Torta deliciosa y sencilla ¡y sin mantequilla!

Ya sea porque eres alérgico, porque no te gusta la mantequilla, no la consigues o porque deseas innovar ¡prueba esta facilísima receta!

Muchas veces nos pasa que nos acostumbramos tanto a cocinar una receta que cambiar alguno de sus ingredientes nos parece una desfachatez.

El procedimiento es idéntico al de una torta o bizcocho normal.

Tanto a mi hermana como a mí nos encanta la repostería; una vez quedamos en regalarle una torta o pastel de cumpleaños a un amigo pero se nos presentó un pequeño inconveniente: no conseguimos margarina en ninguna parte.

Ustedes creerán que les miento, pero resulta que en mi país (Venezuela), los niveles de desabastecimientos son bárbaros ¡pero bueno! A esto no vinimos, el punto es que casi por error descubrimos una receta deliciosa en donde sustituimos la margarina por: queso crema.

Antes de compartir la receta, quiero que tomes en cuenta tres cosas:

1. Utiliza ingredientes de buena calidad, frescos y preferiblemente a temperatura ambiente. Yo creo que a todos los reposteros nos ha pasado al menos una vez en la vida que la torta o el ponqué “no sube”. Las abuelitas le achacan ésto al mal humor y algunas hasta a la menstruación, pero lo cierto es que los únicos posibles culpables son los ingredientes tanto en calidad como en malas proporciones. La repostería es una rama de la cocina en la que las medidas deben ser exactas y en la que a mayor frescura mejores resultados.

En la repostería las medidas deben ser exactas.

2. Para realizar cualquier tipo de masas, sin importa cual sea su receta SIEMPRE se requerirá de un elemento graso. La margarina o mantequilla (en algunos países le llaman manteca) es ideal ya que, además de aportar el elemento graso que permite que los ingredientes mezclen bien, es ligera y así la torta o pastel puede levantar y quedar esponjoso; dicho esto, puedes sustituirla con cualquier otro elemento graso, siendo los más comunes el queso crema y el yogur.

3. Si quieres innovar aún más o que la torta quede aromatizada usa jugo. Deja volar tu imaginación sin temores.

torta sin mantequilla

Nuestra torta además de riquísima nos ha levantado sin ningún problema

Aquí te va la receta:

Para una torta de medio kilo vas a necesitar:

500 grs. de Harina de Trigo Leudante

1 cdita. de Polvo de Hornear

6 Huevos

325 grs. de Queso Crema (o yogur, el que prefieras)

⅕ Taza de Azúcar

1 Taza de leche o jugo (o agua)

Esencia de tu preferencia (yo usé de vainilla)

Ralladura de limón (opcional)

Preparación:

El procedimiento es idéntico al de una torta o bizcocho normal; antes que nada, bate el queso crema sólo hasta que quede suavecito (debe estar a temperatura ambiente), una vez esté suave, agrega el azúcar y mezcla hasta obtener una crema homogénea.

Separa la clara de la yema de los huevos y bátelas hasta que queden en punto de nieve. Agrega las yemas y las claras en punto de nieve a la preparación. Al mezclar las claras en forma de punto de nieve le estamos dando un “extra” de esponjosidad al bizcocho, lo cual nos viene muy bien ya que el queso crema lo vuelve más “compacto”.

Mézclala de manera envolvente, preferiblemente a mano.

Agrega la taza de leche o jugo junto a la esencia y la ralladura de limón y comienza a añadir la harina mezclada con el polvo de hornear (previamente cernida). Mézclala de manera envolvente, preferiblemente a mano con cuchara de palo o con una miserable (espátula repostera) así quedará más suave el bizcocho.

Con el horno precalentado, engrasa y enharina tu molde favorito (el mío es de silicón así que me salto este paso) y añade la mezcla de manera homogénea por todo el molde.

Algunas personas tienen la costumbre de, una vez agregada la mezcla en el molde, lo “golpean” contra el mesón para que quede uniforme ¡esto es un error! Cuando hacemos esto, sacamos aire de la mezcla y es más probable que la torta se nos “pasme” o no esponje.

Cada horno es distinto, tú torta va a estar lista cuando al introducir un palillo de altura cerca del centro, éste salga completamente seco y limpio. Para que tengas una referencia, ésto puede ser aproximadamente en una hora a 350 grados centígrados (mientras más caliente esté previamente el horno, mejor).

Y he aquí la torta, el sabor es delicioso (todo con queso crema lo es) y la apariencia es idéntica a la de un pastel con margarina.

Espero que te haya sido útil y me cuentes como te ha ido preparando esta receta ¡bon appétit!

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: