Trabajos que nos llevan a la depresión ¡Toma las riendas de tu vida!

No puedo vivir con mi trabajo pero tampoco puedo vivir sin él.


El estrés es un tema que le preocupa a muchos profesionales de la salud ya que se ha comprobado el impacto negativo que genera en nuestro organismo. ¿Es posible vivir libre de estrés? Parece imposible.

Llevamos un ritmo de vida que (pareciera) ser más acelerado día tras día. Las deudas, el colegio de los niños, el trabajo ¿Cómo balanceamos todas estas preocupaciones?

Es difícil desligar la vida laboral de la vida personal. Cuando se tienen problemas laborales, la preocupación puede invadirnos y en determinados casos, llevarnos a la depresión.

Causas de la Depresión Laboral

La depresión laboral puede surgir cuando se está en el conflicto de que a pesar de estar inconformes, sentimos temor de quedarnos sin empleo.

La Depresión Laboral en términos generales puede dividirse en dos grupos: Aquella que surge por haber sido despedidos o por estar desempleados y aquella que surge al estar en un trabajo que nos genera mucho estrés.
No son totalmente independientes una de la otra, de hecho, la depresión laboral puede surgir cuando se está en el conflicto de que a pesar de estar inconformes, sentimos temor de quedarnos sin empleo.

Síntomas comunes en la Depresión Laboral

estres laboral

Foto: Pixabay

-Bajamos el ritmo y comenzamos a cometer errores recurrentes en el trabajo.

-Tenemos dificultad para concentrarnos.

-Estamos irritables y tenemos repetidamente enfrentamientos con nuestros compañeros.

-Incumplimos nuestro horario.

-Inventamos excusas para no asistir (Ausencia Injustificada).

“No me gusta mi trabajo pero necesito el dinero ¿Qué hago?”

estrés laboral

Foto: Pixabay

Créeme, esta interrogante se las hacen muchísimas personas, muchísimas veces al día. Puede que haya una pre condición en nosotros, pero las causas más comunes que llevan a la depresión laboral son: ambientes laborales tóxicos, imposibilidad de crecimiento profesional, liderazgos deficientes, falta de reconocimiento de los esfuerzos, etc. Varios factores se pueden acumular y de no tener cuidado, pueden enfermarnos.

¿Nuestro consejo?

estrés laboral

Foto: Pixabay

Respira. En los momentos en los que tienes mucho estrés encuentra la manera de drenar lo que te frustra. Enciérrate en el baño un momento, llora, habla, grita, eso sí ¡No te vuelvas material radiactivo de tu oficina!

Una vez hayas drenado y vuelto a la calma, que no se repita. Si un trabajo está sacando lo peor de ti es mejor que te preguntes ¿Realmente vale la pena vivir así?

Por lo general, mientras más responsabilidades se tiene, más índices de estrés y posible depresión laboral existirá.
Vamos, no es necesario que explotes, en tus momentos de calma detente y medita “¿Soy quien quiero ser?” “¿Hago lo que soñé haría?” “¿Vale la pena seguir así?” “¿Puedo conseguir algo mejor?”

Si sientes que has tocado fondo y comienzas a sentir que la inconformidad laboral está afectando seriamente tu vida personal, puedes hablar. Manifiestate con un ser querido, busca ayuda profesional con psicólogos, lee -los criticados pero sanadores- libros de autoayuda. A la salud espiritual no se le da su debida importancia y vaya que es necesario cuidarla en este caótico mundo.

Válete de herramientas que te ayuden a tomar una decisión:

estrés laboral

Foto: Pixabay

No te voy a mentir, personalmente no disfruto haciendo listas de pro y contras pero al momento de tomar decisiones importantes son bastante útiles.

Al evaluar concienzudamente los distintos factores que intervienen en el juego se nos va aclarando el panorama, puede que descubras que le estás dando más importancia de la debida o puede que descubras que es momento de cambiar de rumbo. Que no te de miedo, persigue la armonía.

No olvides que quien más importa eres tú:

Al trabajo dedícale su debido tiempo, pero por nada en el mundo permitas que te invada. Ve y disfruta de aquello que te hace feliz: tu familia, tus amigos, ir al cine, leer un libro, meditar, practicar deportes… Es de sabios saber cuándo desconectarse.

“El descontento saludable, es el preludio para el progreso”Mahatma Gandhi.

Referencias:

Con Información de: Diario Femenino |

Cosas de Salud |

Cosas de Salud

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: