Trucos para remediar esos típicos errores culinarios

Los errores en la cocina son normales, ya sea por error, descuido, mala suerte o falta de experiencia, por eso te brindo estos consejos para salvar tu platillo en una situación crítica antes que desecharlo.


Con estos trucos y técnicas sencillas tus recetas favoritas tendrán salvación:

¿Se cortó la mayonesa? ¡No la deseches!

Si la mayonesa (casera o comprada) se cortó, no desesperes. Lo que tienes que hacer para salvar la mezcla es bastante sencillo; en un recipiente nuevo, vierte un huevo y un poco de la mayonesa cortada. Con una batidora, sin moverla, bate la mezcla hasta que emulsione. Finalmente añade poco a poco el resto de la mayonesa cortada y listo, tu mayonesa ha sido salvada.

Foto: vía Pexels.

¿La pasta se coció demasiado? Existe una fría solución

Cuando se te pase el tiempo de cocción de la pasta, lo mejor que puedes hacer es detener el proceso con hielo y agua en proporciones iguales. Escurre la pasta y conviértela en una deliciosa ensalada fría. Lo que comenzó siendo un desastre de pasta terminará siendo una excelente ensalada.

Foto: Pexels.

Trucos para lograr una salsa Bechamel ideal

Para evitar los grumos en tu salsa Bechamel debes revolver constante con una cuchara de madera; si aún así se forman los grumos, bate muy bien la salsa antes de aderezar un platillo, de esta manera conseguirás la textura ideal.

Foto: vía Pexels.

¿Se pegó la tortilla? La mantequilla será tu mejor aliada

Si tu tortilla se pega del sartén cuando la vas a voltear, no pierdas el control o de lo contrario obtendrás un revoltillo. La solución es sencilla, levanta uno de los costados de tu tortilla y desliza un poco de mantequilla, comienza a mover el sartén circularmente para esparcir la mantequilla por toda la superficie y listo, tu tortilla se ha salvado.

Foto: vía Pexels.

¿Demasiado vinagreta? ¡Neutralizarla no es tan difícil!

Si alguna vez te sucede que aderezas alguna ensalada con vinagreta y se te va la mano, no tienes que desesperarte ya que la solución a este problema es súper sencilla y dulce. Agrega un chorro de miel a tu ensalada y listo, apuesto a que te encantará.

Foto: vía Pexels.

¿Necesitas decorar un pastel y no tienes manga pastelera? Con una bolsa es más que suficiente

Una bolsa de plástico limpia es lo único que necesitas si no tienes manga pastelera. Toma la bolsa y corta una de sus esquinas inferiores, vierte el merengue en la bolsa utilizandola como si se tratará de una manga y decora tu pastel.

Foto: vía Pexels.

¿Un guiso muy salado? Calma, existe una solución.

Cuando sientas que tu guiso ha quedado muy salado, no desesperes, la solución es más sencilla de lo que piensas. Lo único que debes hacer es tomar una papa y cortarla en rodajas gruesas y añadirlas al guiso, éstas absorberán el exceso de sal en cuestión de minutos, una vez hayan pasado al menos 15 minutos las retiras y listo.

Foto: vía Pexels.

¿Las verduras se pasaron de cocción? Usa el mismo truco que con la pasta

Si las verduras quedan blandas y pasadas es porque pasaron su proceso de cocción, ya se porque no las bajaste a tiempo o porque el calor restante hizo de las suyas, cuando esto sucede sólo tienes que sumergir las verduras en agua fría unos segundos y listo, contrarrestarás por completo la cocción.

Foto: vía Pexels.

¿Caldo muy salado? ¡No se diga más y busca el arroz!

Tal vez pienses que con agregar más agua al caldo es suficiente, pero no recomiendo hacer esto ya que corres con el riesgo de estropear por completo el sabor. Tienes tres opciones para salvar tu sopa: arroz, pasta y patatas; estos alimentos son excelentes absorbentes por lo que absorberán el exceso de sal en tu caldo. Dependiendo de la receta que estés realizando puedes agregar arroz o pasta, si no deseas agregar un ingrediente extra usa patatas una vez las metas en el caldo las podrás sacar en 15 minutos.

Foto: vía Pexels.

La crema pastelera quedó muy líquida

Esto sucede cuando le falta cocción o harina a la crema, si es lo primero cuécela un poco más y si es lo segundo agrega más harina asegurándote de que no se hagan grumos.

Foto: vía Pexels.

Mucho picante

Si te pasaste con el picante en una salsa, échale más tomates y cebollas; y si fue un guiso, sólo añade leche entera o crema de leche.

Foto: vía Pexels.

¿La crema chantillí quedó muy suave?

Cuando la chantillí queda muy suave, solo tienes que refrigerarla y volverla a batir hasta que alcancé su punto ideal.

Foto: vía Pexels.

¿No te parecen unos trucos excelentes? Deberías tomar nota de ellos para estar un paso más cerca de ser todo un experto en la cocina.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: