Cómo veían los años 2000 en 1900 (Imágenes)

Las postales de Côté, de corte Steampunk, son ilustraciones con más de un siglo de antigüedad en las que podemos observar tecnología con la que contamos en el presente.


El hombre siempre ha pensado en el futuro y en lo que éste le deparará. Casi siempre suele ser visto con optimismo, como promesa de cambio para bien, aunque de igual forma están sus versiones apocalípticas que nos auguran nada bueno, destrucción, e incluso el fin de todo. Pero sea cual sea el caso, siempre nos ha dado curiosidad saber cómo será la vida en la Tierra dentro de cien, mil o diez mil años, si sobreviremos o nos adaptaremos a las condiciones que el planeta tenga para entonces, nos da curiosidad saber cómo serán nuestros códigos de conducta y, quizás lo más importante de todo o lo que más nos llama la atención, qué tecnología tendremos.

Siempre nos ha dado curiosidad saber cómo será la vida en la Tierra dentro de cien, mil o diez mil años

Cuando H.G. Wells publicó su libro “La máquina del tiempo” en 1895, inauguró la idea de describir el futuro de manera atemporal, usando como recurso literario los viajes hacia otras épocas realizados por su protagonista ficticio con una máquina de su propia inventiva. Aún con la pobreza en ciertas descripciones, “La máquina del tiempo” dio pie a muchas otras historias en las que sus autores depositaron una versión de los años venideros, como la distópica “1984” de Orwell, una advertencia sobre el triunfo del totalitarismo en los años próximos a su publicación (1949), “La Rebelión de Atlas” de Rand, una oda a la libertad individual, o “Fahrenheit 451” de Bradbury, una crítica a quienes atentan con la libertad de expresión.

A su vez, estas historias han dado pie al género literario futurista, muy relacionado con la ciencia ficción, el cual ha sido adaptado en películas, juegos de video y en diferentes tipos de mercancías. Hoy pareciera que abundan las historias sobre el futuro, pero ya desde finales del XIX, existen pruebas físicas de que la gente fantasea ilustrativamente con el tiempo ulterior.

Ilustraciones para cigarrillos

Tal es el caso de una serie de cincuenta ilustraciones conocidas como “En L’An 2000”, que en francés significa literalmente “En el año 2000”, realizado por Jean-Marc Côté (algunas fuentes dicen que otros también dibujaron parte de estas ilustraciones aunque no especifican sus nombres).

La serie tiene dibujos que datan de entre 1899 y 1910, y se cree que fue un encargo de una empresa de cigarrillos que pensaba distribuir dichas postales dentro de sus cajetillas; no obstante, esto nunca se dio porque la empresa quebró y la colección terminó en manos del escritor de ciencia ficción y científico ruso-estadounidense Isaac Asimov, quien las expuso en su libro “Futuredays: A Nineteenth Century Vision of the Year 2000”, donde hizo un análisis de cada una de las postales tratando de darles una explicación en el 8888contexto en que se dibujaron.

¿Cómo era la visión del futuro hace más de un siglo?

En las ilustraciones se puede observar cómo la concepción estética del futuro no variaba con respecto a lo que ya se veía entonces, a diferencia de hoy, que la concepción estética de un futuro mucho más lejano varía dependiendo de la interpretación que le den los artistas, cineastas o escritores. La gente de 1900 no veía un año 2000 con imágenes 3D en una pantalla, grandes aeronaves comerciales y cruceros hechos de acero, cohetes espaciales o incluso teléfonos celulares. De hecho, la versión del futuro en la época era lo que hoy conocemos con el nombre de Steampunk.

Siendo un movimiento sociocultural más que un subgénero literario, el Steampunk es la representación del futuro y la ciencia ficción en combinación con elementos artísticos, arquitectónicos y sociales de la época victoriana. Se considera la visión más común del retrofuturismo presente las historias de H.G. Wells y Julio Verne.

La gente de 1900 no veía un año 2000 con imágenes 3D en una pantalla, grandes aeronaves comerciales y cruceros hechos de acero, cohetes espaciales o incluso teléfonos celulares

En las postales de Côté, de corte Steampunk, observamos tecnología con la que hoy contamos: maquinarias de transporte como aeroplanos individuales (parecidos a los que se usaron en la Primera Guerra Mundial) e incluso versiones extravagantes de submarinos y vehículos aéreos comerciales, maquinaria de lavado y planchando automático de ropa, cines sonoros y con imagen a color, y trajes de buceo con tanques de oxígeno. Asimismo, podemos observar cosas que aún no tenemos: maquinaria que automatiza algunas tareas diarias, como la limpieza y el aseo personal, computadoras que inyectan la información directamente a nuestros cerebros o vehículos de vuelo personal.

Aciertos

El haber concebido estas tecnologías en 1900 es algo sorprendente teniendo en cuenta el parecido que tuvieron muchas de las ilustraciones con inventos que vieron la luz de la realidad. Echando un vistazo superficial, los aviones individuales, los trajes de buceo y los zeppelines, por ejemplo, se parecen mucho y hasta son exactamente iguales a los que se produjeron años después. Además, se nota que quien los hizo, más allá de la creatividad, tenía algo de conocimiento técnico sobre este tipo de máquinas; en todas las postales se pueden observar mecanismos de palancas y poleas, vapores (combustión) que emanan de los artefactos, alerones para dirigir máquinas voladoras y turbinas.

En la actualidad, las cincuenta ilustraciones se encuentran exhibidas en la Biblioteca Nacional de Francia, y puedes ver algunas a continuación:
2000_en_1900_1

2000_en_1900_2

2000_en_1900_3

2000_en_1900_4

2000_en_1900_5

2000_en_1900_6

2000_en_1900_7

2000_en_1900_8

2000_en_1900_9

2000_en_1900_10

2000_en_1900_11

2000_en_1900_12

2000_en_1900_13

2000_en_1900_14

2000_en_1900_15

2000_en_1900_16

2000_en_1900_17

2000_en_1900_18

2000_en_1900_19

2000_en_1900_20

2000_en_1900_21

2000_en_1900_22

Referencias:

Foto de cabecera: Pinterest

Todas las fotos del artículo: Pinterest

Con información de: 

Paleo FuturePublic Domain ReviewGarvmWikipediaRedaccion.LaMula.

Si te gustó, ¡agradeceremos que lo compartas!

Más artículos sorprendentes: