha de estar involucrado en grupos de muerte para adolescentes en la red social de VKontakte. Los investigadores han presentado una solicitud de autorización de arresto para Budeykin. De acuerdo con el Comité de Investigaciones de Rusia, ocho comunidades en línea que animan a los usuarios adolescentes a cometer suicidios comenzaron en VKontakte desde diciembre de 2013 hasta mayo de 2016”.

Un artículo también publicado el 27 de febrero de 2017 por el sitio Snopes (especializado en desmentir informaciones falsas) trata precisamente este tema, refiriéndose en concreto a todo lo que hay detrás del famoso juego de “La Ballena Azul”.

Foto: Captura de pantalla de Snopes.

Éste dice que el mismo periódico del que hablamos anteriormente, Novaya Gazeta, lanzó un artículo sensacionalista y mentiroso, en mayo de 2016, en el que supuestamente se contabilizaban 130 suicidios de jóvenes por causa de grupos de la muerte en VKontakte y que al menos 80 de estos suicidios fueron responsabilidad de un grupo denominado “La Ballena Azul”.

Snope reseña cómo el artículo fue criticado desde el primer momento por lo exagerado que era, aludiendo a una investigación de la web Meduza en la se explica que en esos grupos de la muerte no existe como tal una incitación directa al suicidio por parte de sus administradores, sino que las cosas que se publican allí ceban los pensamientos suicidas de los miembros.

El tema de los suicidios de jóvenes en Rusia causó mucho revuelo mediático a principios del año pasado

Muchos de estos grupos se originaron después de la muerte de Rina Palenkova, una chica de 16 años que a finales de 2015 se quitó la vida lanzándose a las vías de un tren justo antes de postear una selfie en su cuenta de VKontakte con un mensaje escrito que decía “adiós”. Estos grupos trataban el tema de los suicidios en general y algunos esparcieron rumores como que Rina pertenecía a una secta suicida al estilo de Heaven’s Gate. Al final, hubo muchos que se convirtieron en “grupos de la muerte” o de culto al suicidio.

En una investigación realizada por BuzzFeed, se argumenta que el tema de los suicidios de jóvenes en Rusia causó mucho revuelo mediático a principios del año pasado, causando que varios medios aseguraran tener pruebas de que dichas muertes estaban relacionados directamente con los grupos de VK, cosa que nunca llegó a comprobarse.

Foto: Captura de pantalla de BuzzFeed.

Volviendo a Filipp Budeikin… Uno de los grupos que, dijimos, surgió después del suicidio de Rina Palenkova, fue “f57”, administrado por este chico. Las declaraciones que él dio originalmente a la página lenta.ru, dan a entender que todo lo que sucedía en su grupo de VKontakte se trataba de una treta para obtener seguidores y así poder vender espacios publicitarios por dinero.

Es decir que, si bien podríamos debatir el hecho de que Budeikin tenga que pagar cárcel o no por haber podido incitar a otros al suicidio (un acto siempre voluntario) para conseguir dinero, aquí la cosa está en que los grandes medios de comunicación, pretendidos serios, ahora lo ponen como el sádico que creó “La Ballena Azul”, han terminado difundiendo y viralizando una información incorrecta por pereza a consultar las fuentes originales.

¿Qué es lo que realmente está detrás de “La Ballena Azul”?

Por alguna razón, en Rusia ha habido un aumento alarmante de la tasa de suicidios de menores de edad. Se cree que tiene que ver con problemas de índole familiar y quizás también por el “bullying”, esto ha hecho que prolifere este curioso fenómeno de los “grupos de la muerte”, los cuales reúnen a jóvenes con aficiones suicidas que terminan compartiendo sus experiencias, muchas veces automutilatorias, en ellos.

No hay tal cosa como una mafia o una secta extraña detrás de “La Ballena Azul”

Lo cierto es que los grupos de “La Ballena Azul” existen, hay muchos y en muchos países; han nacido a partir de esto que hemos contado anteriormente y ahora habrá muchos más debido a lo viral que se ha vuelto el fenómeno. Pero a diferencia de “Nerve”, por poner un ejemplo, no hay tal cosa como una mafia o una secta extraña detrás de ello, y mucho menos gente que tenga la maquinaria necesaria para matar a las familias de todo aquel que intente salirse del juego.

Lo único que hay detrás es simplemente muchachos sin oficio que quieren seguidores o tomarle el pelo a la gente de una forma, ciertamente, muy peligrosa.

El suicidio es una forma de llamar la atención

Justin Patchin, co-director del Centro de Investigación de Cyberbullying, con sede en Wisconsin, le dijo a Yahoo que ha estado rastreando esto desde febrero y que es “un total engaño… o al menos empezó de esa manera”, y que incluso sospechaba que podría haber sido propagado por el propio gobierno ruso con el objetivo de utilizar el miedo de la gente como excusa para clausurar las redes sociales.

En cualquier caso, los retos en línea que invitan o amenazan a los adolescentes para que se comporten de forma riesgosa –como el también viral “Juego de la asfixia”— no son nada nuevos. Eso incluye informes de suicidio, como el del niño de 11 años que recientemente se mató después de recibir un mensaje de texto que le bromeaba diciéndole que una niña que él consideraba su novia se había suicidado.

Parte de ello es la necesidad de encajar, de ser parte de la manada, de ser apreciado, de ser parte de algo más grande que ellos mismos. Lo último que un adolescente quiere es ser excluido”, dice Patchin. “Incluso si nadie más lo está haciendo todavía, ellos piensan que tal vez es una manera de obtener likes, seguidores o reconocimiento si toman el riesgo”.

Históricamente, los adolescentes siempre se han involucrado en comportamientos arriesgados, es más evidente ahora gracias a las redes sociales, pero no es que estas sean culpables de lo que pasa, sino que en ellas se ve maximizado y a escala global lo que siempre ha existido. Patchin señala que “los adolescentes en general son vulnerables, por lo que confían y en algunos casos son ingenuos. Ellos piensan que son invencibles. La mayoría no piensa mucho en la muerte o en el daño”.

Y en cuanto al rol de los padres en esta situación, hay maneras de permanecer en alerta sin vivir en un estado de pánico constante: “No se trata de ciencia para construir cohetes, sino de estar en constante conversación con sus hijos: ¿con quién se están comunicando? ¿Qué están viendo en línea?”, dice Patchin. “Deben tener ese diálogo donde les evidencien las cosas inquietantes que hay en línea, en lugar de ocultárselas, y usar el buen juicio al respondemos ante tales revelaciones es importante para mantener ese diálogo abierto. Si [como padres] nos asustamos y amenazamos con quitar el dispositivo, no vendrán más a nosotros. Esto se hace más difícil a medida que los niños crecen, por lo que es importante inculcar la dinámica a una edad temprana”.

Los adultos suelen estar menos familiarizados con las nuevas tecnologías que los jóvenes

Por otro lado, Patchin también sugiere que se busquen cambios en el uso de la tecnología: “Si usted tiene el tipo de niño que pasa mucho tiempo conectado y de repente no quiere nada con la tecnología o si de pronto se sienten desproporcionadamente molestos con los límites que usted establece en el uso de los dispositivos, entonces hay algo que está pasando allí. Además, si usted tiene el tipo de relación en la que incluye un diálogo sano y continuo y de repente ellos son menos próximos acerca de lo que les está sucediendo en línea, eso es un indicio que usted necesita hacer cosas adicionales”.

Y es que al final los adultos suelen estar menos familiarizados con las nuevas tecnologías que los jóvenes, por lo que es muy probable que se enteren de las tendencias inquietantes mucho después que ellos.

Siempre debemos recordar que la tecnología es muy buena, es como se ha materializado el avance de la humanidad; sin embargo, como todo, tiene una parte negativa de la que debemos cuidarnos y que siempre estará allí. También debemos recordar que no podemos evitar la viralización de rumores o mentiras, por eso debemos vacunarnos en salud siempre indagando un poco más allá de lo que nos dicen superficialmente los medios de comunicación.

Referencias:

Imagen de cabecera: vía Pexels.

Con información de:

Bloomberg | Contexto Tucuman | MQLTV | BBC | Verne – ELPaís | Mundo TKM | Gizmodo | Lenta | Snopes | Buzz Feed | Yahoo.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: